Madrid, 30 jul (EFE).- La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Felgtb) ha acogido hoy con "muchísima cautela" y con prudencia las palabras del papa Francisco en las que aseguró que él no es quien para juzgar a los homosexuales. En declaraciones a Efe, el secretario general de la Felgtb, Jesús Generelo, ha señalado que las afirmaciones del pontífice "abren una cierta vía a la esperanza pero tampoco dice nada especialmente novedoso para lanzar las campanas al vuelo". El papa aseguró en el avión de regreso ayer de Río de Janeiro a Roma: "en un lobby no todos son buenos, pero si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad, quien soy yo para juzgarla. El Catecismo de la Iglesia Católica explica y dice que no se debe marginar a esas personas y que deben ser integradas en la sociedad". Generelo ha subrayado que la doctrina de la Iglesia dice que hay que amar al pecador y odiar el pecado y que el gay no es culpable si no practica la homosexualidad, por lo que depende de dónde se ponga el acento sobre ello, si en penalizar o amar, para dar una "imagen más progresista que otra". "Es bueno que él incida en la parte positiva de que hay que respetar a los gais, pero para nosotros no es suficiente", ha afirmado el secretario general de la Felgtb, quien ha agregado que la Iglesia no puede exigir a los homosexuales que vivan en castidad "permanentemente". No obstante, ha resaltado que siempre es mejor que el papa incida en el respeto y en que él no es quien para juzgar a los gais, así como que defienda que la convivencia pacífica entre las diferentes religiones se ve beneficiada por la laicidad del Estado. "Siempre es mejor un discurso más respetuoso, pero habrá que ver realmente si eso implica pasos, porque si luego la Conferencia Episcopal Española dicta leyes y obliga a sacar los derechos humanos del currículo escolar, por ejemplo, vivimos siempre en esa dualidad de la Iglesia", ha continuado Generelo. Una opinión que ha compartido también el coordinador de Asuntos Religiosos de la organización, Aurelio Lepe, si bien ha destacado que "ya es hora" de que la Iglesia "abra las puertas a las personas LGTB", así como a que las mujeres puedan acceder al sacerdocio. "Es un gesto muy pequeño y debería evolucionar más, pero es mejor que los dos papas anteriores", ha aseverado Lepe. EFE