México, 27 ago (EFE).- Las autoridades mexicanas revelaron hoy que encontraron los cuerpos de otros dos migrantes fallecidos en el accidente ferroviario del domingo pasado en el sureste del país, lo que eleva a ocho el número de víctimas fatales.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) precisó en un comunicado que el hallazgo ocurrió durante las maniobras para la recuperación del material ferroso que transportaban los vagones volcados del tren.

Detalló que la dirección de la empresa Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT), encargada de los trabajos de remoción y que hizo el hallazgo, "no descarta la posibilidad de encontrar más cadáveres", por lo que "suspendió cualquier operación ferroviaria" hasta que se retire la totalidad de la chatarra.

De acuerdo con la versión de la compañía, estos nuevos cuerpos corresponden "aparentemente" a dos personas que viajaban dentro de las góndolas (vagones de carga descubiertos), refirió el comunicado, que no precisó la nacionalidad de las nuevas víctimas.

Aclaró que los cuerpos no fueron visibles sino "hasta el momento en que personal de FIT removió y recuperó la carga".

De inmediato, añadió, personal de la empresa procedió a informar al Ministerio Público del Tabasco, a la Procuraduría General de la República y al Instituto Nacional de Migración, instituciones que tomaron conocimiento de los hechos.

Esta nueva cifra se da a conocer luego de que el coordinador de Protección Civil de México, Luis Felipe Puente, había dicho por la mañana que no había aumentado la cifra de fallecidos en el accidente ocurrido en Huimanguillo, estado de Tabasco. Hasta entonces se había reportado la muerte de seis hondureños.

El percance dejó también lesionados a unos 16 migrantes, cuatro de ellos de gravedad, quienes fueron trasladados al Hospital Regional de Las Choapas, Veracruz, cercano al sitio del accidente.

El descarrilamiento se produjo la madrugada del domingo a la altura de la ranchería La Tembladera, del municipio de Huimanguillo.

Los migrantes llaman "La Bestia" a estos trenes que recorren el país de sur a norte y en el que acostumbran viajar cientos de indocumentados centroamericanos con rumbo a Estados Unidos, por los peligros que encuentran tanto al subirse como a bordo de ellos.

Los indocumentados se montan al tren en marcha y viajan todo el recorrido sobre el techo de los vagones o en carros descubiertos, y además hacen frente a las extorsiones de grupos criminales y hasta de algunas autoridades. EFE