Madrid, 23 oct (EFE).- El director del informe PISA de la OCDE, Andreas Schleicher, ha asegurado hoy que el éxito escolar no depende del dinero ni las leyes, sino de la innovación, de que el sistema educativo tenga las mismas ambiciones para todos los alumnos y estos puedan obtener buenos resultados con los medios necesarios.

El subdirector de Educación de la OCDE ha participado en el VI Foro de Innovación Educativa de la Fundación Iruaritz-Lezama, que preside Luis de Lezama.

Una característica común de los países de mayor éxito educativo es el valor que la sociedad asigna a la educación en sí mima, cuando en España, ha comentado, puede haber quien se queje de que un libro de texto cueste 20 euros, pero no sienta gastárselo en cigarrillos.

Ha comentado que, por su experiencia, los mejores sistemas escolares son los que funcionan de manera coherente a través del tiempo.

Ha mencionado a los países nórdicos, donde la educación tiene "muy poco que ver" con la política o posibles cambios legislativos cada cuatro años, sino que los partidos "comparten" ideas.

Según Schleicher, tampoco depende todo de la inversión, sino de gastar de manera diferente pues países con presupuestos similares obtienen resultados dispares.

En este sentido, ha señalado que Corea o Finlandia priorizan la calidad de la enseñanza y, por tanto, del profesorado sobre la reducción de alumnos por aula.

Ha constatado que España se mantienen estable desde 2000 en el Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA), lo que ha atribuido a que la calidad del aprendizaje no ha variado suficientemente.

Entre los factores del éxito escolar, ha mencionado que centro y docentes piensen que todos los alumnos son capaces y que el estudiante también se lo crea.

Se ha mostrado sorprendido porque el currículo escolar español sea "muy detallado", dentro de un modelo educativo "estandarizado", cuando el de Finlandia es de 40 páginas.

Allí no se dice a los profesores lo que tienen que enseñar, sino lo que los estudiantes deberían estar aprendiendo, no solo Matemáticas o Historia, sino también capacidades emocionales y sociales como liderazgo y empatía, ha indicado.

El mundo moderno no te valora solo por lo que sabes, sino por lo que puedes hacer y eso marca la diferencia, ha enfatizado.

Ha destacado que el trabajo docente es más efectivo cuanta más colaboración haya entre los profesores y más autonomía pedagógica tengan, algo que deben promover los directores, pero que apenas ocurre en la educación española, ha alertado.

Los profesores españoles no suelen observar la práctica docente de sus compañeros ni intercambiar ideas ni experiencias, sino que trabajan "aisladamente".

Además, tres de cada cuatro profesores españoles dicen que la escuela es un entorno "hostil" para la innovación educativa.

En Finlandia, los directores no solo trabajan en sus propios centros, sino también en el Ministerio de Educación como responsables del sistema educativo. EFE