Madrid, 18 mar (EFE).- El responsable del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas en España, Antonio Salort-Pons, asegura, en una entrevista con Efeagro, que es posible erradicar en 2030 el hambre mundial, que actualmente sufren 795 millones de personas.

Para Salort-Pons "existen los métodos y el camino" para mejorar la seguridad alimentaria global y superar la malnutrición, que ahora, según el PMA, afecta a una de cada nueve personas del planeta de forma crónica.

Pese a las múltiples crisis y emergencias alimentarias, remarca que la cifra de las personas que se acuestan con el estómago vacío ha bajado, ya que "hace una década" rondaba los mil millones.

Aunque el PMA trabaja en países en vías de desarrollo, su representante subraya que al combatir el hambre no se debe pensar en "norte y sur", sino trabajar "unidos".

Respecto a Europa, aboga por evitar el desperdicio y fomentar el consumo sostenible, pues "cada vez que abres la nevera tus elecciones tienen que ver con el combate contra el hambre".

El PMA, el mayor organismo humanitario dedicado a la asistencia alimentaria, actúa en 80 países en las "zonas más vulnerables" del planeta; maneja unos cuatro millones de toneladas de comida, sus programas llegan a unos 80 millones de personas y se financia con contribuciones voluntarias.

Al hablar de hambre, y preguntado por el efecto de la crisis en países desarrollados como España, apunta que en éstos existe una "sociedad civil", bancos de alimentos y administraciones que pueden ayudar a solventar este tipo de problemas.

Entre los planes del PMA, Salort-Pons distingue los dedicados a distribuir comida ante emergencias por conflictos, en países como Siria y su entorno, Yemen o Sudán del Sur.

Señala las actuaciones para paliar los daños causados por el fenómeno climático El Niño, en áreas como Centroamérica.

Otros proyectos se destinan a la capacitación de pequeños agricultores en el reparto y la selección de semillas y la mejora de regadíos, infraestructuras y técnicas de almacenamiento, pues otra vía para combatir hambrunas es frenar la merma de cosechas -que en África afecta al 30 % de las producciones-.

En relación al conflicto de Siria, reconoce que está marcando los planes mundiales de asistencia alimentaria: el PMA proporciona asistencia alimentaria a cuatro millones de personas en dicho país y a 1,5 millones en las naciones limítrofes que albergan a sus refugiados (Turquía, Egipto, Líbano, Jordania e Irak).

Para este proyecto, se destinan más de mil millones de dólares (909 millones de euros), lo que supone la operación "de mayor presupuesto", según Salort-Pons: "Muchos de nuestros recursos se han ido allí".

Otra actividad del PMA está centrada en la alimentación en los colegios, que beneficia a unos 18,2 millones de niños de 27 países (con datos de 2014), y que favorece que los padres envíen a sus hijos a estudiar, lo que además, en los países musulmanes contribuye también a la escolarización femenina.

Valora el "compromiso" de España y de sus ciudadanos en la lucha contra el hambre y, como ejemplos, cita las donaciones al pueblo saharaui, la participación en emergencias por desastres naturales y conflictos, o los trabajos para combatir la malnutrición en Centroamérica.

También destaca la base logística humanitaria del PMA en Las Palmas, por la que pasan 70.000 toneladas de comida para almacenamiento y transporte por mar a países de África, "sin olvidar Centroamérica".

La presencia de esta base, recuerda, fue fundamental en emergencias en la zona del Sahel o la provocada por la enfermedad del Ébola.EFEAGRO