VARIOS AGENTES NOS CUENTAN SU EXPERIENCIA

Los policías españoles, 'vendidos' ante el cibercrimen: "Somos pocos y nos ningunean"

Los cuerpos policiales españoles están hartos: tienen pocos medios para luchar contra el cibercrimen y consideran que sus propios compañeros, e incluso los jueces, les boicotean

Foto: Foto: EFE/Cati Cladera.
Foto: EFE/Cati Cladera.

"Estamos hartos. No damos abasto, muchos jueces no tienen ni idea y muchísimos compañeros nos tratan como si fuésemos policías 'de segunda' y nos boicotean el trabajo. Esto te lo puedes esperar de un político o de un delincuente, pero no de quien se supone que está aquí para ayudarte". Estas son las palabras de un agente de la Policía Nacional que prefiere mantener su anonimato para contarnos la que, a su juicio, es una situación insostenible: "Ningún cuerpo policial en España tiene los medios ni el apoyo suficiente para investigar delitos 'online'. Tenemos más trabas en nuestra propia casa que fuera".

No es la única voz que denuncia esto. A día de hoy, la inmensa mayoría de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado (CFSE) en España cuentan con agentes dedicados al cibercrimen que aseguran a este periódico trabajar en un entorno insuficiente y con multitud de boicots internos. Un compendio de problemas para un sector que, según el último estudio del Ministerio del Interior, tuvo que abordar nada menos que 60.154 delitos 'online' en 2015.

Para la elaboración de este reportaje hemos contado con el testimonio de seis agentes policiales de los CFSE que se dedican a luchar contra el cibercrimen: dos policías nacionales, un mosso d'esquadra, dos guardias civiles y un extrabajador de la Policía Nacional. Todos ellos, consultados por este periódico de manera aislada e independiente, coinciden en señalar tres problemas a los que se enfrentan a diario dentro de su propia casa: la falta de medios, el ninguneo profesional por parte de sus propios compañeros y la falta de formación judicial en estos delitos.

1) "No damos abasto"

La primera queja hace referencia a la capacidad de los propios agentes a la hora de combatir el cibercrimen. "Literalmente, no damos abasto", nos cuenta un mosso d'esquadra. "Está claro que nunca vamos a poder llegar a todo, como cualquier otra unidad, y que algunos de los delitos 'online' son casi imposibles de detectar y de solucionar. Pero otros muchos sí se podrían abordar, y ahí es imposible llegar".

Un policía nacional incide en la falta de medios: "Cada vez hay más delitos de este tipo, es uno de los crímenes que más crecen cada año. Hay dinero presupuestado, pero la mayor parte del problema está en que apenas hay agentes dedicados a esto. Somos casi los mismos que hace cinco años, estamos desbordados y los delitos no paran de aumentar".

Delitos 'online' cometidos en España en 2015. Fuente: Ministerio del Interior.
Delitos 'online' cometidos en España en 2015. Fuente: Ministerio del Interior.

Los datos corroboran la tendencia: según el propio Ministerio del Interior, los cibercrímenes en nuestro país van aumentando a un ritmo aceleradísimo, con unos índices de crecimiento de entre el 15% y el 20% anual. "Y no hay que ser muy listo para saber que van a seguir creciendo muy rápido", añade el agente de la Policía Nacional.

Para un compañero suyo, las consecuencias son evidentes: "No podemos solucionar la mayoría de los casos que nos llegan. Y si a una persona le entra 'malware' que le roba las fotos privadas del ordenador, poco o nada se puede hacer, pero a otras les estafan por internet, o le roban dinero de sus cuentas, o sufren extorsión, o amenazas... Y muchas veces no es que no podamos esclarecer el delito, es que ni siquiera podemos llegar a abordarlo. Somos cuatro gatos en esto y estamos en bragas. Es increíble que esta tipología de delitos, que está entre las que más crecen, sea casi la que menos recursos tenga en proporción".

2) "Nuestros compañeros nos boicotean"

Hay una acusación que se torna, si cabe, más polémica: la de los agentes policiales que se dedican a investigar este tipo de delitos y que, según denuncian, sufren todo tipo de desprestigios y boicots por parte de sus propios jefes y compañeros.

"Los que trabajamos con delitos 'online' somos policías 'de segunda'", nos asegura un policía nacional. "Los compañeros que llevan media vida aquí e investigan otros asuntos nos ningunean constantemente. Hay policías que no saben ni encender un ordenador, y para ellos estos delitos son tonterías a las que no hacen ni caso. Y nos boicotean: no nos dejan acceder a recursos, imponen cualquier cosa suya antes que la nuestra, nos tratan con superioridad...".

Hay policías que no saben usar un ordenador, pero cuando hay que ir a la TV a hablar de delitos 'online' salen los primeros

Pero a veces la cosa va más allá, según nos cuenta un guardia civil: "Lo peor es cuando un delito 'online' toma relevancia y sale en los telediarios o en los periódicos. Ahí, en vez de dejarnos trabajar a nosotros y llevar la operación, se meten entre medias, cogen todo lo que hemos hecho y se ponen ellos al frente sin tener ni idea. Así pasa, que luego salen en los medios hablando y dicen cualquier burrada que se les pasa por la cabeza".

"Es un ninguneo constante", asegura un extrabajador de Policía Nacional. "Es como si te dijeran: 'Muy bien, chiquitín, pero ahora que la cosa se pone seria, vamos a ocuparnos los mayores'. En muchas ocasiones los agentes están vendidos ante estas cosas. Luego la gente se queja de que si la Policía o la Guardia Civil se dedica a detener a tuiteros, pero muchos no saben las presiones e intromisiones que sufrimos cada día en nuestra propia casa".

Este periódico se ha puesto en contacto con portavoces del Cuerpo Nacional de Policía en repetidas ocasiones para conocer su versión sobre estas quejas y testimonios, sin obtener de momento una versión oficial al respecto.

3) "Los jueces no están preparados"

Hay otra lucha que los diferentes agentes policiales se ven forzados a librar a diario: la del entendimiento por parte de los jueces de este tipo de delitos y de las diligencias oportunas para que las investigaciones puedan salir adelante.

"La mayoría tienen buena intención", nos reconoce el segundo guardia civil, "pero es que no tienen ni idea. Siguen trabajando como hace treinta años. Es una cuestión de mentalidad: a muchos no les entra en la cabeza que los tipos de delitos han cambiado y que hay que adaptarse a eso".

Muchos jueces no entienden que los delitos han cambiado y hay que adaptarse

Hay todo tipo de casos, según el extrabajador de Policía Nacional: "Algunos jueces directamente pasan del cibercrimen, es como si lo considerase un delito de segunda categoría. Pero otros directamente es que no saben ni de qué les hablas: a lo mejor un agente les dice que hay que localizar la IP de un usuario y preguntan qué es eso de la IP. No son todos, pero sí demasiados. Los que no tienen interés, pasan totalmente; y a los que lo tienen se les da formación, pero muy por encima. Se ven obligados a sacar tiempo de donde sea para formarse por su cuenta".

La situación no parece menor ni aislada. Todos los agentes consultados en este reportaje coinciden en que sus quejas no residen en hechos puntuales, sino en una situación permanente y sin apenas visos de mejora. Todo ello en un contexto que tiene una tendencia evidente: los delitos relacionados con el cibercrimen no paran de aumentar en España. Y, según denuncian estos agentes, los cuerpos policiales de nuestro país cada vez tienen menos recursos para luchar contra ello.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios