nuevos datos de curiosity

El lago extinto que tiene la respuesta sobre si hubo vida en Marte

Un estudio publicado hoy en 'Science' revela que el cráter Gale, antes repleto de agua, era muy parecido a los lagos terrestres

Foto:  Así sería el lago del cráter Gale, en Marte. © KEES VEENENBOS EPV
Así sería el lago del cráter Gale, en Marte. © KEES VEENENBOS EPV

El 'rover' Curiosity aterrizó en Marte hace casi cinco años, el 6 de agosto de 2012, sobre el cráter Gale. Desde entonces ha viajado por este 'agujero' formado hace unos 3.800 millones de años. Mientras el simpático robot recorre la rugosa estructura de 150 kilómetros de diámetro, va recogiendo datos para desvelar los secretos del pasado marciano. Porque Gale no siempre estuvo vacío: hubo un tiempo en el que el cráter fue un lago. Un estudio publicado hoy en la revista 'Science' en el que participan investigadores españoles ha descubierto cómo era.

"Las características químicas de sus aguas dependían de su profundidad, tal y como sucede en los lagos de la Tierra", explica a Teknautas el investigador del Centro de Astrobiología y coautor del estudio, Alberto González. Es una de las principales conclusiones obtenidas a partir de los datos geoquímicos y minerales recogidos por Curiosity, que analizó las lutitas —rocas sedimentarias porosas— del lecho del cráter durante sus primeros 1.300 días marcianos.

El lago de Gale estaba separado en dos regiones bien diferenciadas: una llena de agentes oxidantes, cerca de la superficie, y otra con reductores en la parte más profunda. Las rocas formadas en ambas secciones también diferían: mientras que en la primera surgía de materiales finos, en la segunda lo hacían granos más grandes. Una vez que el agua se fue evaporando, todas las rocas experimentaron alteraciones fruto del contacto con la salmuera cada vez más concentrada.

Las características químicas de sus aguas dependían de su profundidad, tal y como sucede en los lagos de la Tierra

Este tipo de estructura, según explica González, "proporciona hábitats variados para diferentes comunidades microbianas". Al menos, en la Tierra. Es en este punto cuando cualquier periodista científico que se precie empieza a preguntar sobre vida marciana, a la espera de un hueco destacado en la portada: "Lo único que podemos afirmar con certeza es que la ventana de habitabilidad para microorganismos mesófilos [cuyo crecimiento óptimo es entre 15ºC y 35ºC] estuvo abierta hace entre 3.800 y 3.100 millones de años", comenta el investigador. Es lo que en los titulares suele resumirse como 'podría'.

Gale nació hace unos 3.800 años y los datos recogidos por Curiosity nada pueden asegurar sobre el tiempo anterior. Aun así, González afirma que "es muy posible que muchos lugares en Marte fueran habitables para organismos mesófilos desde mucho antes, como sabemos que lo era la Tierra en esos mismos tiempos". El investigador recuerda, por ejemplo, que las investigaciones del otro 'rover' marciano, Opportunity, muestran que la llanura Meridiani ya reunía las condiciones necesarias para la vida hace 4.000 millones de años. Esta zona se volvió ácida tiempo después, cuando el lago Gale ya existía, de forma similar al río Tinto (Huelva), "que no es un lugar deshabitado".

Cambio climático marciano

El estudio publicado en 'Science' también dice que el clima de Marte cambió durante el tiempo en el que el lago de Gale existió. "Pasó de ser un entorno frío y seco a ser algo más templado y, sobre todo, mucho más húmedo", aclara González. El proceso, asegura el investigador, tuvo lugar "en cortas escalas temporales", dentro del proceso de enfriamiento a gran escala que sufrió el planeta en esa época.

Todo esto permite completar la cronología de la habitabilidad marciana. "El planeta tuvo al principio entornos habitables para organismos mesófilos en Meridiani antes incluso de que se formaran Gale y su lago; después para acidófilos en Meridiani, contemporáneos a los mesófilos de Gale; por último para halófilos y psicrófilos mucho tiempo después de que desapareciera el lago", resume González. "Nos quedan infinidad de hábitats potenciales del Marte antiguo por descubrir".

El trabajo de González no es el único que ha aparecido esta semana alrededor del cráter Gale. Un estudio publicado el martes en la revista 'Geophysical Research Letters' reveló que Marte retuvo agua líquida más tiempo del que se pensaba hasta ahora, lo que amplía el margen de cuándo podría haber existido vida en el planeta.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios