Bruselas, 21 abr (EFE).- La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, ensalzó hoy el poder de la cultura urbana para acabar con la desigualdad en las ciudades y destacó que uno de los "grandes desafíos" es "traducir la creciente concentración urbana en densidad de tejido social".

En el primer seminario de Cultura Urbana para la inclusión social en América Latina, organizado por la Secretaría General Iberoamericana (Segib) y la Comisión Europea, Grynspan subrayó la necesidad de construir "comunidad donde solo existe proximidad".

"Julio Cortázar hablaba en uno de sus poemas de la ironía de sentirse solo en la ciudad más poblada del mundo", señaló la secretaria, que abrió el seminario junto a la ministra de Cultura de Costa Rica, Sylvie Durán, y la directora general adjunta de Desarrollo y Cooperación de EuropeAid, Marjeta Jäger.

Grynspan apuntó al reto de "garantizar que la cercanía física genere lazos de solidaridad y, en definitiva, hacer que la urbanización produzca capital social" en un momento en el que, según dijo, las áreas urbanas están más pobladas que las rurales.

La secretaria aseguró que no se trata de "minimizar la importancia" de las zonas rurales sino de asumir que "nuestra vivencia humana será cada vez más una vivencia urbana, plural, multiétnica y multicultural".

Sobre la desigualdad en las ciudades latinoamericanas, recordó que la sociedad más urbanizada está "también altamente fragmentada, en términos económicos, sociales y territoriales".

"La inclusión social en América Latina demanda que seamos capaces de vincular a esos grupos sociales y culturales, de tender los puentes que conecten a los individuos desde su propia diversidad y la cultura es una herramienta poderosa para tenderlos", subrayó.

Grynspan recordó que la Segib "impulsa el cambio de paradigma" para que gobiernos e instituciones "no solo administren la cultura, sino que la reconozcan", para que ésta se produzca en "rascacielos y chabolas, en todas las franjas de edad y en todos los niveles educativos".

Por su lado, la ministra costarricense de Cultura, Sylvie Durán, reconoció que "como con el género", aún hay mucho que mejorar en la cultura urbana como herramienta de inclusión.

"La exclusión hiere lo que somos, nuestra riqueza y nuestra diversidad deberían ser ya reconocidas pero tenemos mucho pendiente y a veces es muy cuesta arriba", expresó.

La ministra reivindicó la necesidad de "sacar la experiencia creativa de esos espacios de la alta cultura heredada" y pasar "de lo anecdótico" a "crear políticas públicas" para mejorar la situación de la cultura.

La directora general adjunta de Desarrollo y Cooperación de EuropeAid, Marjeta Jäger, destacó la relación entre América Latina y la Unión Europea y señaló que la cultura "es una gran oportunidad" para que ambas regiones construyan "sociedades inclusivas".

"La Unión Europea cree que la cultura contribuye al desarrollo de las ciudades, de las sociedades, en la creación de contextos urbanos, en la búsqueda de la paz y la estabilidad, en lugares en los que convivir juntos", reflexionó.

El acto de apertura acabó con un mensaje grabado del ministro de Cultura de Brasil, Juca Ferreira, quien informó de que Brasil llevará las cuestiones tratadas en este seminario a la reunión ministerial iberoamericana de Cultura que se celebra el próximo 19 de mayo en Cartagena de Indias (Colombia).

"Necesitamos tener una mirada contemporánea sobre el papel de la cultura en el desarrollo, creo que hoy se inaugura una nueva forma de diplomacia en organismos internacionales, entre países a partir de su gente, su ciudadanía y es algo muy motivante", expresó. EFE