Barcelona, 7 nov (EFE).- El escritor Lorenzo Luengo combina "La Divina Comedia", de Dante, la neurología y su uso para oscuros fines, la trama de espías y las historias de conspiración en su última novela, "La cuestión Dante", con la que ganó el XLV Premio de Novela Ateneo de Sevilla.

"La cuestión Dante" (Algaida) trata sobre los pequeños e inquietantes misterios del siglo XX que, por ejemplo, propiciaron que el científico nazi que diseñó las bombas voladoras que amenazaron Londres fuese una pieza clave en el desarrollo del Apolo XI y en la llegada del hombre a la luna.

En la novela ganadora del Ateneo de Sevilla, cuando Virgil Clyde recobra la memoria se recuerda a sí mismo como un neurólogo a sueldo de la CIA, pero los médicos que le atienden se refieren a él como Dante Veryl, un experto en religión y política, implicado en una conspiración cuyos orígenes se remontan a la Segunda Guerra Mundial y llega hasta el auge del fundamentalismo islámico.

Dante y Virgil habrán de recorrer un infierno donde los horrores de la historia más inmediata se mezclan con sus propios demonios personales.

"La parte referida a los experimentos reales que comenzaron en la Alemania nazi y continuaron en Estados Unidos, cuando los norteamericanos se llevaron a los científicos alemanes, parecería la más fantasiosa y, sin embargo, es la más real y está totalmente documentada por las actas por la comisión de investigación del Senado norteamericano", ha explicado hoy en Barcelona Luengo.

Luengo tenía la intención de "escribir una historia de un hombre con doble personalidad", porque siempre le inquietó el tema de la identidad y de la conciencia de nuestro yo.

La documentación previa para la novela fue larga, nueve años, y llevó incluso al autor a investigar en la Universidad de Harvard.

Luengo trabajó con algunas de las teorías de la conspiración, aunque tuvo que discernir "entre las que tenían una base real y las que no".

"El mundo es mucho más complejo de lo que parecía; hemos vivido engañados", ha concluido Luengo, quien en su novela también alude a los experimentos de "neuromarketing" que tratan de conducir las demandas de los consumidores en una determinada dirección a base de bombardearlos con imágenes determinadas o subliminales.

Ha justificado la alusión a Dante porque el autor de "El quinto peregrino" piensa que "vivimos en un mundo engañoso y tienes la sensación de vivir en el infierno, y de ahí los nombres que tienen los personajes y además la estructura de la novela está formada por nueve partes que reflejan los capítulos del Infierno y de 34 capítulos, como la 'Divina Comedia'".

Juan Soto Ivars ganó el Ateneo Joven con "Ajedrez para un detective novato", una novela satírica, protagonizada por "un personaje que es un 'negro' de un escritor famoso de novela negra y que pasa a ser 'negro' de un detective".

"Ajedrez para un detective novato" (Algaida) está escrita, según su autor, "en una España muy criminal en la que la escritura masiva de novelas negras ha convertido el país en una especie de calco de esos libros", sin embargo, piensa que se trata más "de una novela sobre el aprendizaje".

El autor murciano ha asegurado que su maestro ha sido Valle-Inclán porque "consiguió escribir de lo que estaba ocurriendo sin hablar de lo que estaba ocurriendo y sin necesidad de tomar suficiente perspectiva de esa actualidad", también en una época de crisis parecida a ésta, como la dictadura de Primo de Rivera.

Ivars, que ha defendido la literatura satírica y el humor en la literatura, ha dicho que no entiende el descrédito del humor en la literatura española porque "el padre de la novela moderna es 'El Quijote'". EFE