wetaca, tupperdición, minevera, apeteat

Me he pasado un mes probando webs de 'tuppers' a domicilio y ya no quiero cocinar

La vida es demasiado corta para tener que preparar la comida al llegar a casa por la noche. Estas empresas proponen una solución cómoda y sana a cualquiera que pueda pagarlo

Foto:
Autor
Tiempo de lectura7 min

Cocinar puede ser un placer, pero comer también lo es y requiere la quinta parte de tiempo. Cada vez tenemos más tiempo para viajar, salir de cañas y engancharnos a la última serie de Netflix, pero llevar una alimentación equilibrada suele escapar de nuestros planes. La idea de aprovechar esta situación para fusionar la comida preparada con el reparto a domicilio no es nueva, pero han sido empresas como Wetaca las que han puesto de moda el recibir en casa los táperes de la semana.

Descubrí la existencia de estas 'startups' hace casi un año, en agosto de 2016, cuando mi compañera Rocío habló por primera vez de lo que aquí llamamos con cariño 'apps mamá'. Desde entonces he solicitado sus servicios al menos una vez al mes. Mi reto para este artículo sobre mi vida como vago moderno es pasar cuatro semanas a base de estos táperes, con una empresa distinta cada semana. Un capricho que, adelanto, sale a unos 140 euros al mes. Para parejas y familias, donde hay más bocas que alimentar, la cocina se puede alternar y se pueden preparar grandes ollas de una vez, dudo que sea lo más indicado.

Pero por unos 30 ó 35 euros a la semana, solteros y gente que vive sola puede solucionar el problema, al menos durante una parte del mes. Por mi experiencia, acabo gastando más en una compra semanal, que luego tengo que cocinar, además de que siempre acabo por tirar algo a la basura. Como mis cenas son frugales y los fines de semana no paso por casa, no necesito más que estos cinco platos para sobrevivir hasta el viernes.

Las ventajas son mayores que los inconvenientes, sobre todo si tenemos en cuenta las alternativas. Uno, preparar algo al llegar a casa por la noche y perder un tiempo precioso que podríamos dedicar a ver 'Farscape'. Dos, comer en un restaurante de menú, lo que implica perder más de diez euros, más de una hora y, a menudo, acabar demasiado llenos. Tres, pedir algo rápido y acabar comiendo un bocadillo tres días seguidos.

Tupperdición: los platos más ricos

Los cocineros de Tupperdición hacen unos arroces para chuparse los dedos y aquí lo dejo escrito. La calidad de los platos es el punto fuerte de esta 'startup' y lo que los diferencia del resto, con unas hermosas raciones y gran variedad de recetas a lo largo del mes. Más limitado es el número de opciones semanales: sólo siete, de las que deberemos escoger cinco. Como no nos guste algo, la elección se reduce todavía más.

El reparto es el talón de Aquiles de Tupperdición. Los pedidos se aceptan hasta el miércoles a las 22:00, pero estos se entregan el lunes en cualquier punto de la ciudad de Madrid (o se recogen en tienda). La molestia es que si escoges el reparto de 11:00 a 13:00 debes enviarlo a la oficina (imposible si trabajas fuera de la M-30 o si no puedes guardar en el trabajo cinco táperes en la nevera). Si escoges el de 19:39 a 22:00 ya has perdido la comida del lunes y debes salir corriendo del curro.

La duración de los tuppers es de una semana y el abrefácil es, como en la mayoría de las empresas analizadas, inexistente: al final toca apuñalar el envase con un cuchillo, con el riesgo de salpicaduras. Desde la empresa nos explican que esto es necesario para asegurar el vacío así que, aunque molesto para el cliente, quizá sea algo necesario.

Precio: 35 euros fijos (7 euros por plato), aunque el bono de 20 platos sale por 120 euros (15% de descuento). No es posible pedir menos de cinco platos por semana.

