adiós a linux y cambio en la interfaz

Google Fuchsia, así será el sustituto de Android que llega a tu móvil (y ordenador)

A pocos días para la I/O, la conferencia donde Google presenta sus novedades del año, se han filtrado nuevos detalles sobre un nuevo sistema operativo para 'smartphones'

Foto:

¿Cómo sería Android si Google lo rediseñara hoy desde cero? Esa parece ser la idea detrás de Fuchsia, un proyecto de sistema operativo para móviles y ordenadores que parece rediseñar la filosofía que ha movido al sistema operativo para móviles más utilizado en todo el planeta hasta la fecha. A falta de pocos días para que se celebre la I/O, la tradicional conferencia para desarrolladores en la que Google presenta sus novedades del año y que en 2017 tiene lugar entre el 17 y el 19 de mayo, se acrecentan los rumores sobre una posible primera presentación pública.

Por el momento, todo lo que está sobre la mesa es una información publicada por Ars Technica en la que se ofrecen los primeros detalles de lo que parece ser un sistema operativo todavía en pañales. Uno de los datos más interesantes es la desaparición del kernel Linux en pos de uno desarrollado dentro de Google. El kernel es el núcleo de un sistema operativo y el que marca los límites de lo que se puede hacer con él. El hecho de que el Google Pixel funcione con el núcleo 3.18 de Linux, lanzado a finales de 2014, habla del interés de Google por tener un control completo sobre su principal herramienta de 'software'.

Según los datos a los que ha tenido acceso ArsTechnica, Fuchsia es un sistema operativo destinado a "teléfonos y ordenadores modernos con procesadores veloces y grandes cantidades de RAM". La referencia a teléfonos "modernos" puede ser un indicador de que Google esté pensando en un reemplazo para Android aunque la firma no ha hecho ningún comentario oficial por lo que todo lo que queda, por el momento, es aferrarse a los pocos datos que se han hecho públicos.

Tres pantallazos de Fuchsia en los que se puede ver la nueva pantalla de inicio, a la izquierda. (Ars Technica)
Tres pantallazos de Fuchsia en los que se puede ver la nueva pantalla de inicio, a la izquierda. (Ars Technica)

Desde que Google comenzó a desarrollar Android hasta que éste salió a la luz pasaron cinco años. Tiempo suficiente para que el sistema operativo tuviera que adaptarse a un entorno para el que no había sido pensado en primer lugar. Antes de la salida del iPhone, el proyecto estaba pensado como un sistema operativo para cámaras que luego mutó en un clon de Blackberry y que se reorientó a lo que conocemos después de aquella famosa keynote de Apple. En otras palabras: no es un sistema operativo para móviles diseñado desde cero teniendo en cuenta las necesidades de la telefonía actual.

Por ello, según ArsTechnica, Fuchsia parece ser la respuesta a esa pregunta: ¿cómo sería Android hoy si Google lo diseñara desde cero? La respuesta es un cambio en la representación de la información en pantalla. Por ejemplo, en lugar de contar con varias páginas plagadas de aplicaciones, estas se representan mediante tarjetas que se solapan unas encima de otras y que se consultan moviéndonos de arriba a abajo.

Fuchsia responde a una pregunta: ¿cómo sería Android si Google pudiera rediseñarlo desde cero?

La pantalla de inicio cuenta con una foto de perfil del usuario a la que se le suman otros datos como la temperatura y la localización. Y esta vez, sorpresa, datos como la batería o la hora no se encuentran en el extremo superior de la pantalla sino que se han trasladado al lado opuesto, justo en la base. Las aplicaciones, que en lugar de iconos son una especie de tarjetas horizontales, se pueden abrir en modo multipantalla y se pueden ejecutar hasta cuatro a la vez. Cuando una se ejecuta a pantalla completa, en lugar de ocupar todo el 'display', se superpone a las tarjetas que aparecen en la interfaz principal.

Otros aspectos del sistema operativo son más comunes como ese gestor del brillo o el volumen que se puede apreciar unos párrafos más arriba y en el que también se pueden controlar aspectos como el modo avión o la rotación de la pantalla.

El teclado ha cambiado de color. Además, Fuchsia está pensado para aprovechar el asistente de Google. (Ars Technica)
El teclado ha cambiado de color. Además, Fuchsia está pensado para aprovechar el asistente de Google. (Ars Technica)

Según uno de los trabajadores implicados en Fuchsia, no se trata "de un juguete, de un proyecto desarrollado durante nuestro tiempo libre o un proyecto del que ya no nos preocupamos". Dicho esto, parece poco probable que Google lo muestre en la próxima I/O si se tiene en cuenta que el proyecto se puso en marcha sobre febrero de 2016. Y aunque el proyecto siga viva un año después de haber nacido, nada indica que Google pueda cancelarlo en cualquier momento habida cuenta de la enorme popularidad de Android en todo el planeta.

El buscador tiene problemas para hacer llegar las nuevas versiones de Android a todos los teléfonos (una tara que no sucede con iOS en iPhone, por ejemplo) y depende de demasiadas soluciones de terceros en Android. Un sistema operativo creado de cero y con recursos nacidos dentro de Google es la mejor forma de tener el control absoluto sobre el producto final. Que lo veamos algún día en un 'smartphone' ya será otro cantar.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios