Cómo proteger su privacidad... y tu dinero

¿Tu hijo estrena su primer móvil? Trucos y 'apps' para configurarlo (y evitar sustos)

Los más pequeños reclaman ya sus propios dispositivos móviles y, por suerte, los progenitores tienen a su disposición un buen puñado de 'apps' con las que controlar su actividad

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si a día de hoy algunos bebés cogen ya un móvil o una tableta antes de dejar el chupete (para manejar ambas cosas con similar destreza), parece obvio que, más pronto que tarde, los vástagos reclamarán su propio dispositivo. Un mundo de posibilidades a su alcance que, sin embargo, encierra no pocos peligros: la mezcla de su inocencia y una conexión a internet hacen que la salvaguarda de su privacidad se antoje, cuanto menos, improbable.

No obstante, la propia tecnología móvil se encarga a día de hoy de proteger, en la medida de lo posible, la intimidad de los menores. Sin ir más lejos, la misma Google ha mostrado su compromiso con la privacidad de los más pequeños a través de su Family Link, una plataforma que permite a los padres controlar un buen número de aspectos relativos al uso que hacen sus hijos de su propio dispositivo móvil: podrán aprobar o bloquear las ‘apps’ que sus retoños descarguen de Google Play, comprobar cuánto tiempo pasan (y con qué aplicaciones) a través de informes semanales y establecer límites horarios.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

A día de hoy, padres y madres de niños menores de 13 años pueden solicitar una invitación para acceder a la herramienta creada por Google que, además, es compatible desde hace apenas unos días con los dispositivos de Apple. Por ahora la aplicación funciona solo en EEUU, pero se espera que aterrice pronto en otros países como España. No está de más anotarla y seguir su evolución para enterarse al momento de su expansión más allá de las fronteras norteamericanas.

SecureKids o Parenty bloquean ‘apps’, webs o incluso todo el dispositivo y ofrecen estadísticas para conocer cómo usa cada niño su móvil

Mientras Family Link aterriza en España, un buen número de herramientas disponibles en las tiendas de ‘apps’ permiten configurar de forma similar los dispositivos de los más pequeños, para que no se descarguen las aplicaciones que no deben o para que no accedan a páginas poco recomendadas para su edad.

Más allá de las desarrolladas por compañías de antivirus (como ESET, McAfee o Kaspersky), otras como SecureKids o Parenty permiten bloquear ‘apps’, webs o incluso todo el dispositivo, proporcionando además acceso a estadísticas para conocer al dedillo cómo usa cada niño su móvil, durante cuánto tiempo y cuáles son sus aplicaciones predilectas. Además, esta herramienta te deja controlar llamadas, facilitando la creación de listas de contactos permitidos y bloqueando las de desconocidos.

Mientras tanto, otras compañías han creado herramientas concretas para el uso y disfrute de los menores. Es el caso de YouTube y su versión para los más pequeños: una aplicación llamada YouTube Kids en la que, en principio y salvo errores en los algoritmos (que haberlos, haylos), solo deben aparecer vídeos aptos para todos los públicos.

¿Qué hay del dinero?

Más allá de la herramienta elegida para configurar el móvil, la simple compra del terminal o la elección de su tarifa de llamadas y datos son verdaderos retos para los padres y madres. Normalmente, las opciones más adecuadas serán las que supongan un menor desembolso y se ajusten lo mejor posible a las necesidades de los pequeños usuarios.

Así, a la hora de comprar un nuevo móvil, lo más habitual es optar por alguno que ronde los 100 euros (o menos), tanto por su precio como por sus características: en principio, un niño no debería necesitar grandes prestaciones en su ‘smartphone’. Optar por un móvil de segunda mano o uno reacondicionado también es una posibilidad para obtener una razonable relación calidad-precio, si bien hay que andarse con cuidado para que el dispositivo no tenga ni rastro de la actividad del dueño anterior.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

No obstante, hoy existen opciones diseñadas específicamente para los más pequeños: si bien los principales fabricantes no han dado el salto al desarrollo de ‘smartphones’ para niños, sí existen terminales que hacen especial hincapié en el control parental y cuyas características, suficientes para los menores, hacen de ellos opciones bastante asequibles.

Es el caso del Digi Go de Vtech, disponible en rosa o azul por algo menos de 90 euros. Con una pantalla de 4,3 pulgadas y una estructura pensada para resistir algún que otro golpe, el móvil tiene una memoria de 4 gigas ampliable hasta los 36 y permite configurar de forma sencilla el control parental incluido en el dispositivo de fábrica.

Otra opción es el Kurio Phone, un dispositivo de algo más de 100 euros creado por una compañía que ha centrado su actividad en el desarrollo de dispositivos tecnológicos para los menores, desde tabletas a ordenadores, pasando por relojes inteligentes. En el caso de su ‘smartphone’, cuenta con un sistema que permite filtrar webs y aplicaciones para bloquear aquellas que no sean aptas para los más pequeños, monitorizar la ubicación del dispositivo y limitar las llamadas que se realizan desde el terminal.

¿Y las tarifas?

En cuanto a las tarifas, las operadoras españolas carecen hasta la fecha de paquetes pensados exclusivamente para los más pequeños. Así, los padres suelen optar por tarifas económicas, preferiblemente sin coste de establecimiento para las llamadas, sin permanencia ni consumo mínimo o, directamente, por tarjetas de prepago con las que los más jóvenes de la casa puedan aprender a controlar el consumo.

A día de hoy, algunas tarifas como la Cero de MásMóvil o la LOL de Tuenti se encuentran entre las mejores opciones a la hora de escoger un paquete para los más pequeños: llamadas a cero céntimos el minuto y un giga de internet por 5 euros en el caso de la primera y 30 minutos gratis y un giga de internet por 6 euros en el caso de la filial de Telefónica.

En cualquier caso, con independencia del terminal y la tarifa escogida, lo más importante sigue siendo proteger la privacidad de los más pequeños cuando tienen un dispositivo conectado a internet entre sus manos. Educar a nuestros hijos en el uso responsable del móvil es la clave, pero un poco de control parental con ayuda de aplicaciones tampoco está de más.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios