de solterón a pagafantas

El drama sentimental de Jeremy, el extraño caracol 'zurdo' que no encuentra pareja

Tras una búsqueda internacional, encontraron dos candidatos para reproducirse con Jeremy, pero estos han pasado de él y se han terminado enrollando entre ellos

Foto: Jeremy (encima), el desdichado caracol zurdo
Jeremy (encima), el desdichado caracol zurdo
Autor
Tiempo de lectura3 min

'Jeremy busca pareja' es el anuncio con el que comenzaba esta historia en el mes de octubre, propia de una comedia romántica con tintes científicos, porque Jeremy es un caracol 'zurdo': tiene una extraña malformación genética, llamada situs inversus, en la que sus órganos están en el lado opuesto de lo habitual, de forma que su concha se enrosca hacia la izquierda, en vez de hacia la derecha. Solo uno de cada millón de caracoles nace con esta malformación.

Con la intención de estudiar esta rareza, el profesor de genética evolutiva de la Universidad de Nottingham Angus Davison, descubridor de Jeremy, buscaba para él otro caracol zurdo con el que pudiese hacer migas, intimar y con suerte reproducirse y tener una bonita descendencia de caracolitos, quizá también zurdos.

Una pareja zurda para Jeremy

Davison explicaba entonces que resultaría muy interesante dar a Jeremy una pareja "para conocer si su rasgo es resultado de un desajuste en su desarrollo o es una característica hereditaria". Los caracoles, explicaba, son hermafroditas y no necesitan pareja para reproducirse, aunque prefieren hacerlo en compañía. Para Jeremy, con todo el cuerpo, incluidos los órganos reproductores, orientados al revés que la mayoría de sus congéneres, esta posibilidad se presentaba casi imposible.

Pero el llamamiento de Davison tuvo éxito, y en noviembre Jeremy encontró, no una potencial pareja, sino dos. Otros dos caracoles zurdos fueron hallados y recogidos para hacerle compañía. Jeremy viajó a Ipswich para conocer a Lefty, uno de ellos, y otro potencial compañero, Tomeu, le esperaba en Mallorca. Los tres terminaron convivendo en Nottingham. Mucho se tenían que torcer el asunto para que las cosas no terminasen en una camada de caracolitos zurdos.

Lefty y Tomeu se lo están pasando pipa (Fotos: Angus Davison)
Lefty y Tomeu se lo están pasando pipa (Fotos: Angus Davison)

Bien, pues camada hay... pero no del pobre Jeremy, que ha pasado de soltero a lo que coloquialmente se llama 'pagafantas'. Porque los dos candidatos que le buscaron han hecho migas entre ellos y se han reproducido juntos, dejando a Jeremy con la versión caracoliana de un palmo de narices.

Para entender el desenlace, hay que saber un poco más sobre la reproducción de los caracoles. Cuando dos caracoles copulan juntos, introducen dos penes en dos vaginas y pueden ejercer el papel de hembra y de macho al mismo tiempo. Los ejemplares como Jeremy lo tienen algo más difícil, porque no pueden ser macho y hembra a la vez: uno hace de hembra y el otro de macho, y luego cambian, de forma que los dos terminan preñados. Pero para ello, necesitan a otro caracol zurdo, de ahí la petición de ayuda de los científicos.

La cosa no ha salido como esperaban

Una ayuda que no le ha servido de mucho al pobre Jeremy. Los biólogos que están estudiando a estos caracoles zurdos trataron de animarles a intimar manteniéndolos durante tres meses a temperaturas bajas. La idea era forzarles a hibernar y que despertasen, digamos, juguetones, asociando la subida de temperaturas a la primavera. Y así fue, pero para Lefty y Tomeu, que intimaron más de lo previsto y desde entonces han copulado varias veces.

Jeremy hace de tripas corazón y ejerce de tío paciente con las crías de Lefty y Tomeu
Jeremy hace de tripas corazón y ejerce de tío paciente con las crías de Lefty y Tomeu

Como resultado, los científicos tienen 170 crías de caracol para analizar, pero ninguna es de Jeremy. Y, por cierto, ninguna de ellas ha nacido con la peculiaridad de sus padres. El motivo es que condición de estos animales proviene de un gen autosómico recesivo, lo que significa que es necesario recibir dos copias del gen mutado para desarrollarla.

Así que por el momento Jeremy no se ha comido una rosca, pero las cosas pueden cambiar pronto porque Lefty ha salido de escena al volver a manos de su dueño, y nuestro protagonista se ha quedado a solas con Tomeu, de forma que quién sabe. Davison asegura haber encontrado evidencias de que ambos han tratado de reproducirse. Quizá finalmente Jeremy tenga su final feliz.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios