Las Palmas de Gran Canaria, 28 ago (EFE).- La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha criticado hoy que se vaya a someter de nuevo a un agente a un tribunal militar, con riesgo de prisión, por discutir con un superior, un hecho que para cualquier otro funcionario público "sería una mera falta administrativa".

Según informa esta asociación en un comunicado, un guardia que prestaba servicios en Garachico (Tenerife) y que ya ha pasado a la reserva se sentará en el banquillo por hechos de ese tipo el próximo 24 de septiembre en el Juzgado Militar de Santa Cruz de Tenerife.

"Este agente ha sido sometido a un auténtico vía crucis y vive en estado de incertidumbre desde que el 20 de octubre de 2014 el Juzgado Togado Militar de Santa Cruz de Tenerife le notificara que se enfrenta a una pena de cinco meses por haber discutido con un superior", advierte la AUGC.

Esta organización sostiene que, en casos como éste, se "vacía de contenido" la Ley de Régimen Disciplinario de la Guardia Civil y el Código Penal Militar, en los que "se especifica claramente" que el uso de este último "solo se ciñe a situaciones extraordinarias y siempre que se den las circunstancias de tiempo de guerra, estado de sitio, cumplimiento de misiones de carácter militar o integración del personal del cuerpo policial en unidades militares".

"El caso de Lorenzo (el agente inculpado) es un ejemplo claro de la vulneración de este precepto, ya que va a ser juzgado por un tribunal militar por discutir con un sargento al mostrarse en desacuerdo con una documentación que el superior le dio a firmar", asegura la AUGC.

Este colectivo advierte de que, si el agente imputado es finalmente declarado culpable, tendrá que cumplir su pena de prisión íntegramente, pues para estos casos no está previsto el beneficio de la suspensión de la pena si ésta no supera los dos años.

La delegación de AUGC en Santa Cruz de Tenerife lamenta que "a los delincuentes comunes se les pueda suspender su entrada a prisión si no son condenados por un tiempo superior a dos años y no han cometido anteriormente otros delitos", mientras que a los guardias civiles, "por insultar a un superior", se les envía a la cárcel, "incumpliendo así la finalidad de la condena, que no es otra que la pretendida reinserción".

"La eliminación del carácter militar en la Guardia Civil es una vieja reivindicación de AUGC, que aboga porque los guardias civiles sean tratados como policías, ya que ejercen igual labor, y no como soldados", añade esta organización. EFE