para jugones, cinéfilos, todoterreno...

Todo lo que debes saber antes de comprar un monitor para tu ordenador

Hay una serie de conceptos básicos a la hora de buscar información sobre ellos, y según el uso que les demos habrá que invertir más o menos dinero

Foto:

Sea en el trabajo o en casa, para ver una película o para jugar a un videojuego, no vale cualquier modelo. Hablamos de los monitores de ordenador, esas pantallas más grandes o más pequeñas y cuyo tamaño es precisamente una de las variables que no se puede desdeñar a la hora de comprarlo o reemplazarlo: no es lo mismo si apenas usamos el ordenador para ocio que si trabajamos como diseñadores gráficos.

No es cuestión de dejarse la vista en ellos, tampoco. Igualmente, no todos los presupuestos son iguales. Por ello, hoy hablaremos de los mejores monitores y en qué debemos fijarnos a la hora de seleccionar uno. ¿Cuál se adapta a tus necesidades?

Algunos conceptos

De la misma manera que cuando compramos un televisor, el tipo de luz es muy importante. Puede haber monitores LED (cuya fuente de luz son ledes) y OLED (los píxeles son diodos que generan la luz), si bien los más asequibles y populares son los de tecnología LED. También 4K, 5K y UHD, pero a estos solo se les saca el máximo rendimiento con un ordenador lo suficientemente potente.

Hay que tener en cuenta dónde va a estar colocado el monitor, para ajustar el tamaño que vamos a comprar. Es decir, si va a estar muy pegado a nuestra cara, igual no compensa uno de 28 pulgadas, pero si va a estar alejado (por ejemplo, instalado en la pared o a cierta distancia para ver películas y vídeos) sí que podríamos apostar por uno mayor. Antes de adquirirlo o de empezar a mirar opciones, midamos también el espacio del que disponemos para descartar un excesivo ancho.

La luz de un monitor es importante: puede haber monitores LED (cuya fuente de luz son ledes) y OLED (los píxeles son diodos que generan la luz)

Además, cuando consultes las diferentes opciones de monitores, verás el concepto de resolución en píxeles, es decir, cuán nítida será la imagen de la pantalla. Para profesionales de diseño y trabajadores o amantes del cine será necesaria una resolución mayor, pero esta no será tan importante para los ordenadores de una oficina. Hoy en día se suele considerar que, como mínimo, para operar sin forzar demasiado la vista, ha de ser de 1920 x 1080 píxeles.

También te puedes encontrar con un concepto llamado tipo de panel, que hace referencia a la calidad de imagen. Se considera que el IPS es el de mejor calidad, pero también el más caro y con peores tiempos de respuesta. Asimismo están el TN y el VA, que se parece al TN: mejora la calidad de imagen, pero eleva su tiempo de respuesta.

El uso que le vas a dar o la distancia a la que va a quedar de tu rostro son algunas de las consideraciones que debes tener en cuenta a la hora de escoger monitor. (Imagen: Samuel Huckins | Flickr)
El uso que le vas a dar o la distancia a la que va a quedar de tu rostro son algunas de las consideraciones que debes tener en cuenta a la hora de escoger monitor. (Imagen: Samuel Huckins | Flickr)

Por último está la ratio de aspecto. Dicho de otro modo: si el monitor es más cuadrado o más rectangular (panorámico). Esto interesará sobre todo a los fans del cine, ya que si no compramos un monitor panorámico probablemente veamos las películas con las clásicas bandas negras por encima y debajo. Uno de los formatos más populares es el 16:9, de tipo panorámico. Probablemente esta característica solo te interese para usos profesionales o ver películas.

Además de esos conceptos, debes fijarte en algunas características físicas. Por ejemplo, el número de conectores y su naturaleza (HDMI, USB, USB Type-C…) o un pie de monitor que te permita ponerlo más alto o más bajo y variar su ángulo. Lo primero te interesa especialmente si quieres conectar el monitor a equipos cinematográficos, como un DVD; lo segundo, si son varias personas las que van a utilizar ese ordenador y desean ajustarlo.

Para casa o la oficina

Seguro que deseas un tamaño lo más grande posible y a un buen precio y que pueda servir para navegar por Facebook y ver una película. Sin embargo, algo de 18,5 pulgadas está más que bien para un uso casero o intensivo de trabajo. Para ello, por ejemplo, tienes un modelo de la marca V5 de 1366 x 768 píxeles por apenas 66 euros a través de vendedores de Amazon. De tecnología LED y con 16,78 millones de colores, es también ideal para ciertos cinéfilos y trabajadores creativos (editores, fotógrafos, músicos…).

Un monitor de 18,5 pulgadas está más que bien para un uso casero o intensivo de trabajo

La compañía LG también tiene monitores de ordenador. Un modelo asequible de 19,5 pulgadas, que puede servir para la oficina o para casa, es el 20M38A-B.AEU (81 euros en Amazon), de tipo TN. Con una resolución de pantalla de 1600 x 900 píxeles, cuenta con dos puertos USB.

