Carmen Sigüenza

París, 14 may (EFE).- A caballo entre la aventura, la novela negra, la psicológica, el humor y el folletín, o entre Alejandro Dumas y Tolstoi, llega en español "Nos vemos allá arriba", de Pierre Lemaitre, el último premio Goncourt que relata la miseria humana en torno a la I guerra mundial y cómo la guerra comenzó a ser negocio.

"El guerra es un estupendo manjar para el capitalismo, un regalo que llega hasta nuestros días. Todavía recuerdo con pena la cara de los ejecutivos que se subían al avión que iba a Irak para comenzar su reconstrucción. Es un momento excelente para hacer negocios. El capitalismo adora las guerras", explica a Efe Pierre Lemaitre en su editorial, Albin Michel, la misma de Amélie Nothomb.

"Nos vemos allá arriba" (Salamandra), que llega a España convertida en un fenómeno literario en Francia con más de medio millón de ejemplares vendidos, ha cautivado a críticos y lectores, a pesar de ser un libro que trata un tema duro, los horrores de la Primera Guerra Mundial o la Gran Guerra, una de las más crueles de la historia de la Humanidad, donde más de nueve millones de personas murieron.

Y es que Pierre Lemaitre (París, 1951) conocido por ser autor de novela negra en Francia, ha puesto la mirada en la intrahistoria de la contienda, en la posguerra y en las consecuencias que tuvo para miles de personas que tuvieron que buscarse la vida, sobrevivir y moverse entre el bien y el mal sin escrúpulos.

Para ello, Lemaitre, que comienza el libro con una imagen potente y vertiginosa en la que la muerte es la protagonista, envuelta en trincheras, granadas, desolación, mezquindad humana y corazones desbocados, narra el destino de dos soldados, Albert y Edouard, y de Pradelle, un teniente que les machaca, ascendido a capitán, y que es el primero que comienza a beneficiarse de los cadáveres.

Un negocio basado en hechos reales, un mercado de cuerpos, que empieza con contratos millonarios con la administración para exhumar cadáveres y reubicar a los soldados muertos en ataúdes, que en muchos casos estaban rellenos de piedras, de animales muertos o de restos de soldados alemanes.

"La Gran Guerra está todavía muy viva en Francia, todos somos hoy consecuencia de lo que fue aquello. Vivimos sus secuelas y no hemos aprendido nada, pero se ha novelado poco", asegura el autor

Yo creo -argumenta- que a la gente le ha gustado este libro porque hay una historia, una novela en la que todos se pueden reconocer porque habla de la superviviencia, de antihéroes, de amistad, lealtad y la gente empatiza y se da cuenta de que las personas no mueren por la patria sino por la industria. Mi oficio es crear ilusión. Ser un ilusionista", subraya.

Pierre Lemaitre, que es autor de novela negra, cree que qué mejor tema para este género que la guerra, donde hay miles y miles de muertos.

"Mi novela no es política -dice- pero tiene la intención de ser crítica y da una visión muy dura de la sociedad, de un época y en ese sentido también tiene tintes de novela negra, cuya misión para mi también es la denuncia", añade este escritor, al que el premio Goncourt, recibido el pasado cuatro de noviembre, el más prestigioso de Francia, le ha supuesto un antes y después.

"Sin duda el premio tiene una etiqueta literaria extraordinaria y ha sido maravilloso para mi carrera. Me ha hecho cambiar de categoría. Antes era un autor modesto, se me conocía pero no era Fred Vargas y ahora todo cambia", recalca.

"Nos vemos allá arriba" tiene muchos toques de ironía y humor negro para ayudar a masticar el espanto y a que el lector se pueda distanciar de muchas escenas difíciles, tanto es así que al dibujante francés que este año va a hacer un cómic del libro le cuesta, por ejemplo, dibujar el rostro del protagonista desfigurado, según explica el propio Lemaitre.

Pero no solo este novelón va a reproducirse en cómic, "Nos vemos allá arriba" se va a llevar al cine. Lemaitre, que también es guionista e imparte clase de literatura y análisis de textos a diferentes colectivos, como a bibliotecarios, ha recibido cuatro propuestas y ha aceptado una de ellas.

"No puedo decir nada, pero sí que será llevada al cine y yo escribiré el guión. También recibí propuestas para hacer una serie de televisión, pero al final elegí la gran pantalla", concluye este autor que ha recibido las mejores críticas por su obra, que ha sido calificada de "novela magistral". EFE

crs/cat