navega como si estuvieras en el extranjero

Desde ver Netflix en EEUU a proteger tu datos: así puedes montar tu red VPN

Contar con una herramienta que enmascare tu dirección te permite acceder a algunas ventajas así como proteger tu seguridad en internet

Foto:

Navegar enmascarando nuestra localización, ver el catálogo de Netflix de otro país, saltarnos bloqueos regionales, tener acceso a tiendas de aplicaciones de otros países. Las ventajas que nos ofrece una red privada virtual (VPN por sus siglas en inglés) son generosas a poco que el usuario tenga unas nociones mínimas de informática. En la actualidad, varios servicios gratuitos (y especialmente de pago) han puesto al alcance de cualquiera esta opción para que ocultar nuestra identidad.

Una red VPN enmascara los datos del usuario de manera que este navega de manera privada por lo que, en líneas generales, es una red abierta. Cuando navegamos desde casa, le estamos diciendo al mundo que lo estamos haciendo desde nuestro piso, convenientemente geolocalizado, pero, si tiramos de una de estas redes podemos decirle a la red que estamos en cualquier lugar del globo.

Privacidad, seguridad, anonimato y ausencia de geolocalización son algunas de las ventajas de utilizar una VPN. Lo que sucede al utilizar una de estas redes es que el usuario encripta todos los datos que envía al servidor que gestiona esa red, lo que añade una capa adicional de seguridad. Estos son los casos en los que una red VPN te puede ser útil.

Navegar desde el extranjero

Si quieres ver una película que sólo está disponible en un país o acceder a un canal de televisión que no se puede ver desde el extranjero, una red VPN es la solución a tus problemas. Al hacerlo, estarás navegando como si estuvieras dentro de esas fronteras por lo que podrás consumir el fútbol que se emite en abierto en el Reino Unido si logras camuflar tu conexión.

Netflix ha sido especialmente insistente a la hora de bloquear VPNs. Para acceder al catálogo de Estados Unidos hay que armarse de paciencia

Ojo, si quieres navegar en el catálogo estadounidense de Netflix, el más completo de todo, ten en cuenta que la plataforma es especialmente quisquillosa con el uso de estas redes y que te va a dar problemas cada poco tiempo.

Añadir seguridad a una conexión pública

¿Conoces la diferencia entre navegar en una dirección que usa el protocolo HTTP y otra que tenga el HTTPS? A grandes rasgos, la primera es más insegura ya que los datos de conexión no están encriptados. Con una VPN te aseguras de que tus datos viajen siempre en un canal seguro.

Evitar restricciones de tu operador

Puede suceder que tu proveedor de internet tenga algunos servicios capados o que, como ha sucedido en el pasado, haya determinados portales o plataformas que no tengan una velocidad acorde a la tarifa que tienes contratada. Si también quieres que tu proveedor no sea capaz de obtener información acerca de tus hábitos de navegación, una VPN es la forma de mantener esa información fuera de sus límites.

Saltarte controles gubernamentales

Ciertos países imponen restricciones a ciertos portales y es conocido el control que se ha ejercido sobre la red en situaciones puntuales (en Turquía han sido habituales las restricciones en las redes sociales cuando han sucedido atentados). Contar con una red privada que se salta esas restricciones geográficas permita acceder a contenidos que, de otra manera, no están disponibles para los residentes en dicha comunidad.

El uso de una VPN aumenta nuestra privacidad al navegar.
El uso de una VPN aumenta nuestra privacidad al navegar.

Para disfrutar de todas estas ventajas no es necesario ser un manitas con el teclado. Muchas de las soluciones que pululan la red tienen sencillos tutoriales para implementarlas. Estas son algunas de las más populares.

Unblock.us

Por cinco dólares al mes, o 50 dólares al año, esta es una de las opciones más sencillas a las que puedes tener acceso. La web te ofrece instrucciones precisas para alterar las DNS de aquellos dispositivos desde los que quieras navegar de incógnito para que lo configures a tu gusto, ya sea en un PC, un móvil, una tableta o un televisor. Una vez hecho, gestionar la VPN es tan fácil como hacerlo desde tu propia cuenta de usuario, lugar en el que podrás escoger desde qué país quieres navegar.

NordVPN

Una de las opciones de cabecera, NordVPN no guarda ningún registro de sus usuarios así como las IPs de sus suscriptores. Si se ha convertido en una de las opciones más populares es por el uso de un método de encriptado bastante robusto que mezcla diferentes capas de encriptado.

Turquía ha restringido el acceso a las redes sociales en alguna ocasión.
Turquía ha restringido el acceso a las redes sociales en alguna ocasión.

Por si no fuera suficiente para proteger la privacidad de sus usuarios, NordVPN también te permite pagar en Bitcoin. El precio es algo superior al de Unblock.us: 11,95 dólares al mes y 69 al año. En este enlace, en inglés, tienes las instrucciones para instalarlo en todo tipo de equipos y sistemas operativos.

Hide.me

La tercera y última opción que proponemos también se mantiene al margen de la información de sus usuarios. Pero a diferencia de NordVPN, en Hide.me tenemos una prueba gratuita que nos permitirá probar el servicio además de contar con diferentes planes en función de las funcionalidades que queramos incluir. El más económico, de 5,42 dólares al mes, sólo permite una conexión y 75GB de transferencia de datos mientras que el premium, por 11,67 dólares al mes, ofrece hasta cinco conexiones simultáneas y descarga ilimitada de datos.

En este enlace, también en inglés, tienes las instrucciones para configurar la red tanto si lo quieres hacer directamente con una aplicación (el método más sencillo) como si quieres utilizar algún protocolo específico (IKEv2, OpenVPN, Softeher, SSTP, L2TP/IPsec o PPTP).

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios