Juan Velasco

Alton (Reino Unido), 29 ago (EFE).- La comunidad Ahmadia, un movimiento pacífico que sostiene que el verdadero Islám es una religión de paz, ha iniciado hoy en Alton ante unos 30.000 fieles la celebración del "Jalsa Salana" ("Convención Anual" en urdu), evento que se realiza por cuadragésima octava vez en el Reino Unido.

Uno de los miembros de la organización, Rashid Farah, ha explicado a Efe que el verdadero significado de Islám es "paz", y hoy, más que nunca, "es necesario desligar a esta religión de los aspectos negativos", que a su juicio imperan en la sociedad y medios de comunicación actuales.

Rashid ha especificado que, al contrario de la imagen que se da del Islám, los problemas actuales del mundo son fruto de la política y no de las religiones.

En un mundo dividido, la Ahmadia queda "en tierra de nadie", ha indicado Rashid, que ha apostillado que su movimiento se separa de los fundamentalistas al predicar los elementos pacíficos y tolerantes del Islám, y posicionarse claramente en contra de la violencia.

Para ello, pone como ejemplo la persecución sufrida en Pakistán -donde paradójicamente cuentan con su comunidad más numerosa de fieles-, ante la que su líder espiritual, Mirzra Masroor Ahmad, siempre ha predicado el rezo contra el opresor y nunca la reacción violenta.

Masroor Ahmad inauguró hoy este evento izando junto con el representante de la Ahmadia en Reino Unido, Raafiq Hayat, las banderas del movimiento y la Union Jack.

Antes el califa ha oficiado el rezo del viernes ante decenas de miles de personas y tras el acto simbólico de las banderas ha pronunciado la primera de las cinco intervenciones que tendrá en los próximos tres días.

En ella, Mirza Masroor Ahmad ha afirmado que ésta es una celebración muy especial porque coincide con el 125 aniversario de la fundación de la Ahmadia, pero también porque está "teñida de tristeza", por los acontecimientos recientes ocurridos en Siria, Irak y Gaza.

En este sentido, ha pedido a los líderes espirituales de estas regiones en conflicto que encuentren una manera de "dejar a un lado las diferencias" para permitir a gente de diferentes credos vivir "en paz y armonía".

Por su parte, el embajador de las Naciones Unidas de Libertad de Credo, Nasim Malik, ha indicado que, por encima de política, religiones o creencias, lo que prima es "la humanidad", y ese es el mensaje que transmite la Ahmadia.

Al Jalsa Salana acuden fieles de 89 países, y en él participan 5.000 voluntarios, lo que la convierte en la mayor convención musulmana del Reino Unido, y, tras 48 años, en la más antigua de las que se celebran en este país. EFE

jvr/fs/sm