Madrid, 24 abr (EFE).- Las mareas blanca (Sanidad), verde (Educación), naranja (Servicios Sociales) y roja (por la ciencia) han convocado una manifestación el próximo sábado en Madrid, que conformará una corriente "multicolor" por la defensa de todos los servicios públicos.

El lema de la marcha será "Sin educación no hay ciencia. Sin ciencia no hay sanidad. Sin educación, ciencia y sanidad no hay servicios sociales", y saldrá a las 18.30 horas desde Atocha hasta llegar a la Puerta del Sol.

El objetivo de esta puesta en común de todas las mareas ciudadanas es arroparse unas a otras, ya que todas ellas comparten los mismos intereses: "La defensa de lo público, el rechazo a los recortes y la exigencia de recuperar los derechos arrebatados y la inversión que fortalezca servicios fundamentales para la ciudadanía".

Así lo ha explicado en una rueda de prensa el presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm), Nacho Murgui, quien ha añadido que la movilización y la presión de la sociedad civil "son la única garantía para que nuestros derechos no sean robados".

Además, cada marea tiene sus reivindicaciones propias, como la de Sanidad, cuya representante, Carmen Esbrí, ha denunciado que a pesar de la paralización de la privatización de los seis hospitales madrileños ésta continúa de una manera "soterrada", a través de las derivaciones, como las de pruebas médicas o transfusiones de sangre. Por su parte, la portavoz de la Marea verde, Olga Maccario, ha reprochado al Gobierno el recorte de 6.400 millones de euros en educación y el despido de más de 35.000 profesores, que según ella han provocado un "deterioro progresivo de la educación española", como reflejan los informes PISA.

Asimismo, ha denunciado cuestiones concretas como el cese de las medidas de atención a la educación compensatoria, la reducción de las becas de estudio y la decisión del Gobierno de Madrid que pretende abrir las plazas de maestro a cualquier licenciado.

David García, desde la Marea roja, ha alertado de que los problemas de la ciencia y la investigación van mucho más allá de los económicos, aunque también influyan ya que desde 2009 se les ha reducido un 40 % la financiación.

García ha citado, entre otros problemas, la ausencia de una regulación gremial adecuada, los ERE realizados en centros de investigación como el Príncipe Felipe de Valencia o el hecho de que se hayan ofertado únicamente 35 puestos en todos los Organismos Públicos de Investigación (OPI).

Por último, la Marea naranja ha denunciado la "ausencia de dotación económica" de la Ley de Dependencia, el cambio en los baremos de atención y desmantelamiento de servicios como el de atención social a drogodependientes, según ha afirmado su portavoz, Luis Rodríguez.

Las mareas blanca, verde y roja ya se habían manifestado de forma conjunta anteriormente, y vistos los buenos resultados -según los convocantes- no descartan que sigan aunando fuerzas en el futuro, aunque no de forma institucionalizada. EFE