Si buscas una VA (porque te interesa un mejor tiempo de respuesta), algo más de tamaño y te puedes permitir gastar algo más, una opción atractiva podría ser el BenQ GW2270H (99 euros en Amazon), de 21,5 pulgadas (1920 x 1080 píxeles) y con 2 puertos HDMI.

Diseñadores y fotógrafos: burro grande...

Aquellos que usen el ordenador para labores como fotografía, diseño gráfico o edición de vídeo probablemente quieran un monitor (o dos) de gran tamaño y algo mejor que las opciones anteriores. Las alternativas se encarecen en estos casos, pero es cuestión de investigar bien, conociendo a la vez nuestras necesidades.

El Philips BDM3270QP2/00, un monitor para profesionales exigentes (y con presupuesto). (Imagen: Philips)
El Philips BDM3270QP2/00, un monitor para profesionales exigentes (y con presupuesto). (Imagen: Philips)

Por ejemplo, el Philips BDM3270QP2/00 (505 euros en Amazon) servirá a los profesionales más exigentes: 32 pulgadas, 2560 x 1440 píxeles y hasta 4 puertos USB. Es una pantalla LCD con retroiluminación LED, altavoces incluidos y puertos DVI-D y DisplayPort. Según el fabricante, dispone de 1074 millones de colores. Además, se puede ajustar en numerosas posiciones e incluso colocar de manera vertical

Cinéfilos de pro

Algunos de los monitores de los que te hemos hablado podrían pasar perfectamente la prueba de los mejores cinéfilos, pero hay otros modelos que no podíamos dejar de reseñar. Por ejemplo, el LG 29UM68-P, de 29 pulgadas y pantalla de 2560 x 1080 píxeles. Su aspecto panorámico (la ratio es 21:9) es ideal para ver las películas como si se estuviera en el cine. Su precio, eso sí, puede tirar para atrás: 289 euros en Amazon. Ahora bien, también te puede servir para disfrutar de videojuegos, así que considera esta opción si tienes presupuesto.

No es lo mismo que tu propia sala de cine, pero con un buen monitor también puedes disfrutar de las películas en tu despacho.
No es lo mismo que tu propia sala de cine, pero con un buen monitor también puedes disfrutar de las películas en tu despacho.

Otro modelo, si eres una de esas personas que quiere ver pelis en 3D en casa, es el ASUS ROG Swift PG248Q (477 euros en Amazon). Este Full HD de 24 pulgadas y ratio 16:9 es compatible con el NVIDIA 3D Vision 2, apto para reproducir contenidos tridimensionales, también videojuegos.

Y ya que hablamos tanto de videojuegos, centrémonos ahora en los ‘gamers’, que ahí también hay tela que cortar.

Monitores para jugones

Si bien un monitor IPS es el tipo más común, los jugones deben optar por un VA o su hermano TN, ya que la capacidad de respuesta y refresco es mayor. Aquí las pulgadas son muy importantes. Por ejemplo, puedes optar por un BenQ ZOWIE RL2755, de 27 pulgadas y resolución 1920 x 1080 píxeles (279 euros en Amazon) y con un marco que reduce los reflejos con el objetivo, según el fabricante, de no distraerse. BenQ también asegura que el tiempo de respuesta es 0, en tiempo real, ideal para los jugones que no aguantan ni un milisegundo de retraso.

27 pulgadas que se pueden girar 90 grados: así son el AOC G2460PF y el AOC G2770PF (Imagen: Amazon)
27 pulgadas que se pueden girar 90 grados: así son el AOC G2460PF y el AOC G2770PF (Imagen: Amazon)

Este modelo tiene 2 puertos HDMI, pero para puertos los que tienen el AOC G2460PF y el G2770PF (277,92 euros el primero y 387,92 euros el segundo), de 24 y 27 pulgadas respectivamente. A saber: 2 USB, VGA, DVI, DisplayPort… El tiempo de respuesta es de 1 milisegundo, la resolución de 1920 x 1080 y la frecuencia de refresco de 144 Hz. Con altavoces integrados, llama mucho la atención que se pueda girar hasta 90 grados y colocarlo en posición totalmente vertical, una característica por la que también puede interesar a diseñadores gráficos o fotógrafos.

Y si tu presupuesto es desorbitado y quieres tirar la casa por la ventana, tienes modelos con pantalla curva, como el LG 34UC98-W, una bestialidad IPS de 34 pulgadas (3440 x 1440 píxeles) y ratio 21:9, 5 milisegundos de refresco de imagen o los más variopintos puertos (dos USB 2.0, dos HDMI, dos Thunderbolt…). Una preciosidad para trabajar y ver películas. ¿Su precio? 816 euros en Amazon. Ahora bien: ¿es lo que necesitas o es puro capricho? SI tu respuesta es la segunda, quizá te convenga volver al inicio y quedarte con alguna de las opciones económicas que te hemos propuesto.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios