Shanghái (China), 29 mar (EFE).- El Segundo Congreso Mundial sobre Gaudí, que dará continuidad a la reunión bianual de expertos mundiales sobre el genial arquitecto catalán que se estrenó en 2014, en la Universidad de Barcelona, se repartirá en 2016 entre dos sedes: Shanghái (21 al 23 de junio) y Barcelona (5 al 7 de octubre).

Según explicaron a Efe hoy sus promotores, a la cita originaria de Barcelona se sumará, desde este año, un programa adicional de sesiones que intercambiará puntos de vista entre especialistas europeos y asiáticos, en la localidad de Anting, dentro de la municipalidad china de Shanghái, aunque lejos de su centro urbano.

Cerca de allí, en Malu, un pueblo del distrito suburbano shanghainés de Jiading, en una apartada zona rural al noroeste de la metrópoli, se presentó hoy el congreso en un nuevo local, el llamado Espacio Gaudí, que estará consagrado a difundir la obra, el legado documental y la visión del mundo del artista español.

En principio nace como un apéndice del Centro de Investigación sobre Gaudí, vinculado a la Cátedra Gaudí de la Universidad de Barcelona, que fue el impulsor de estos congresos, a partir del gigantesco legado documental para la investigación que recibió del principal especialista gaudiniano, Joan Bassegoda (1930-2012).

El Espacio Gaudí de China contará también con un restaurante adyacente, que presentará cocina mediterránea inspirada en los principios de Gaudí, y que tendrá en un futuro un jardín inspirado en el mundo del creador catalán, un proyecto a cargo del grupo hostelero español Paradís.

También se está explorando la posibilidad de que este centro de estudios en China se acabe convirtiendo en un museo permanente sobre Gaudí en el gigante asiático, con maquetas, estudios y algunos de los más de 5.700 objetos y documentos que atesora el Centro de Investigación sobre Gaudí.

El principal impulsor de que el congreso se haya extendido a China es el arquitecto taiwanés Hou Teh-Chien, que en 1978 estudió español en Argentina y Uruguay durante cuatro años para, a continuación, poder viajar a Barcelona a investigar sobre Gaudí, dada su poderosa intuición de que tenía mucho en común con Oriente.

En 1982 empezó un doctorado tutelado por Bassegoda, y en 1986 presentó su tesis, aunque no fue hasta el Congreso de 2014 cuando Hou dio difusión a aspectos poco conocidos de esa influencia en Gaudí, como la incorporación de técnicas de la porcelana china, gracias a su amigo el diplomático y orientalista Eduardo Toda.

La rama shanghainesa del congreso tratará de difundir, así, una visión más multifacética de Gaudí, "más filosófica, porque mi tesis es que era un pensador", dijo Hou, quien logró involucrar en las actividades de junio a la facultad de Filosofía de la shanghainesa Universidad de Fudan, una de las más prestigiosas en lengua china.

"No quería que esta parte del congreso se dedicara también a arquitectura e ingeniería", explicó a Efe Hou, "quiero que Gaudí salga más allá de todo eso", aunque en las sesiones participarán también arquitectos asiáticos, como el premio Pritzker chino Wang Shu, los nipones Toyo Ito y Kunio Watanabe y el taiwanés C. Y. Lee. EFE