Maputo, 12 ago (EFE).- El Gobierno de Mozambique y la exguerrilla y actual partido de la oposición Renamo han alcanzado un acuerdo de paz tras más de un año de negociaciones, que incluye una ley de amnistía, informaron hoy fuentes gubernamentales.

"En su empeño por la paz, por la estabilidad y por la reconciliación efectiva, (el jefe de Estado Armando Guebuza) ha entregado con carácter de urgencia a la Asamblea de la República una ley de amnistía", anunció hoy el portavoz presidencial, Edson Macuacua.

Tras finalizar anoche una ronda de negociaciones en Maputo, Guebuza ratificó los documentos consensuados con la Resistencia Nacional de Mozambique (Renamo) para el cese de las hostilidades.

Aunque el proceso de negociación entre el Gobierno y la Renamo se inició hace más de un año, se encontraba paralizado ante la negativa del Ejecutivo a aceptar una paridad en la composición del Ejército y una reforma electoral, como reclamaba la oposición.

Según Macuacua, el objetivo de esta ley "es amnistiar todos los crímenes cometidos durante las hostilidades de la Renamo contra la seguridad del Estado, contra personas, contra la propiedad y los crímenes militares".

"Con la aprobación de esta amnistía se puede dar garantía jurídica al líder de la Renamo para que pueda desplazarse libremente por todo el país", añadió.

El jefe de la Renamo, Afonso Dhlakama, se encuentra escondido por motivos de seguridad desde el pasado 21 de octubre, cuando el Ejército atacó la base militar de la organización en Gorongosa, donde se encontraba.

El portavoz de la Renamo durante las negociaciones, Saimone Macuiane, aseguró tras lograrse el acuerdo: Aunque "no es el fin de nuestro trabajo, es un paso importante para conseguir la paz, la estabilidad de nuestro país y el bienestar de nuestro pueblo".

Por su parte, el representante del gobernante Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo), José Pacheco, destacó que "esta firma garantiza el fin de las hostilidades".

El acuerdo de paz se alcanzó cuando faltan dos meses para que se celebren elecciones presidenciales, previstas para el 15 de octubre.

Tras la liberación del país de la antigua potencia colonial, Portugal, el Frelimo y la Renamo mantuvieron una cruenta guerra civil durante 16 años que causó alrededor de un millón de muertos.

El conflicto concluyó con los acuerdos de paz firmados en Roma en 1992 y, desde entonces, el Frelimo gobierna el país y la Renamo está presente en el Parlamento nacional, donde cuenta ahora con 51 de los 250 escaños.

Pese a las más de 40 rondas negociadores celebradas en los últimos meses para conseguir una paz estable y permanente, ambas formaciones han mantenido fuertes tensiones y enfrentamientos, que este año han causado decenas de muertos. EFE