Sant Feliu de Llobregat (Barcelona), 24 oct (EFE).- Los trabajos de construcción del minisubmarino Ictineu 3, diseñado íntegramente en Cataluña, han finalizado después de 10 años y el aparato ya está preparado para la inmersión, según ha informado la empresa.

El submarino se ha construido en Sant Feliu de Llobregat (Barcelona) y ha contado con un presupuesto de 2,5 millones de euros, que finalmente ha podido completarse gracias a una campaña de micromecenazgo.

El Ictineu 3 puede sumergirse a 1.200 metros de profundidad, cuenta con un ventanal de 1,5 metros de diámetro para favorecer la visión en las investigaciones marinas, puede albergar en su interior a tres personas y dispone de unas baterías con capacidad para alimentarlo durante cerca de veinte millas bajo el agua.

Una de las promotoras de la iniciativa, Carme Paradera, ha explicado a Efe que "el submarino se ha construido por piezas durante 10 años y la última etapa ha consistido en montar todas las piezas".

El Ictineu 3, bautizado así en homenaje al ingeniero catalán Narcís Monturiol, constructor de los modelos 1 y 2 en la segunda mitad del siglo XIX, podrá ser utilizado en numerosas actividades, desde la investigación oceanográfica, el control del medio marino, para trabajos en cableados subacuáticos, la prospección de recursos, en filmaciones o incluso para actividades turísticas.

Carme Paradera ha comentado que el submarino también tendrá un uso social, ya que se podrá utilizar de manera rápida en caso de una catástrofe natural.

"Cuando sucedió la tragedia del Prestige tuvieron que venir submarinos de fuera para hacer las inmersiones", ha recordado Paradera.

Los problemas de financiación derivados de la crisis económica llevaron a los promotores de la iniciativa a recurrir al micromecenazgo para poder finalizar el proyecto. Mediante este sistema, consiguieron recaudar cerca de 190.000 euros. EFE

1010186