Ceuta, 7 jul (EFE).- Unos 300 inmigrantes subsaharianos se encuentran acampados en el entorno de la frontera de Ceuta, en territorio marroquí, a la espera de poder entrar ilegalmente en la ciudad autónoma, según fuentes policiales.

Las estimaciones realizadas por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado indican que en las inmediaciones del perímetro fronterizo están escondidos en los montes unos 300 subsaharianos.

Estos inmigrantes viven principalmente en la zona de monte de Beliones, en campamentos construidos a base de cartones y maderas entre los bosques, en lugares de difícil acceso.

La cantidad de inmigrantes se ha reducido de forma considerable en los últimos meses, algo que, según las citadas fuentes, se debe a la mayor vigilancia en los 8,2 kilómetros de perímetro fronterizo terrestre que separan Ceuta de Marruecos.

La mayor parte de estos inmigrantes intentan entrar en Ceuta a bordo de pequeñas embarcaciones, a nado o en dobles fondos de vehículos, y el salto de la doble valla fronteriza -situada a seis metros de altura- es el método menos utilizado, según las estadísticas oficiales. EFE