Moscú, 2 oct (EFE).- La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, dijo hoy que la ciudadanía iberoamericana es ahora "más exigente" y asume "la gran responsabilidad de ser miembros políticos plenos".

En el foro internacional "Rusia e Iberoamérica en el mundo globalizado: historia y perspectivas" que se celebra esta semana en San Petersburgo, la secretaria dio la "enhorabuena" a los países iberoamericanos por formar a sus ciudadanos en dichos valores participativos.

"Aunque ponga presiones sobre el aparato estatal, la existencia de esa clase media joven, empoderada, vocal, activa y participativa, abre la posibilidad de un giro radical en nuestras sociedades", enfatizó, según el texto de su intervención facilitado por la Segib.

En su conferencia sobre "El mundo iberoamericano en época de cambios", Grynspan resaltó además "el cambio" que, según dijo, ha tenido América Latina desde la crisis económica de la década de los 80 e insistió en que la región "no es la misma" pese a "todos los defectos y problemas".

"Es una región mucho más madura en términos institucionales, mucho más saludable en términos económicos y mucho más empoderada en términos sociales", analizó Grynspan, quien definió América Latina como "razonablemente democrática y políticamente estable".

Para la secretaría general iberoamericana, "aunque hay razón para la preocupación, no hay razón para el pánico" y, a su juicio, "hay que cambiar el tono" con el que se discute sobre América Latina, "desechar la retórica fatalista" y no hablar "de crisis sino de retos".

Retos como "apostar por la competitividad para no quedarse rezagada frente a otras latitudes", abordar "recuperar la confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas", así como "una gestión más transparente que castigue la corrupción y premie los buenos resultados", enumeró.

Por otro lado, Grynspan no dejó pasar la oportunidad de estar en Rusia para recordar los "puentes" que unen este país con Iberoamérica.

"Esos puentes han sido políticos, económicos, académicos y comerciales, pero han sido también, y sobre todo, culturales", comentó, para matizar que "no debemos enfocarnos únicamente en nuestras diferencias" sino crear "identidades incluyentes". EFE