ApetEat: come cuando quieras

"La idea me parece interesante, pero no me apetece comer de táper toda la semana ni todos los días". Quien piense algo parecido encontrará en ApetEat una alternativa muy interesante a los menús semanales de cinco platos para cinco días. En lugar de pedir antes del miércoles y recibir toda la comida de la semana entre el domingo y el lunes, aquí pedimos nuestro menú diario antes de las 11:30, que recibiremos el mismo día entre las 12:00 y las 14:00.

Las raciones son menos abundantes que en el resto de casos, lógico si tenemos en cuenta que en lugar de comer un plato podemos confeccionar un menú con entrante, plato principal, postre y pan. El problema es que la limitación del reparto a algunas zonas (ni siquiera todas) de Madrid puede ser una desventaja decisiva: mientras que en el resto de casos puedo recibir todos los platos en casa y luego llevarlos día a día al trabajo, aquí debemos recibirlos en el trabajo sí o sí. Por eso ApetEat queda (de momento) excluido para aquellos que pasamos la mayor parte de la jornada fuera de Madrid.

La fecha de caducidad en este caso depende del producto: desde dos días para las ensaladas hasta diez en el caso de los platos calientes. En cualquier caso, puesto que con ApetEat se pide día a día, no es algo tan importante como en el resto de 'startups' de esta comparativa. Y sí, abrir los táperes también es una pequeña lucha.

Precio: 9 euros el menú del día (dos platos, postre, pan, bebida no incluida), 6 euros el medio menú (un plato, postre y pan, bebida no includa). Posibilidad de pedir platos a la carta por entre 4 y 6 euros (la semana saldría por unos 35 euros).

Minevera: quince días en el frigorífico

Los fogones de Minevera están en Vigo (Galicia), pero reparten por toda España. El número de platos disponibles es grande, con quince opciones en el caso del menú de cinco días y más de 60 fuera del menú preconfigurado. El menú estándar cuenta con quince platos que cambian cada quince días para que no nos aburramos con el tiempo.

Aun así, siempre podemos hacernos uno seleccionando alguno de los otros 60 platos que, en total, no se alejaría de esos 35 euros medios. En cuanto a la calidad, y aunque la comida está buena, no nos ha enamorado tanto como los demás. En los platos probados se echa en falta algo más de elaboración: al pedir también buscamos cosas difíciles o largas de cocinar, que normalmente no haríamos en casa, como paella o lasaña, y menos 'comida de comedor' como espaguetis carbonara con nata.

El punto fuerte de Minevera es la gran duración de sus platos, algo perfecto para los que quieran pedir los cinco platos semanales pero repartírselos a lo largo del mes. Con quince días de caducidad, esta empresa gana en 'longevidad' al resto.

Precio: 35 euros fijos el menú de 5 días, aunque también se pueden pedir platos separados y otros menús.

Wetaca: el mejor en calidad-precio

Esta empresa es la que más ruido ha generado en los medios en los últimos meses y, en nuestra opinión, es la que gana a nivel general. Wetaca ofrece platos de calidad, con gran variedad dentro y fuera de la semana, por lo que es difícil aburrirse de un mes a otro. Las raciones son muy abundantes, hasta el punto de que suelen dejarme más que lleno.

El pedido debe hacerse antes del miércoles a medianoche y el reparto tiene lugar los domingos por la tarde (en una hora que se concreta en los días siguientes para nuestra mayor comodidad). También podemos recogerlos en tienda o pedir que se entreguen el lunes. El servicio está disponible en toda España, aunque en el resto de la península la entrega es el martes. No hay un número de platos mínimo, siempre y cuando la cesta supere los 22 euros.

Los táperes duran ocho días y, esta vez sí que sí, se pueden abrir sin la menor dificultad. ¡Aleluya! Esto, junto a la elaboración de los platos (sólo comparable a Tupperdición) y la comodidad de recibir el pedido los domingos por la noche hacen que esperar la caja de Wetaca al acabar el fin de semana se haya convertido en parte de mi rutina. El aumento en el número de táperes de Wetaca en la nevera de la oficina desde que comenzó el año demuestra que no soy el único.

Precio: Entre 30 y 35 euros según el pedido (el mínimo es de 22 euros).

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios