Madrid, 6 ago (EFE).- La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha pedido hoy a la UE que se comprometa y se esfuerce en mayor medida para que dejen de morir miles de inmigrantes en el Mediterráneo y le ha exigido que deje de reaccionar siempre "a golpe de tragedia".

De esta forma se ha pronunciado el portavoz de CEAR Ramiro Muñiz, en declaraciones a Efe, después de que una nave con cerca de 700 personas a bordo que se dirigía a Italia naufragase ayer a unas quince millas de las costas de Libia. Unas 400 personas han sido rescatadas con vida y 25 cadáveres han sido recuperados del agua.

Muñiz ha denunciado el hecho de que 2.000 personas hayan perdido la vida en el Mediterráneo, una cifra -ha dicho- que pone de manifiesto la magnitud de esta tragedia humanitaria.

Por eso, ha exigido a los Estados miembros que reaccionen con políticas a medio y largo plazo, "no siempre -ha apuntado- con la política del día después de que ocurra una tragedia de estas características".

"No podemos permitir que la opinión pública o los líderes europeos nos acostumbremos a este tipo de tragedias que todos los días están ocurriendo en el Mediterráneo", ha señalado Muñiz, quien cree que la tragedia de ayer evidencia, "una vez más la falta de recursos materiales y humanos en las operaciones de rescate del Mediterráneo".

CEAR ha vuelto a reivindicar que se habiliten "vías de acceso legales y seguras", aunque no sean nuevas, porque -ha subrayado- "ya existen en nuestra legislación, como el reasentamiento.

Muñiz ha recordado que recientemente los líderes europeos han aprobado unas cuotas de reasentamiento, pero ha advertido de que la UE "puede hacer más", porque en estos momentos "los países vecinos de los conflictos de Siria, como Líbano y Turquía, son los que están asumiendo la mayor parte de responsabilidad de esta crisis de refugiados".

Turquía, según el portavoz de Cear, cuenta ya con 1.700.000 refugiados sirios, y el Líbano con cerca de 1.100.000.

Pero además del reasentamiento, entre esas vías "legales y seguras", ha subrayado el acceso al asilo por vía diplomática. EFE