Laura Camacho

Madrid, 3 dic (EFE).- "En clase o en el patio paremos a los que no respetan a los demás". Lo dice el que es para muchos el mejor portero de fútbol del mundo, Iker Casillas, uno de los protagonistas de la campaña "No al acoso escolar" que lanza la Policía Nacional para erradicar el maltrato de las aulas.

Un tipo de abuso que ha encontrado un nuevo aliado gracias a las redes sociales e internet, también los mejores socios de la Policía para poner en marcha esta iniciativa junto con catorce personalidades del mundo del deporte como Casillas, Andrés Iniesta o Xabi Alonso; de la televisión, con Alberto Chicote, Dani Mateo o Risto Mejide, o protagonistas de series como Águila Roja, Aída o Cuéntame.

La imagen hoy de todos ellos ha sido la de Iker Casillas que, acompañado del director de la Policía, Ignacio Cosidó, ha presentado esta campaña en un colegio madrileño donde medio millar de alumnos han gritado contra el acoso y, por supuesto, han coreado al portero del Real Madrid.

Y aunque Casillas ha derrochado firmas en banderines, camisetas, fotos, cromos, banderas o balones, hoy el jugador quería decir a los escolares que en sus manos está decir no a la burla, la mofa o incluso al maltrato físico a otros compañeros.

"Hay mucha gente cobarde que dice cosas por las redes sociales que luego estoy seguro que no se atreverían a decirlo a la cara", les ha dicho el jugador del Real Madrid a más de una decena de alumnos de entre 9 y 17 años.

¿Recuerdas si alguna vez en tu colegio han acosado a algún compañero?, le ha preguntado una niña, a lo que el portero ha respondido con sinceridad: "Todos hemos sido un poco crueles de pequeños. Hay que darse cuenta de que una mofa puede hacer mucho daño".

Por eso, Casillas no ha dudado en invitarles a ser respetuosos con los demás, a ser valientes y a no tener miedo a decir a los mayores que un compañero lo está pasándolo mal por el comportamiento de otros.

Es lo que le diría también a su hijo, ha reconocido el portero que en breve será padre por primera vez, motivo por el que la Policía le ha obsequiado con un minúscula camiseta del cuerpo.

Mensajes como los lanzados por Casillas son también los que difundirá a través de las redes sociales la Policía, que ha creado una cuenta de correo -seguridadescolar@policia.es- para que víctimas o alumnos puedan denunciar este tipo de violencia y que será atendido por agentes especializados en el entorno escolar.

"Evitar la violencia en las aulas es la mejor manera de prevenir la violencia de mañana en las calles", ha subrayado el director de la Policía, que ha recordado a los alumnos que quien insulta, amenaza o acosa a un compañero a través de un teléfono o en internet no solo puede hacer daño al otro con ese comportamiento, sino que puede llegar a cometer un delito.

Porque internet, les ha advertido "no olvida" nunca. "Todo lo que se dice queda ahí y para siempre".

A las víctimas que puedan sufrir este acoso escolar, Cosidó también les ha lanzado un mensaje: "No os calléis. Contádselo a un adulto o incluso a la Policía que estará siempre cerca para ayudaros".

Durante el curso pasado, la Policía recibió en toda España 316 denuncias vinculadas con hechos sucedidos en el ámbito escolar, como amenazas (63), lesiones (213), trato degradante (15), vejaciones (22) o malos tratos de obra sin lesión (5).

Según los datos de este cuerpo tras analizar el perfil de la Policía en Twitter (@policia) y las informaciones facilitadas por esta red social Twitter, así como Tuenti o Facebook, un alto porcentaje de los escolares entre 11 y 16 años se ha sentido en algún momento víctima de acoso escolar, la mayoría de carácter leve o no grave.

Un pequeño porcentaje de ellos lo califica como una situación grave que requirió la intervención de padres o profesores para su solución.

Pero lo más preocupante, en opinión de la Policía, es que la mayoría de las víctimas de acoso nunca se lo ha comentado a un adulto. De hecho, España es uno de los países de Europa en los que menos se reconoce haber sufrido acoso escolar.

De ese reducido número de casos graves, casi un 54 por ciento de las víctimas presenta síntomas de estrés postraumático, como pesadillas, ansiedad, insomnio o pánico.

Más de la mitad sufre depresión y tiene una imagen negativa de sí mismo, según el Estudio Cisneros sobre "Violencia y Acoso Escolar".

Y al contrario de lo que se cree, el niño acosado no es un alumno carente de habilidades sociales o con alguna característica física que le acompleje. EFE

lca/agc/nam

(foto) (vídeo) (audio)