Barcelona, 6 feb (EFE).- La Audiencia de Barcelona ha condenado a tres años de cárcel a cuatro miembros de una red piramidal que estafó a cerca de 2.000 inversores, entre ellos unos 700 miembros de los Testigos de Jehová, que perdieron sus ahorros al confiar en la trama, dirigida por líderes de su comunidad de culto.

En la sentencia, la sección décima de la Audiencia de Barcelona condena a tres años y medio de prisión a los dos líderes de la red y a tres años a dos colaboradoras suyas, acusados de un delito continuado de estafa y de insolvencia punible.

Según la sentencia, los acusados ejecutaron su estafa entre 1998 y 2002, cuando se aprovecharon de su prevalencia sobre otros miembros de los Testigos de Jehová para apropiarse de sus ahorros.

La Audiencia incide en que buena parte de los perjudicados por esta estafa tenían una posición económica precaria, por lo que su situación patrimonial quedó muy deteriorada tras entregar todo el dinero que habían logrado ahorrar en su vida laboral "inducidos por un abuso de confianza por parte de quienes consideraban sus 'ancianos protectores'".

La red operaba a través de las sociedades Rural New Life y Mutua Mas Vida, que justificaba su existencia con pólizas de asistencia sanitaria donde se garantizaban tratamientos médicos "no invasivos", lo que resultaba clave para captar a Testigos de Jehová. EFE.