Madrid, 25 ago (EFE).- Dos de los tres incendios forestales registrados este fin de semana en el municipio orensano de Cualedro continúan activos, donde ya se han superado las 1.200 hectáreas calcinadas, mientras que el de Santibáñez el Alto (Cáceres), con sus vecinos "muy desanimados", está estabilizado aunque no controlado.

En Cualedro, según fuentes de la Xunta, prosiguen las llamas en la parroquia de Vilela, donde hasta el momento se han quemado 1.100 hectáreas, y en la de A Xironda, con 250 hectáreas arrasadas.

La Xunta ha considerado extinguido el incendio contra el que se luchó en el municipio pontevedrés de As Neves, que quemó unas 26 hectáreas.

En la localidad cacereña de Santibáñez el Alto, su alcalde, Valentín Porras, ha informado de que el incendio forestal que sufre el pueblo desde la madrugada de ayer está estabilizado pero no controlado.

Ha quemado unas 150 hectáreas de pasto, matorral y robles, y ha hecho que los vecinos estén "muy desanimados, de luto", según el regidor.

En declaraciones a Efe, ha explicado que, tal como ha informado esta mañana el Gobierno extremeño, el Nivel 2 de alerta, declarado al inicio del fuego al rodear la localidad y afectar a la carretera de acceso a ella, ha sido rebajado hoy al Nivel 1, y que esta noche ha sido "tranquila, aunque un poco tensa por si hubiera rebrotes".

No ha sido necesario finalmente evacuar a ninguna persona de la localidad, de unos 400 habitantes, lo que sí se estudió en la madrugada de ayer.

Sobre las posibles causas del incendio, Porras ha detallado que los investigadores tratan de esclarecer el hecho y que "lo mejor es dejarles trabajar".

De días "muy duros" ha hablado el alcalde de Villardiegua (al oeste de la provincia de Zamora), Silvestre Fernando, quien junto al resto de la población ha visto cómo han ardido 2.682 hectáreas.

Se trata de un incendio que ya está controlado y que ha causado grandes daños en el monte y calcinado seis naves y diez viviendas viejas.

"Ahora todo se ve muy negro, mires donde mires, pero hay que recuperarse lo antes posible, porque han sido días muy duros", ha comentado Fernando, que reconoce haber vivido "los peores días" como alcalde de su municipio.

El regidor ha señalado que tanto la Junta de Castilla y León como la Diputación ya se han puesto en contacto con él, "y han mostrado su colaboración para ayudar a que el pueblo se recupere", y ha recalcado que lo importante es que no hay que lamentar daños personales.

El Ayuntamiento de Villardiegua celebrará mañana un pleno en el que analizará la situación en la que ha quedado esta localidad del Parque Natural de Arribes del Duero tras el incendio, "pero también se hablará de las fiestas patronales que son esta semana", ha apuntado el alcalde, quien ha asegurado que los festejos se celebrarán "para intentar dar una alegría a los vecinos y ayudar a pasar el mal trago".

También están controladas las llamas del incendio de Valseco (León), que se inició al parecer de forma intencionada.

Otro incendio, también al parecer provocado, permanece activo en Lusio, en el término municipal de Oencia (León).

En la provincia leonesa se han dado por extinguidos otros tres fuegos, todos al parecer intencionados (Caldas de Luna, Villalboñe y Fabero).

Por otra parte, un incendio en una zona de matorral deshabitada de Benicarló (Castellón) ha quemado 15 hectáreas y ya está controlado. EFE

del-ngg/pv