los traficantes se ocultan en zonas remotas

El inesperado causante de parte de la deforestación mundial: la cocaína

Los ranchos de ganado o la tala ilegal son actividades que utilizan los narcos para blanquear dinero, y eso ha causado hasta el 30% de la deforestación en una década

Foto: La que liaste, Pablo Escobar... (Fotograma de la serie 'Narcos')
La que liaste, Pablo Escobar... (Fotograma de la serie 'Narcos')

Según un informe de la ONU sobre la cocaína, en el año 2014 se dedicaron 132.300 hectáreas al cultivo de arbustos de coca en todo el mundo, lo que supuso un incremento del 10% respecto al año anterior. En total, se produjeron casi mil toneladas de esta droga (un 38% más que en 2013) para los 18,3 millones de personas que la consumen.

Un problema de salud, un negocio, una amenaza para la seguridad pública... Estamos acostumbrados a considerar el tráfico y el consumo de drogas desde muchos aspectos diferentes. Quizá sea menos común considerarlo un problema medioambiental. Pero según un grupo de científicos estadounidenses, deberíamos hacerlo, ya que está detrás de la deforestación y pérdida de biodiversidad en los bosques tropicales de Centroamérica.

Y no porque el terreno se esté destinando al cultivo de coca, algo que también supone una amenaza para los bosques según un estudio realizado en Colombia, sino porque los narcotraficantes están utilizando el suelo de esos bosques para actividades relacionadas con el blanqueo del dinero obtenido ilegalmente, aseguran en un estudio publicado en Environmental Research Letters.

¿Qué hace ahí ese rancho?

De arriba a abajo: pérdida de densidad forestal anómala, densidad de carreteras y densidad de población en los países de Centroamérica
De arriba a abajo: pérdida de densidad forestal anómala, densidad de carreteras y densidad de población en los países de Centroamérica

Para extraer sus conclusiones, los investigadores utilizaron datos del programa Global Forest Change, que registra la evolución de las zonas forestales, y extrajeron de ellos patrones irregulares o anormales en el proceso de deforestación que no encajaban con los usos convencionales del suelos, que contrastaron con la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas, una fuente fiable sobre el flujo de cocaína a través de los países centroamericanos. Utilizando hasta 15 métricas pudieron dibujar y evaluar el impacto del tráfico de drogas en estos ecosistemas.

"Las comparaciones ayudaron a confirmar la relación entre la deforestación y actividades como la cría de ganado, la tala ilegal y la especulación con el suelo, actividades que los narcotraficantes utilizan para blanquear dinero en zonas forestales remotas de estos países", explica el geógrafo.

Según los cálculos de Wrathall y sus compañeros, el tráfico de drogas puede ser responsable de entre el 15 y el 30% de la pérdida forestal anual en Honduras, Guatemala y Nicaragua durante los últimos diez años, y creen que se quedan cortos. "Es muy probable que estemos subestimando la extensión de la deforestación impulsada por el narcotráfico porque solo estamos considerando los casos de deforestación extrema que no se pueden explicar de otra forma y que coinciden con puntos identificados como calientes en las rutas del tráfico de droga", explica a Teknautas Steven Sesnie, ecólogo del Servicio Estadounidense de Vida Salvaje y otro de los autores del estudio.

Entre el 15 y el 30% de la pérdida forestal

"Al parecer, una de las mejores formas de blanquear dinero ilegal es vallar enormes parcelas de bosque, talar los árboles y construirte un rancho", explica David Wrathall, geógrafo de la Universidad del Estado de Oregón y uno de los autores del estudio, en el medio Oregon Live. "Es un importante y poco reconocido factor de deforestación tropical en América Central".

Al parecer, una de las mejores formas de blanquear dinero es vallar enormes parcelas de bosque, talar los árboles y construirte un rancho

Los investigadores señalan como detonante de esta 'narcodeforestación' la política de 'guerra contra las dogas' que Estados Unidos lleva años librando en toda América. "A principios de los 2000, Estados Unidos lideró un esfuerzo antidrogas en el Caribe y México, empujando a los traficantes a trasladarse a otros sitios más difíciles de vigilar, como por ejemplo las grandes zonas selváticas de América Central", continúa Wrathall. "Un flujo de dinero procedente de la droga llego a estos sitios, y los traficantes necesitaban alguna forma de gastarlo".

Un problema que tiene difícil solución. Obviamente, terminar con el tráfico de drogas sería el mejor desenlace posible, pero eso no va a ocurrir o, al menos, no ocurrirá lo suficientemente rápido. "De hecho, cuando los esfuerzos antidroga tienen éxito, normalmente lo que hacen es empujar esta actividad a zonas más remotas que no sufrían problemas medioambientales hasta ese momento, y que entonces empiezan a tenerlos".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios