Belén Rodríguez.

Santa Cruz de La Palma, 12 oct (EFE).- La sociedad se interesa cada vez más por la ciencia para participar en debates públicos que están encima de la mesa, como el cambio climático, los transgénicos o la biotecnología, todos ellos temas que requieren unos mínimos conocimientos para poder opinar.

El presidente de la Asociación Española de Comunicación Científica, Antonio Calvo, ha alertado en una entrevista con Efe de que cada vez hay más asuntos en el debate público que tienen un sustrato científico y si la población no tiene algunos conocimientos no va a poder reflexionar sobre ellos.

Las noticias relacionadas con la salud, sobre todo las que hacen referencia a enfermedades como el cáncer o el alzheimer, son las que más interesan dentro de las secciones de ciencia de los medios de comunicación, ya que nos afectan o nos podrían llegar a afectar a todos, ha explicado el periodista científico.

Antonio Calvo, que ha participado recientemente en el foro "100xCiencia" celebrado en la isla de La Palma, ha señalado que en líneas generales hay interés por la ciencia, ya que la ciudadanía se está empezando a dar cuenta de que los periodistas científicos son los únicos capaces de explicarles de verdad el mundo en el que vivimos.

Para ello, ha agregado, es necesario que los periodistas científicos estén especializados para que puedan hacer su trabajo de forma rigurosa, pues son "los enviados de la sociedad en el país de la ciencia".

Sin embargo, Wikipedia es una de las primeras fuentes científicas que se consultan, lo cual tiene la ventaja de que se puede acceder con facilidad a unos datos que pueden resultar suficientes para una primera aproximación.

A su juicio, lo verdaderamente importante es que haya curiosidad científica y que la gente quiera saber cosas relacionadas con la ciencia y luego, si quieren profundizar más, ya irán a las fuentes periodísticas.

El público más interesado se informa a través de Internet, que es "el gran foro de la ciencia", ha destacado el presidente de la Asociación Española de Comunicación Científica, quien ha resaltado la importancia de que haya ciudadanos críticos con la ciencia porque a veces se puede instalar la idea falsa de que la ciencia lo arreglará todo.

Un pensamiento falso ya que, por ejemplo, para frenar el cambio climático, un problema que los científicos demostraron que era real que no está sujeto a opiniones, es necesario tomar decisiones políticas, ha indicado.

Respecto al papel de los periodistas en la comunicación científica, ha defendido que la única manera de hacer buen periodismo es con unos profesionales que sean capaces de hacer atractivas las informaciones, sin llegar a banalizar, aunque ello suponga falta de precisión.

"No pasa nada por perder un poco de precisión si ganas lectores y, sin embargo, tienes un problema si eres muy preciso pero no te lee nadie", ha aseverado el periodista, para quien es "irrenunciable" que los autores de las informaciones sean profesionales especializados. EFE