Ginés Mena

Madrid, 12 feb (EFECOM).- El vino puede ser motivo de enfrentamiento entre EEUU y la UE, que discrepan sobre la puesta marcha de los dominios en Internet .wine (inglés) y .vin (francés), un asunto en el que las denominaciones españolas ven peligros como la "ciberocupación" o la depreciación comercial.

El técnico de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (Cecrv), Jesús Mora Cayetano, ha asegurado a Efeagro que no se oponen a esta delegación de dominios, pero ha exigido que se produzca con las adecuadas garantías de protección.

Según Cecrv, EEUU apoya en este "combate" a su industria de Internet, "una especie de Internet sin ley" y "la Unión Europea (UE) y sus aliados reclaman el respeto de la propiedad intelectual y la regulación de Internet", es decir, que no se deleguen estos nombres si no se toman medidas para proteger las indicaciones geográficas.

Hay tres empresas candidatas a la gestión de estos dominios y han anunciado su intención de subastar los nombres de dominio de segundo nivel, lo que significa que cualquier persona o empresa puede comprar nombres de dominio tales como "bordeaux.vin" o "rioja.wine" y vender cualquier tipo de producto en ellos, advierten.

Mora advierte de los perjuicios que ello supondría para los consumidores -por información engañosa- y los productores, porque se "usurparía su identidad" y se verían afectados por un "traspaso de notoriedad" que incluso podría llevar a la depreciación comercial del valor de la propia Denominación de Origen como entidad que acredita una calidad y un origen.

Sin garantías, cualquiera de ellas podría verse, en su opinión, envuelta en una usurpación bajo dominios .wine o .vin, sobre todo las que tienen una mayor proyección en los mercados mundiales.

Aunque estos dominios operarían en inglés y francés, avisa de que se abriría también la puerta en el futuro a la puesta en marcha de otro dominio, ".vino", en español, en cuyo caso "el perjuicio sería muy probablemente extensible a cualquier denominación de origen".

En el caso de .wine y .vin, hay ejemplos "obvios" de denominaciones con mayor riesgo de verse perjudicadas si llegan a implantarse, como Rioja, pero también podrían ser otras muchas, más aún cuando su presencia internacional va en aumento.

De momento, el registro de estos dominios no está en vigor y las denominaciones no pueden "curarse en salud" adquiriéndolos para evitar usurpaciones una vez que estén operativas.

En todo caso, desde la Conferencia sí recomiendan a los consejos reguladores a que se registren en el sistema de alertas que prevé el propio procedimiento de la agencia norteamericana (Icann).

De esta forma, el titular de esos derechos de propiedad intelectual podría conocer que alguien está registrando un nombre igual al de su propia organización.

No deja de ser un mero sistema de aviso, que no implica que el dominio vaya a ser delegado en el día en el que este procedimiento de los dominios se ponga en marcha en un usurpador, pero da tiempo al menos a un consejo regulador afectado para reaccionar, explica.

La última semana de marzo habrá una reunión en Singapur del Consejo de Administración de Icann y del comité asesor gubernamental (GAC), del que forman parte más de 100 países y que asesoran a la agencia americana en sus decisiones.

Los dominios .wine y .vin estarán entre los asuntos del "orden del día" y la Cecrv pide que, en caso de tomarse decisiones, se adopten con el máximo consenso y sin damnificados.

"Trataremos con el Gobierno y la UE de garantizar los derechos legítimos de propiedad intelectual de las denominaciones de origen y esperemos que, si hay una delegación de dominios, se produzca con las adecuadas garantías de protección", concluye. EFECOM