llega a españa la 'app' sueca vida

Médicos en tu móvil por 20 euros la consulta

Una aplicación permite hablar con un doctor por videoconferencia, describir nuestros síntomas y hasta recibir receta en caso de ser necesario

Foto: (Vida)
(Vida)

Gracias a internet podemos reducir al mínimo nuestras salidas al exterior y el contacto directo con otros seres vivos. El móvil nos basta para pedir comida a domicilio, llamar a un taxi, comprar un libro y hasta hacer que nos recojan la colada en casa. Vida, una aplicación de origen sueco que arranca esta semana en España, permite recibir atención médica desde el 'smartphone', sin apenas espera, a cambio de 20 euros por cada consulta. En Teknautas ya hemos probado la experiencia de hablar con un doctor con una 'app'.

Para probar Vida [iOS, Android] sólo hay que instalar la aplicación y registrarnos introduciendo una dirección de correo electrónico y un número de móvil. La 'app' nos informará de cuánto tenemos que esperar para la siguiente consulta —unos diez minutos—, aunque también podemos programar una más adelante. Tras decir si la cita es para nosotros o para un hijo menor de 16 años, podemos introducir nuestros síntomas —escogidos de una lista o escritos por nosotros— y hasta adjuntar una fotografía si fuera necesario. También debemos explicar si sufrimos alguna alergia o estamos tomando algún tipo de medicamento.

Buscar una segunda opinión, recibir atención en vacaciones y no tener que salir de casa son algunas de sus aplicaciones más interesantes

Si seleccionamos uno de los síntomas sugeridos por la aplicación, esta nos guía a través de preguntas relacionadas que ayuden al médico al comenzar la consulta. Por ejemplo, si escogemos "fiebre", podremos añadir desde cuando la sufrimos, si nos duele la garganta o la cabeza, si tenemos tos, si hemos estado en el extranjero... La 'app' también advierte de en qué situaciones es mejor que acudamos a un hospital.

Una vez descritos nuestros síntomas, deberemos esperar cerca del móvil a que sea el médico el que nos llame por videoconferencia. Como nosotros estamos fuertes como un roble hemos aprovechado para preguntar a la doctora Bárbara Díaz cómo se puede diagnosticar a un paciente sin auscultarlo. Según ella, un profesional puede indicarnos cómo debemos palparnos o qué pasos debemos seguir. Al acabar la visita virtual —la primera es gratis, el resto cuesta 20 euros sin importar el tiempo— podremos recibir una receta en caso de necesitar algún medicamento que la requiera.

¿Por qué pagar 20 euros pudiendo ir al centro de salud más cercano? Díaz, como el resto de compañeros de Vida, compagina este trabajo con su labor en la Seguridad Social y considera que existen muchas situaciones de interés, "aunque no sea la primera opción". Buscar una segunda opinión, solucionar un problema durante las vacaciones —en España o en el extranjero—, conseguir atención cuando estamos demasiado mal para salir de casa, hablar con un médico cuando un niño pequeño enferma de noche... son algunos de los casos en los que puede resultar útil.

6 millones de euros, 200 médicos, 60.000 pacientes

Vida nació hace dos años en Suecia de la mano del joven Johannes Schildt, y hace unas semanas comenzó su andaduras en Noruega. El tercer país escogido, por curioso que resulte, ha sido España. Hemos hablado con el cofundador de la 'startup', que ha recibido más de 6 millones de euros de financiación, aprovechando su visita a nuestro país.

"Entre el cuarenta y el cincuenta por ciento de las enfermedades se pueden diagnosticar sin problemas a distancia", asegura Schildt, que pone como ejemplo la gripe, los resfriados y los eczemas. En Suecia, Vida —que allí se llama Kry, 'sano'— tiene más de doscientos médicos asociados que pasan consulta a más de 60.000 pacientes. En España, la plataforma arranca con ocho doctores, seleccionados por la empresa, cuyo número irá aumentando. Además, aunque el horario en su país natal alcanza la medianoche, de momento aquí 'cierra' a las diez.

Schildt explica que han escogido España para expandirse, en lugar de continuar por otros países escandinavos, por la similitud de sus sanidad pública. "Son sistemas parecidos, buenos, pero donde a veces hay que esperar demasiado". Por veinte euros es posible ahorrar colas por culpa de un sarpullido y "disminuir los costes" para el Estado. Gracias a 'apps' como Glovo podemos incluso pedir a alguien que vaya a la farmacia por nosotros.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios