La Paz, 5 ago (EFE).- Los cultivos de hoja de coca, base para producir cocaína, se redujeron en Bolivia en un 7 % entre 2011 y 2012, al pasar de 27.200 a 25.300 hectáreas, informó hoy la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC).

El responsable de la UNODC en Bolivia, el italiano Antonino de Leo, dio a conocer hoy esas cifras que son parte del "Informe de Monitoreo de Cultivos de Hoja de Coca", presentado en un acto al que asistió el presidente Evo Morales.

"En 2012 hubo una reducción de 7 % en las superficies cultivadas de coca en comparación con 2011. Se trata de la continuidad de una tendencia positiva que empezó en 2011 y se confirma ahora en 2012", destacó De Leo.

Agregó que la reducción neta de la superficie de cultivos de la planta entre 2010 y 2012 fue de 19 %.

En 2005, un año antes de Morales llegase al poder, los cultivos de la coca en Bolivia eran de 25.400 hectáreas; en 2006 subieron a 27.500; en 2007, crecieron a 28.900; en 2008, a 30.500; en 2009, a 30.900; en 2010 a 31.000 hectáreas y en 2011 bajaron por primera vez en la gestión del gobernante a 27.200.

Según De Leo, el "factor principal" que está detrás de la disminución del 7 % fueron las políticas de racionalización y erradicación de cultivos ilegales, con las que en 2012 se llegó a las 11.000 hectáreas destruidas, un 5 % más que el año anterior.

Las tres principales zonas productoras de coca son los Yungas y el norte de La Paz, y el trópico de Cochabamba, el feudo sindical y político del presidente Morales, que es aún el líder de los sindicatos de cocaleros del país.

La producción total de hoja de coca en la gestión pasada fue de alrededor de 45.000 toneladas, inferior en 6 % a las 48.100 toneladas de 2011.

De ese volumen, un 41 % fue comercializado en mercados autorizados, "mientras que en el mercado no autorizado la cantidad de hoja de coca comercializada alcanzó el 59%", dijo De Leo.

Añadió que el precio de la coca bajó de 7,8 a 7,4 dólares por kilo en los mercados autorizados, si bien "estos precios promedio son altos en comparación a los años anteriores".

Según el reporte de la UNODC, el valor total de la producción de hoja de coca en 2012 fue de 332 millones de dólares, cifra equivalente al 1,2 % del producto interior bruto (PIB) nacional y al 13 % del PIB del sector agrícola.

Morales destacó las políticas concertadas que aplica el Ejecutivo para disminuir las plantaciones de coca, aunque sostuvo que "no puede haber coca cero", como pretendían gobiernos anteriores con políticas "impuestas desde Estados Unidos".

Reiteró su pedido a la comunidad internacional de que respalden a su país con mayor tecnología para mejorar los resultados en la lucha contra el narcotráfico.

La ley antidroga boliviana solo reconoce 12.000 hectáreas de coca como legales, aunque el Gobierno se ha planteado aumentar el volumen a 20.000 hectáreas para impulsar la industrialización y la exportación de productos a base de la planta, como refrescos, infusiones y cosméticos. EFE

gb/cmm