conflicto de intereses a la vista

Bomba de relojería de Google: prepara su propio bloqueador de anuncios en Chrome

Google estaría preparando un bloqueador de anuncios propio integrado en Chrome para recuperar parte del negocio perdido en publicidad. El problema: crearía un conflicto de intereses

Foto:

Google está considerando introducir su propio bloqueador de anuncios en Chrome, el navegador que tiene más del 60% de cuota de mercado a nivel mundial. De confirmarse la noticia, adelantada por el diario 'Wall Street Journal', sería un pequeño bombazo en el sector de publicidad 'online' por dos motivos principales: primero, dada la cuota de Chrome, puede tumbar el negocio de millones de páginas cuyos ingresos dependen casi exclusivamente de la publicidad 'online'; y segundo, y más importante, ¿va a bloquear Google sus propios anuncios o va a poner trabas a sus rivales y dar luz verde a su red de publicidad?

Según han confirmado varias fuentes, la idea de Google es crear un bloqueador propio integrado en Chrome que funcione tanto en dispositivos móviles como en ordenadores. Vendría además activado por defecto. El plan, sin embargo, podría generar un claro conflicto de intereses para la compañía, ya que gran parte de sus ingresos (60.000 millones de dólares el año pasado) provienen de la publicidad 'online'. ¿Cómo solucionar la disyuntiva de qué tipo de anuncios bloquear y cuáles dejar pasar?

La idea inicial apunta a bloquear solo los anuncios definidos como 'inaceptables' por la conocida como Coalition for Better Ads, un grupo encargado de establecer estándares para la industria entre cuyos miembros están la propia Google o Facebook. Según este grupo, "anuncios inaceptables" serían 'pop-ups', vídeos cuyas imágenes o sonido se reproducen automáticamente o anuncios con contadores que impiden ver el contenido detrás hasta que no han pasado unos segundos.

Si Google decide bloquear ese tipo de anuncios, habrá que ver también cómo lo hace. Una opción que el buscador está barajando es bloquear todos los anuncios de una página que muestre este tipo de publicidad 'inaceptable', en lugar de solo los anuncios individuales. Si opta por la primera opción, el 100% de la publicidad de una página quedaría bloqueado.

Puede parecer un movimiento contradictorio por parte de Google pero, en realidad, es más bien defensivo

Puede parecer un movimiento contradictorio por parte de Google pero, en realidad, es más bien defensivo. El sector de bloqueadores de anuncios no para de crecer, especialmente en el móvil. Como señala el WSJ, el 26% de internautas en EEUU utiliza algún tipo de bloqueador en sus ordenadores. Muchas de estas aplicaciones de hecho cobran a las páginas web para que el 'software' no bloquee sus anuncios. Y Google es uno de los que pagan a compañías como Eyeo GmbH para que sus anuncios pasen los filtros y se muestren a usuarios.

En otras palabras, el buscador necesita recuperar el control sobre su propio negocio, control que ha ido cediendo en parte a los bloqueadores durante los dos últimos años. El problema es que un movimiento así tendría enormes implicaciones para el sector de publicidad 'online' en su totalidad. ¿Globo sonda de Google o plan real? Pronto saldremos de dudas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios