Pekín, 10 may (EFE).- El Grupo Tiens, la empresa china que estos días ha llevado de turismo a España a 2.500 de sus empleados, anunció hoy que estudia acciones legales contra el escritor español Fernando Sánchez Dragó por llamar "mamarrachos" a esos trabajadores.

Según señaló hoy Diario del Pueblo, periódico ligado al Partido Comunista de China, la empresa "ha consultado a sus abogados para saber cómo proteger sus derechos e intereses legales y detener los insultos hacia los chinos y el daño a la marca Tiens causado por las palabras del columnista".

"Este artículo no sólo es un insulto a los turistas chinos, sino también es una catarsis subjetiva irresponsable para el pueblo de España", aseguró la división europea de la multinacional Tiens en un comunicado dirigido al grupo mediático de Diario del Pueblo, y al que Efe no ha tenido acceso.

Sánchez Dragó afirmó en su columna del pasado 8 de mayo en el diario El Mundo, titulada "China Cañí", haber sentido vergüenza ajena "por esos 2.500 mamarrachos chinos (no se me ofendan Confucio y Lao-Tse), invitados por un millonetis más hortera que unos pantalones de campana, que han invadido Madrid, Toledo y Barcelona".

"Imposible es discernir en esta ocasión quiénes, si los españoles o los chinos, se han llevado la medalla de oro de la imbecilidad", agregó el columnista.

No es la primera vez que los medios españoles despiertan públicas reacciones negativas entre ciudadanos chinos, incluso en caso de producciones de ficción.

En años anteriores, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino llegó a manifestar su enfado por programas del canal televisivo Telecinco en los que los chinos eran protagonistas de chanzas contra ellos, como la serie "Aída" o una gala de Nochevieja dirigida por José Luis Moreno. EFE