Toledo, 2 may (EFE).- La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha anunciado hoy que si es reelegida para este cargo acometerá una bajada de impuestos en su comunidad con rebajas de tipos y elevación de mínimos del IRPF, una deducción por gastos de guardería y un aumento de la deducción por gasto escolar.

Cospedal ha avanzado esta propuesta de su programa electoral en el acto de presentación de su candidatura para la reelección y al que ha asistido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Las medidas expuestas por Cospedal en materia de impuestos en su comunidad tendrían carácter permanente, más allá de 2016, y supondrían un ahorro para el contribuyente de más de 70 millones de euros anuales.

Con esta rebaja, Castilla-La Mancha se sitúa como la comunidad con los tipos inferiores del IRPF más bajos de toda España, según han apuntado a Efe fuentes del PP castellanomanchego.

En concreto, Cospedal se plantea rebajar los tipos de los dos tramos inferiores autonómicos en un punto porcentual a partir de 2016, a la vez que se elevan un 10 por ciento, que es el máximo legal permitido, los mínimos familiares para desgravarse por descendientes, ascendientes y discapacitados.

El ahorro para los ciudadanos castellano-manchegos sería de 59 millones de euros en 2016, según las mismas fuentes.

Respecto a la deducción por gastos anuales de guardería, se podrá descontar de la cuota del IRPF el 15 por ciento de los mismos hasta un máximo de 350 euros a partir de este mismo año.

Esta deducción -aplicable a los contribuyentes con unos ingresos inferiores a 40.000 euros en el caso de una declaración de la renta conjunta y de 30.000 euros en el de una individual- supondría un ahorro de unos diez millones de euros al año.

En Castilla-La Mancha, hay cerca de 31.000 plazas de guardería de titularidad pública y privada.

En cuanto a la deducción por gasto escolar, ya en 2015 se aumentan desde los 700.000 euros hasta dos millones de euros, incrementando el número de familias que se beneficiarán de la misma.

La presidenta de Castilla-La Mancha ha recalcado que la creación de empleo, la reactivación económica y el "cuidar de las clases medias" son sus objetivos fundamentales, "sin olvidar la garantía de los servicios sociales básicos".

Así, ha destacado que las nuevas reducciones fiscales se suman a la rebaja del IRPF para los ejercicios de 2014 y 2015 que anunció en el último Debate del Estado de la Región, celebrado el pasado septiembre.

La rebaja en 2014, realizada con carácter retroactivo, consistió en el descenso de un punto porcentual en el tramo inferior del IRPF y en el aumento de un 5 por ciento en los mínimos por hijo, ascendiente y discapacitado a cargo.

El importe de esta rebaja del IRPF fue de 50 millones de euros y los beneficiados fueron todos los castellanomanchegos, especialmente aquellos con rentas medias y bajas.

En 2015, la bajada de impuestos consiste en aplicar en Castilla-La Mancha los tipos que aplicará el Estado en 2016 y el volumen de esa rebaja es de 44 millones de euros. EFE

1011040

sb-BB/agc