PRESIDENTE DE AUVSI ESPAÑA

"La NERTRA representa un cambio que pondrá a prueba a las naciones"

Superar la brecha NERTRA (Nueva Era del Transporte), que ya se está gestando, requiere esfuerzo, concentración, asignar bien los recursos y planificación estratégica

Foto:

"La planificación estratégica y el mercado no están reñidos, pueden ser concordantes y regulados por las mismas normas de libertad de acción. Si no vamos a ningún sitio, nunca se llega. ¿Y por qué no se llega? Porque no vamos".

Ángel Alonso es catedrático de Ingeniería de Sistemas en la Escuela de Ingenierías de la Universidad de León, es autor de 'Idolatría en la matemáticas' y prepara un nuevo libro, 'Vebor, la salida del laberinto'. Su pasión como investigador es automatizar el conocimiento. Además, preside el capítulo español de Auvsi, y Auvsi es quien convoca el evento Diálogo 2017, cuyo propósito es favorecer el despliegue de la NERTRA (Nueva Era del Transporte).


PREGUNTA. Como presidente de Auvsi España, ¿qué se espera en Diálogo 2017?

RESPUESTA. Sería un gran éxito si tras el evento todo el sector tuviera claro que se debe apostar por la conducción transparente y cooperativa y todo lo que supone. Daremos un paso de gigante y serviría para acelerar el despliegue de la NERTRA. Por nuestra parte, en la apertura del evento, liberaremos un documento, 'Hoja de indicaciones', en el que trabajamos desde hace tiempo y que será de mucha utilidad para nuestro propósito.

P. Repite insistentemente que estamos en un momento crítico...

R. Sí. Tecnológicamente crítico. Las sociedades se la juegan y si nos despistamos o nos dormimos, pagaremos un precio altísimo en términos de desarrollo, capacidad adquisitiva y calidad de vida, es así de sencillo y grave. En muy poco espacio de tiempo, se puede fraguar una distancia de varias generaciones para coger el tren de la NERTRA. No es nada fácil constituir y construir la cadena de valor que te permite ser parte activa y generadora de soluciones NERTRA.

P. ¿Qué pasa con los drones?

R. Sirvieron de banderín de enganche para la opinión pública. Eran populares por su importancia en las misiones militares. La gente sabía de ellos por los telediarios y la prensa y, a continuación, se hicieron populares, con fines recreativos. Eran un banderín de enganche. Son la anécdota. La parte sustantiva es el papel de los no-tripulados en las actividades profesionales, y muy pronto en el transporte de mercancías y pasajeros. Eran útiles para abordar el tema. Al principio, nos costaba mucho hablar de conducción autónoma y de transporte no-tripulado.

P. Pero cada vez hay más restricciones en el uso de los drones con fines recreativos.

R. Es lógico. Son juguetes un poco peligrosos. La rotación de las hélices, a tanta velocidad, aun tratándose de minidrones, puede hacer daño. Y después está el tema de la maldad, del uso malicioso de los juguetes. Se puede hacer mucho daño y ser usados con otros fines, por ejemplo, criminales. Afortunadamente, no abundan los criminales o terroristas. Es lógico que se exija un registro y es lógico que se tomen precauciones.

P. ¿La movilidad, entonces, es el principal objetivo a resolver?

R. Claro, claro. Esa es la batalla y ya se puede hablar de ello. La automatización de la movilidad es decisiva porque incluye, sí o sí, la automatización de todas las actividades económicas. En España, nos hemos despistado un poco al respecto. Y no solo España. En todos los países, incluso más avanzados que nosotros, existen importantes capas de la acción productiva, incluso institucional, muy reactivas a la automatización. La movilidad para nuestra especie y nuestra forma de vivir y organizarnos es estratégica. Es irrenunciable, y su automatización significa un giro brusco con un fortísimo impacto antropológico, sobre nuestros hábitos y costumbres.

P. ¿Cómo serán los cambios?

R. Habrá mucho más autotransporte. Plataformas planas, muy cómodas, plegables para jóvenes, y biciclos y triciclos eléctricos para todas las edades. Ya sabemos mucho sobre motores embebidos en las ruedas. Desaparecerán los coches tal como hoy los conocemos. Descenderá el estrés y aparecerán nuevos fenómenos, como la emergencia de la aviación ligera en vuelos de baja altitud realizando misiones de transporte de mercancías y pasajeros. La aviación ligera será un fenómeno masivo, preferentemente, de despegue vertical. Se producirá, también, un reverdecimiento de la navegación costera.

P. ¿Con contaminación o sin contaminación?

R. Estamos hablando en todos los casos de electromovilidad. Sin motores de explosión o combustión. El reparto de puerta a puerta estará muy automatizado y aparecerán vehículos muy especializados. Llevarán a bordo en algunos casos un operador, quizá sentado en un lateral, para entregar y servir pedidos. La carga estará automatizada, la salida y entrada de la mercancía en el vehículo de forma automatizada producirán un asiento en alguna base de datos y dispararán distintos procedimientos. Estamos hablando de realidades. No es cháchara. Aparecerán nuevos conceptos de vehículo, por ejemplo, el contenedor inteligente y rodante.


P. ¿Qué pasará con los coches?

R. Los coches particulares no tripulados, por supuesto, se reservarán para distancias superiores a los 100 kilómetros. El resto será transporte colectivo. Si usted quiere ir al pueblo, cogerá su microbús, que vendrá a recogerle a la puerta de casa y le dejará en la puerta de su otra casa. Así será. Los ancianos, los niños, los jóvenes, los que no conducen, ahora mismo, necesitan conocer personas o tener familiares con motor de explosión para satisfacer sus necesidades de movilidad.

