Bilbao, 20 feb (EFE).- Los componentes de la Comisión Internacional de Verificación (CIV) del alto el fuego de ETA, llegados hoy a Euskadi para anunciar un gesto de desarme de la banda terrorista, son un grupo de seis personas con experiencia internacional en procesos de paz y seguridad.

Los conflictos en Irlanda del Norte, Sudáfrica, Sri Lanka, Kosovo, Tanzania, Irak y Nepal son algunos en los que han intervenido como asesores quienes integran ahora esta comisión, cuya labor en el País Vasco no cuenta con el aval del Gobierno español.

Ram Manikkalingam (Sri Lanka) dirige este grupo de verificación, que también forman Ronnie Kasrils (Sudáfrica), Chris Maccabe (Reino Unido), Satish Nambiar (India), Fleur Ravensbergen (Holanda) y Aracelly Santana (Ecuador).

Constituida en septiembre de 2011, un mes antes de que ETA anunciara el cese definitivo de su actividad armada, la "Comisión Internacional de Verificación del alto el fuego en el País Vasco" fue impulsada por la izquierda abertzale y el abogado sudafricano Brian Currin.

Este letrado encabeza el denominado Grupo Internacional de Contacto, creado a comienzos de 2011 para "facilitar" un proceso de paz en Euskadi y en el que también figura Jonathan Powell, jefe de gabinete de Tony Blair cuando era primer ministro británico.

Este grupo de Currin y Powell fue, junto a la red social Lokarri, uno de los que impulsó la conferencia internacional sobre el final de ETA que se celebró en San Sebastián el 17 de octubre de 2011, en la que se produjo la llamada "Declaración de Aiete", tres días antes de que la banda armada anunciara el fin de su actividad.

El Gobierno de Marino Rajoy no respalda el papel del grupo de verificación, que en el ámbito institucional solo mantiene contactos conocidos con el Gobierno Vasco.

El llamado grupo de los verificadores está liderado por Ram Manikkalingam, fundador y director de "Dialogue Advisory Group", con sede en Amsterdam y que se presenta en su web como un grupo asesor que "facilita diálogos políticos para reducir conflictos violentos".

Ha trabajado en varios procesos de resolución de conflictos, incluidos Irak, Irlanda del Norte y Sri Lanka, y también ha sido asesor del Centro de Diálogo Humanitario de Ginebra.

Profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Amsterdam, Manikkalingam fue asesor de seguridad internacional de la Fundación Rockefeller.

Ronnie Kasrils, político sudafricano retirado, fue viceministro de Defensa (1994-1999), ministro de Aguas y Bosques (1999-2004) y ministro de Inteligencia (2004-2008).

Chris Maccabe fue director político de la Oficina de Irlanda del Norte (NIO) del Reino Unido y encargado de los asuntos políticos en este organismo durante las negociaciones que llevaron a los acuerdos de paz en Irlanda (acuerdos de Viernes Santo) en 1998.

Maccabe también ha sido asesor para gobiernos y organizaciones internacionales en procesos de paz en lugares como Sri Lanka, Kosovo y Tanzania.

Satish Nambiar, un militar con rango de teniente general, fue vicejefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas de la India. Sirvió como jefe de misión de la fuerza de protección de las Naciones Unidas en la ex Yugoslavia en 1992 y 1993 y fue asesor del primer ministro de Sri Lanka en el proceso de paz de ese país.

Como coordinadora de la comisión actúa Fleur Ravensbergen, quien trabaja con Manikkalingam en el "Dialogue Advisory Group", en el que figura cono subdirectora y administradora de las operaciones de mediación.

Aunque en principio se comunicó que también formaba parte de esta comisión Ray Kendall, exagente de policía británico que fue secretario general de Interpol durante 15 años (1985-2000) y que también compone el Grupo Internacional de Contacto de Brian Currin, la web de los verificadores nombra a Aracelly Santana como la sexta integrante del CIV.

Santana, que trabajó para la ONU desde 1980, fue representante de Naciones Unidas para Nepal en 2008 y anteriormente trabajó también en Sudáfrica.

El trabajo de esta comisión de verificación del alto el fuego de ETA coincide actualmente con la labor de la "Comisión para Impulsar el Proceso de Paz" emanada del Foro Social promovido por las organizaciones Lokarri y Bake Bidea, con la que la banda terrorista ha anunciado que va a ponerse en contacto para hacer "aportaciones significativas" al proceso. EFE