Pekín, 16 dic (EFE).- El Gobierno chino confía en que "España resuelva de forma apropiada" la causa abierta en la Audiencia Nacional contra cinco exlíderes comunistas por la represión en el Tíbet, entre ellos Jiang Zemin, presidente entre 1993 y 2003.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, comentó hoy en rueda de prensa que el Gobierno chino "está al corriente" de la información publicada hoy por el diario El País en la que anuncia que el Ejecutivo español prepara una reforma de la jurisdicción universal que suspendería esa causa.

Según la información del rotativo madrileño, el Ministerio de Justicia español planea presentar en enero una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que modificará el artículo 23, que anularía la causa abierta contra los exdirigentes comunistas.

"Las relaciones entre China y España son buenas y lo seguirán siendo. Ambas partes queremos aumentar la cooperación en varias áreas", enfatizó Hua en la rueda de prensa.

Pekín "cree y espera que el Gobierno español manejará de manera apropiada este asunto", indicó Hua, en relación al conflicto del roce surgido en las relaciones bilaterales a raíz de la causa contra los cinco exlíderes chinos.

China mostró su firme oposición cuando, a finales de noviembre, la Audiencia Nacional española emitió órdenes internacionales de detención contra Jiang Zemin, y otros cuatro exgobernantes de ese país dentro de la causa en la que investiga la represión del régimen comunista en el Tíbet.

Entre los denunciantes figura el lama Thubten Wangchen, nacionalizado español y miembro del Comité de Apoyo al Tíbet y la Fundación Casa del Tíbet, grupo que acusa a siete exlíderes chinos de dirigir un ataque "generalizado y sistemático contra la población tibetana" entre finales de los 80 y principios de los 90.

Las órdenes de busca y captura afectan, además de a Jiang Zemin, a Li Peng, ex primer ministro chino a finales de los años ochenta y principios de los noventa; Qiao Shi, exjefe de la seguridad china y responsable de la policía armada; Chen Kuiyuan, secretario del Partido Comunista chino en Tíbet entre 1992 y 2001; y Peng Peiyun, ministra de Planificación Familiar del país en la época.

La querella presentada por el Comité de Apoyo al Tíbet y la Fundación Casa del Tíbet también incluía al expresidente Hu Jintao y sucesor de Jiang Zemin, pero sobre quien la Audiencia Nacional no ha dictado orden de detención.

China asegura que el Tíbet es desde hace siglos parte de su territorio, mientras que grupos tibetanos en el exilio argumentan que la región era virtualmente independiente cuando fue ocupada por las tropas comunistas en la década de los 50. EFE