Madrid, 4 oct (EFE).- El Príncipe de Asturias, acompañado de doña Letizia, presidirá por vez primera el desfile del 12 de octubre con motivo de la Fiesta Nacional, en ausencia del Rey, convaleciente de su última operación de cadera, y sin asistencia de la Reina, que sin embargo sí acudirá a la posterior recepción en el Palacio Real.

La Casa del Rey ha confirmado hoy que los Príncipes de Asturias serán los únicos representantes de la Familia Real en la parada militar, puesto que al acto tampoco acudirá la infanta Elena.

Unos 2.600 militares participarán en el desfile, que seguirá un formato similar a la del año pasado, al recorrer el trayecto entre la madrileña plaza de Atocha y la de Colón y con la tribuna de autoridades situada en la Plaza de Neptuno, ha informado a Efe el Ministerio de Defensa.

El pasado año, don Juan Carlos presidió este mismo desfile acompañado de doña Sofía, de los Príncipes de Asturias, del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y de varios ministros.

La infanta Elena siguió el desfile por vez primera junto a los dirigentes de los partidos políticos y no junto al resto de la Familia Real, pero este año faltará a la cita, ya que no figura como asistente en la agenda semanal de Familia Real.

Además de la ausencia del jefe del Estado en el puesto más relevante de la tribuna, este año se ausentará doña Sofía, aunque sí acudirá después a la tradicional recepción del Palacio Real a autoridades, políticos y representantes de la sociedad, al término del desfile de Neptuno.

También por vez primera don Juan Carlos no presidirá esta recepción debido a su convalecencia.

Y si el año pasado la línea de saludos fue más corta de lo habitual para adecuar el acto a las condiciones físicas del Rey, esta vez la Reina y los Príncipes de Asturias también recibirán en el Salón del Trono solo a una representación institucional.

De esta manera, la Casa Real consolida un formato más ágil, evitando una prolongación de la ceremonia que venía obligada por el protocolario saludo de la Familia Real a los cerca de mil invitados que suelen congregarse cada año para celebrar la Fiesta Nacional.

La infanta Elena sí acudirá al acto del Palacio Real, donde se servirá un coctel a los invitados en cuento terminen los saludos.

El pasado año doña Elena no estuvo presente en la línea de saludos, sino con los demás invitados.

En cuanto al desfile previo de la plaza de Neptuno, además del paso de las tropas en el trayecto que une la plaza de Atocha y la Plaza de Colón, se celebrará el tradicional homenaje a la bandera y a los caídos por la patria, con una exhibición desde el cielo de la patrulla acrobática Águila.

Defensa ultima los preparativos de un desfile que contará con la participación de unos 2.600 militares de los tres ejércitos y de la Guardia Civil, con unos 50 vehículos ligeros, entre motos y coches. EFE