Santiago de Chile, 8 ene (EFE).- El paro de los trabajadores de los puertos del centro y norte de Chile por demandas salariales, que en algunos ya lleva 17 días, se ha ampliado a terminales del sur y está causando ya pérdidas de decenas de millones de dólares.

Hasta hoy se encontraban paralizados los operarios de los puertos de Iquique, Antofagasta, Chañaral, Huasco y Caldera, así como los de San Antonio y Angamos, según informaron fuentes sindicales.

Ahora es la Unión Portuaria del Bío Bío, a unos 500 kilómetros al sur de la capital chilena, la que anunció la paralización de su faenas en demanda de mejoras salariales.

El presidente Sebastián Piñera, que se encuentra precisamente de visita en esa sureña región, ha exhortado a trabajadores y empresas a que lleguen a un acuerdo.

"No vamos a permitir que un puñado de personas pretendan abusar del resto de los chilenos y provocar un tremendo daño que nuestra agricultura, nuestros trabajadores agrícolas y todo el mundo asociado a las exportaciones y las importaciones, no se lo merecen", dijo el gobernante.

Mediante un comunicado, los huelguistas del Bío Bío atribuyeron su decisión a "la fuerte represión que están sufriendo los trabajadores portuarios del norte por parte de la policía".

"Esta acción (el paro) fue avisada previamente al empresariado y al Gobierno diciéndoles que estábamos dispuestos a dialogar para destrabar esta situación", añadieron.

Advirtieron que "mediante la represión, el ocultamiento o simplemente el menosprecio por encontrar soluciones conversadas será imposible llegar a un acuerdo".

Desde el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, aseguró que "el Gobierno no tiene responsabilidad alguna", ya que es una relación contractual de cada puerto entre trabajadores y empleadores.

Aunque señaló que el Gobierno no quiere involucrarse en las negociaciones, hizo un llamado a la "mejor voluntad por ambas partes: trabajadores portuarios, y empresarios portuarios, a fin de encontrar la más pronta solución al conflicto".

Asimismo, el ministro de Agricultura, Luis Mayol, afirmó que las perdidas causadas por el paro podrían llegar a los 80 millones de dólares si es no se soluciona antes de fin de mes.

"Este paro es un efecto directo para veinte mil trabajadores y en este momento hay 315 contenedores atrapados, lo que claramente radica en pérdidas económicas", agregó.

Por su parte, el presidente de la Federación de Productores de Fruta de Chile (Fedefruta), Cristián Allendes, aseguró que sólo el paro en el puerto de San Antonio genera pérdidas semanales de 40 millones de dólares.

"En estos momentos lo que se deja de exportar por San Antonio son aproximadamente de 40 a 50 millones de dólares a la semana", dijo.

El presidente del Frente de Trabajadores Portuarios de San Antonio, Sergio Vargas, aseguró a los medios que "confía que se resuelva pronto", pero que "estamos preparados para llegar hasta las últimas consecuencias. No queremos llegar a más días, ojalá", apostilló.

A mediados del año pasado, los trabajadores del puerto de Mejillones, en el norte de Chile, estuvieron en huelga durante 21 días, a los que también se sumaron otros puertos, medida de fuerza que tuvo un fuerte impacto en las exportaciones de frutas, de vino y de cobre.EFE