Burgos, 14 ago (EFE).- "El Cronicón" de Oña, en el que vecinos de esta localidad burgalesa representan la fundación del monasterio de San Salvador, vinculado a los orígenes de Castilla, se renueva en su XXVI edición, con cambios de estructura y de actor principal, que representa al Conde don Sancho desde la primera edición.

La presidenta de la asociación "El Cronicón", que organiza los cinco días de representación que comienzan esta noche, Berta Tricio, ha explicado que la obra se ha acortado para hacerla "más dinámica", lo que ha permitido suprimir el intermedio.

También se han modificado algunas escenas y se han cambiado los lugares de entrada y salida de algunos actores, lo que complica el trabajo de los vecinos que trabajan tras las bambalinas.

Además, este año se recupera la iglesia del monasterio de San Salvador como escenario principal, tras el paréntesis del año pasado, en el que se tuvo que desplazar el escenario a la plaza de la localidad, porque en el interior del templo se encontraba la exposición "Monacatus", de la serie "Las Edades del Hombre".

Berta Tricio ha recordado la experiencia de cambiar de escenario como "curiosa", aunque ha insistido en que es "especialmente emocionante" hacer la representación en el interior de la iglesia, que está cargado de simbología relacionada con la historia que cuenta "El Cronicón".

De hecho, en la zona del escenario se encuentra el panteón real y condal en el que descansan los restos de parte de los personajes de la obra, como los condes de Castilla don Sancho García, fundador del monasterio, y su hijo García Sánchez; y los del rey Sancho II el Fuerte de Castilla, y el rey de Pamplona Sancho el Mayor, enterrado junto a su mujer la reina doña Mayor.

En el panteón se encuentran también los restos de los infantes Alfonso, Enrique y don García, y los de doña Urraca, esposa del conde fundador de la abadía.

"El Cronicón" cuenta la historia de Castilla y la del monasterio de San Salvador durante los siglos XI y XII.

Personajes como El Cid Campeador, Sancho II el Fuerte, Sancho el Mayor de Navarra, Fernán González o doña Urraca, pasean sobre el escenario entre escenas de batallas, conspiraciones políticas, escarceos amorosos o intrigas palaciegas y cortesanas.

Berta Tricio llama la atención sobre la implicación de todo el pueblo, que se vuelca desde julio en los preparativos y ensayos.

Un centenar de vecinos se encarga del vestuario, la peluquería, la iluminación y el sonido, mientras cerca de cien más se convierten durante cinco días en actores.

Precisamente, es en el apartado de los actores donde se produce otro de los cambios destacados de esta edición.

Tras 25 años, el personaje principal, el del Conde don Sancho, no será interpretado por José Ignacio Molinuevo, que ha preferido representar esta vez un papel secundario, por lo que sigue vinculado a "El Cronicón".

El nuevo actor principal será Víctor Ibáñez, un joven que lleva desde niño desempeñando diferentes papeles en la obra.

Para Berta Tricio, es una "garantía" de que "El Cronicón" seguirá vivo muchos años, porque cada vez más vecinos que llevan años actuando van pasando el relevo a jóvenes, que en muchos casos nacieron después de la primera edición. EFE

1010207

psb/orv/ram