Ana Cárdenes

Jerusalén, 1 oct (EFE).- El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, criticó el discurso pronunciado hoy por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en la Asamblea General de la ONU -en el que se ofreció para reiniciar negociaciones- y le acusó de "sabotear la paz".

Netanyahu y otros dirigentes israelíes "han saboteado continuamente cualquier intento de un proceso de paz significativo", señaló Erekat en un comunicado, en el que afirma que los palestinos, sin embargo, "nunca han puesto condiciones para la paz" sino que "han exigido que Israel cumpla los compromisos adquiridos que aún tiene que cumplir".

"El mero hecho de que Israel es una potencia ocupante beligerante que desprecia flagrantemente los repetidos llamamientos de la comunidad internacional para cesar y desistir habla por sí solo", se indica en la nota.

"Mientras Netanyahu le dice al mundo que quiere negociar para dos estados, ha construido la empresa colonizadora más grande de la historia moderna, en la tierra del estado de Palestina", agrega la nota, que también denuncia que los colonos judíos "aterrorizan a civiles palestinos".

A la acusación del primer ministro israelí en su discurso esta tarde de que los palestinos difunden "mentiras sobre las supuestas intenciones de Israel de cambiar el statu quo en el Monte del Templo (Explanada de las Mezquitas)", Erekat respondió que Israel permite que "cientos de extremistas entren en el complejo de la mezquita de Al Aqsa atacando a los fieles a diario".

Asimismo, denuncia que las fuerzas israelíes "protegen a criminales que ponen explosivos bajo el complejo", sagrado para el judaísmo y el islam.

Ante el llamamiento del primer ministro israelí de que se reconozca a Israel como estado judío, el secretario general de la OLP responde que "mientras Palestina reconoció a Israel en 1988, Israel todavía tiene que reconocer Palestina en 2015".

Y denuncia lo que considera "racismo institucionalizado y violencia permitida por el estado (israelí) contra una minoría étnica", en referencia al millón y medio de árabes que quedaron en territorio israelí al crearse ese estado, en 1948.

Erekat ridiculizó la oferta de paz de Netanyahu y exigió a Israel que "cumpla con los acuerdos firmados, incluido el cese total de la actividad de asentamientos"

Por su parte, el portavoz de la OLP, Xavier Abú Eid, señalo a Efe que Netanyahu "con su estrategia victimista, se ha presentado como si Israel estuviese bajo ocupación, cuando Israel es la potencia ocupante, que viola los derechos del pueblo palestino".

El portavoz precisó que "fue Netanyahu quien, bajo la mirada de todo el mundo, boicoteó el último esfuerzo por negociar impulsado por el secretario de Estado (de EE.UU. John) Kerry".

A pesar de reclamar unas negociaciones "sin precondiciones", asegura, Netanyahu sí que pone condiciones al diálogo: "no solo la del reconocimiento de Israel como estado judío, sino también la de continuar construyendo colonias, asesinando palestinos, robando tierras, cerrando Jerusalén, bloqueando Gaza y controlando la vida completa de un pueblo".

Netanyahu se declaró hoy ante la Asamblea General de la ONU "preparado para iniciar de inmediato" conversaciones de paz y denunció que, en cambio, el presidente palestino, Mahmud Abás, mostró en su discurso ayer ante el mismo foro que no lo está.

Además, reiteró su compromiso con la solución de dos estados, uno palestino "desmilitarizado y que reconozca a Israel como estado judío" e instó a los palestinos a "cumplir sus compromisos" en anteriores pactos, tras la declaración ayer de Abás, que afirmó que Palestina "no puede seguir obligada legalmente" a cumplir los acuerdos firmados.

El jefe del Gobierno israelí también pidió a la ONU que apoye negociaciones directas e incondicionales y que no trate de imponer soluciones ni instigue el rechazo palestino. EFE