Madrid, 27 abr (EFE).- A falta de que hoy se represente la última de las cinco funciones del ballet "Le Corsarie" en los Teatros del Canal de Madrid, la bailarina española Tamara Rojo, directora artística del English National Ballet, ha dicho que ha venido a España con su compañía "perdiendo dinero".

"Hemos venido perdiendo dinero, venir a España no es algo sostenible que podamos hacer todos los años. Por eso espero que alguna empresa privada nos apoye", ha dicho hoy Rojo ante más de 400 personas que la escuchaban desde el patio de butacas de la Sala Roja del Canal donde esta noche echará el telón la revisión de este clásico basado en el poema de Lord Bayron ("The Corsair", 1814)

Ante un público entregado, en el que había amantes de la danza, estudiantes de ballet y otros profesionales de este arte, Rojo ha confesado que, para traer "Le Corsarie" a España, buscó el apoyo económico de empresas españolas, pero "todas" les dijeron que no.

"En Inglaterra hay más mecenazgo que patrocinio. Es una cuestión beneficiosa para las empresas porque es un cambio, nosotros les damos nuestro prestigio social y ellos nos dan su dinero", ha especificado la bailarina (Montreal, 1974) sin dejar de hacer referencia al apoyo financiero que recibe el English National Ballet del banco ruso "Alfa-Bank".

Pese a no contar con el apoyo económico de empresas españolas, la directora artística de esta formación inglesa, a la que ha calificado como una "compañía pequeña de aspiraciones muy grandes", ha reconocido con rotundidad que "siempre" se ha sentido "muy querida" con el "público español", y ha afirmado que no había recibido nunca en España un cariño "de estas dimensiones".

Respecto a la salud que goza la danza en España, la artista cree que "ahora mismo" las cosas "no están tan mal".

"Hay un director del Balet Nacional (Jose Carlos Martínez) que lo está haciendo bien", ha añadido, al tiempo que precisado que le gustaría ver "alguna vez" a un "Consejo de las Artes independiente de los gobiernos" para que se pueda mirar la danza "a largo plazo".

Rojo ha apuntado también que su "futuro profesional" está en el Reino Unido por "un plazo muy grande", país donde lleva 17 años como bailarina, y 18 meses al frente de la English National Ballet.

Respecto a su faceta como bailarina y como directora artística de esta compañía, ha contado entre risas a los presentes que lo más duro "son las cenas" a las que tiene que acudir, aunque es consciente que tiene que ir porque las organizan "los mecenas".

Si hay algo que se ha resentido en su vida personal, según ha dicho, ha sido la lectura. "Empiezo a leer novelas y ya no lo disfruto porque mientras que las leo estoy pensado que debería hacer otra cosa", ha afirmado.

Agradecida a sus maestros, entre los que están Lola de Ávila o Víctor Ullate, la bailarina ha expresado que España "aún está a tiempo para crear un estilo propio de danza", y ha asegurado que en su carrera profesional la técnica se la dio España y la cultura el Reino Unido. EFE

pmv/mcm