P. Ustedes hablan constantemente de tráfico transparente, ¿a qué se refieren?

R. El tráfico que conocemos es opaco y somos poco conscientes de ello. El vehículo depende de la voluntad de su conductor, exclusivamente, y anuncia sus intenciones, con el sentido de su marcha y con intermitencias. Nada más sabemos. No sabemos si se está durmiendo, si va despistado o si cambiará repentinamente de opinión con cualquier excusa, racional o irracional. En la conducción autónoma, no tripulada, la que se defenderá en Diálogo 2017, los vehículos hablan con otros vehículos y les indican sus intenciones y previsiones, hablan con sus operadores y lo hacen con la red (que representa a la comunidad).

P. El tráfico estará controlado…

R. Esa es precisamente la propuesta de Auvsi España, automatizar el tráfico, el control del tráfico. Nuestra propuesta es crear un espacio automatizado multicontexto para vehículos, aeronaves y embarcaciones. Esto es una red de consistencia (RdC), terrestre, dedicada a dar asistencia a nuestras necesidades de movilidad, por tierra, mar y aire, una red en tierra y en nuestras aguas jurisdiccionales. Una red que tendrá varios centros de control y centros de control distribuidos, pero con una base de datos común, homogénea y coherente. Cada ciudad tendrá su centro de control desagregado con su específico rango de intervención. El tráfico, el transporte en su conjunto, de personas y mercancías, estará tutelado, organizado, será previsible y nos proporcionará una liberación desde el punto de vista de la recuperación de tiempo personal.

P. ¿Estamos condenados a la automatización?

R. La respuesta es sí. Un sí categórico. La experiencia histórica nos instruye. Desde la primera Revolución Industrial, todo lo que se ha podido automatizar se ha automatizado. El transporte ya lo podemos automatizar. Se está haciendo y se culminará el proceso. Es imparable. No se puede impedir o evitar. Si usted tiene que montar un armario, esos de muchos tornillos, y no tiene un atornillador automático... No quiero estar cerca. Lo hará si no tiene más remedio, pero tendrá que emplear 10 vez más de tiempo. La automatización del tráfico afectará a todas las actividades.

P. Si es tan bueno, entonces, ¿dónde está el problema?

R. Hay tres tipos de problemas. El primero se deriva de que si alguien, unilateralmente, no automatiza el transporte, no puede interactuar con los que sí lo han hecho. El otro problema es que desaparecen puestos de trabajo en determinadas actividades y se crean, más abundantemente, en nuevas actividades. Y un tercer problema, y no pequeño, es que hay que organizar la transición del transporte opaco, el actual, al transparente. La convivencia entre ingenios precisos, muy solventes y conductores no del todo previsibles es compleja.

P. ¿Qué puestos de trabajo nuevos se crearán? Hábleme de ello.

R. No será necesario sacarse el carné de conducir, pero sí el de operador de ingenios. Los usuarios tendrán que familiarizarse con los nuevos interfaces y aprender a operar con ellos. La industria del automóvil quiere añadir electrónica a sus ruedas, y la de la electrónica, al revés, añadir ruedas a su electrónica. El peso de la electrónica y la electricidad en los nuevos ingenios subirá muchos enteros. La electromovilidad experimentará un crecimiento explosivo. La tecnificación de los viales, representa, asimismo, un nuevo fondo de comercio, también lo es la existencia de un EAmu (espacio automatizado multicontexto) o los laboratorios de inteligencia artificial y la tecnificación de las mercancías. Habrá que crear de nueva planta una nueva industria para atender la masificación de la aviación ligera, y nuevos astilleros para atender la demanda de un nuevo florecimiento de la navegación costera… Están implicadas todas las ingenierías y la cadena de valor que genera con su reguero de profesionales y mano de obra. Si nos despistamos, el horizonte será seguir fabricando motores de explosión que nadie quiere. No hay que perder de vista que la industria española de componentes y equipos es líder mundial. Ha demostrado mucha flexibilidad, es muy eficiente, y es a esa a la que tenemos que proteger y que puede ser la gran beneficiaria de los cambios si no se despista.

P. ¿De verdad es tan peligroso despistarse?

R. Lo es, y no es una broma. A la brecha digital, se unirá la brecha NERTRA, y estamos hablando de que podemos acumular distancias de varias generaciones. No es lo mismo ser usuario pasivo de una tecnología que crearla o desarrollarla y ser capaz de interpretarla cabalmente. Las cosas no caen del cielo. Tenemos mucho trabajo por delante y muy duro.

P. ¿Y los partidos, son sensibles a lo que usted propone?

R. No lo sé. Imagino que sí. No veo muchos voluntarios con afán de apostarse frente al futuro y dejar que le atropellen. Si acaso, noto desconcierto y quizá derrotismo, falta de confianza en nuestras fuerzas. Auvsi España acordó remitir el 'Manifiesto NPM ØØØ+' a toda la clase política nacional y autonómica. Me refiero al Nuevo Patrón de Movilidad Triple Cero Más, concordante con la NERTRA. CERO Contaminación, CERO Siniestralidad, CERO Embotellamiento y +Rd/h (renta disponible por habitante). Nuestro afán era popularizarlo y hacerles partícipes de los cambios que se avecinan. Nosotros, se lo digo, estamos muy ilusionados y esperanzados, por eso trabajamos.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios