Caracas, 10 feb (EFE).- La atmósfera política de Venezuela ha empezado a calentarse con las convocatorias a marchar a favor y contra el Gobierno de Nicolás Maduro el próximo miércoles en Caracas, una jornada que ya viene precedida de protestas en varias zonas del país que se produjeron la semana pasada.

Los dos bandos han aprovechado que el miércoles se celebra el Día de la Juventud en el país para pedir a los afectos a la oposición salir a la calle para "articular la salida a este desastre", mientras que el chavismo ha convocado a quienes están "cumpliendo el sueño del comandante Hugo Chávez", presidente fallecido el año pasado.

Aún no se han definido las rutas de las dos movilizaciones de Caracas y el Gobierno central ha anunciado que, además de la capital, el chavismo también se concentrará en la ciudad de la Victoria en el estado Aragua (centro), donde tradicionalmente se celebra esta fecha.

Para mañana, martes, asimismo, está prevista otra marcha de trabajadores de la prensa que protestarán para exigir al Centro Nacional de Comercio Exterior que aporte las divisas para solucionar el problema de escasez de papel periódico, una manifestación convocada por el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Prensa.

El ambiente ya muestra tensión, además, debido a la detención de un grupo de personas que protagonizó protestas y conflictos, y la acusación desde el Gobierno central contra opositores de querer prender las calles para intentar terminar con el mandato de Maduro.

El jueves pasado, el gobernador del estado Táchira (oeste) José Gregorio Vielma Mora, denunció que un grupo de estudiantes asediaron su residencia con bombas, piedras y balas que generaron daños en la sede oficial, situación que causó la detención de un grupo de jóvenes de entre 16 y 20 años.

Tras las detenciones, las protestas de jóvenes pidiendo la liberación de los estudiantes se han propagado a los estados Mérida (oeste) Lara (centro) y algunas zonas de Caracas.

El Gobierno central y el regional del Táchira han señalado como cerebro de estas manifestaciones al dirigente del partido opositor Voluntad Popular (VP) Leopoldo López, que ha convocado a asambleas de calle para debatir cómo sacar a Nicolás Maduro de la Presidencia, una campaña que ha bautizado como "La Salida".

López también fue acusado por el chavismo de estar detrás de la protesta de hace poco más de una semana frente al hotel en el que se hospedaba el equipo de béisbol cubano que participó en la Serie del Caribe en la isla de Margarita (este) y que también terminó con la detención de siete personas.

El líder de VP, por su parte, ha asegurado que no tiene vinculación con ningún hecho violento y ha salido a respaldar a los que fueron detenidos en las dos protestas.

Hoy, López denunció que no pudo viajar al estado Táchira pues, después de haber abordado un avión con este destino en el aeropuerto de Maiquetía y tras sortear a supuestos efectivos que le negaban el paso a la aeronave, su vuelo fue suspendido.

El dirigente dijo que las razones que tenía para viajar al Táchira eran "dar la cara", participar en asambleas de calle y pedir la liberación de los estudiantes detenidos, y señaló que la situación que sufrió de "cuasi secuestro" puede tener que ver con la búsqueda de sus enemigos de privarle de libertad "o cualquier cosa".

Horas antes, en Caracas, un grupo de estudiantes se acercó hasta el Ministerio de Interior con la intención de entregar a su titular, Miguel Rodríguez, una carta para que los universitarios detenidos sean dejados en libertad y para organizar mesas de trabajo encaminadas a tratar el tema de la inseguridad en las casas de estudios.

El presidente del Parlamento venezolano y dirigente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, denunció hoy un supuesto plan de la oposición para generar disturbios durante las marchas y movilizaciones del próximo miércoles.

Cabello comentó que algunos opositores de reunieron el domingo con el fin de definir un plan para sabotear las marchas desde 50 puntos de la capital para sembrar la violencia, y aseguró que en esos encuentros participaron López y el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma.

"El día 12 están convocando por ahí como locos (...) Aquí la salida es el socialismo, aquí no hay otra salida para este país. Ellos andan llamando a la salida y ni siquiera han entrado, perdidos como siempre", dijo al hacer referencia a "La Salida" convocada por López. EFE