UberX está disponible solo en madrid

Uber regresa a España con conductores privados y los taxistas en pie de guerra

"Intentarán retorcer la legalidad vigente para buscar su espacio en el transporte", denuncia Jesús Fernández Matellanes, vicepresidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid
Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Ha vuelto. Uber opera de nuevo en España, en concreto en la ciudad de Madrid desde esta misma mañana, y lo hace fiel a sus principios, con una agresiva política de precios. "El precio para los trayectos medios en Madrid será un 30% inferior al de los taxis y hasta un 40% en desplazamientos al aeropuerto", certifica Yuri Fernández, portavoz de la firma.

El modelo de negocio que la aplicación va a implantar en España es el mismo que ya explicamos en Teknautas a finales de 2015. Funcionará bajo la marca UberX y el servicio lo prestarán conductores profesionales con licencia VTC (vehículo de transporte con conductor). Según Uber, su modelo de negocio se va a ajustar a la legalidad vigente. La firma se prepara ante la más que probable reedición de su primer conflicto con el sector del taxi.

Uber asegura que va a ofrecer precios hasta un 30% más baratos que los taxis dentro de la ciudad y hasta un 40% inferiores para ir al aeropuerto

Estos últimos ya avisan de que no van a pasar ni una infracción por alto: "Les demandaremos en cuanto detectemos una actividad que no sea legal. Entendemos que su forma de operar está dentro de la ley porque, si no, no podrían ofrecer el servicio. Pero intentarán retorcer la legalidad vigente para buscar su espacio en el transporte". Las palabras son de Jesús Fernández Matellanes, vicepresidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, que recuerda que el colectivo también ha demandado a Cabify, aplicación que opera bajo unas normas similares a las que utiliza Uber a partir de hoy.

UberX es la nueva cara de la aplicación de transporte. (Uber)
UberX es la nueva cara de la aplicación de transporte. (Uber)

Uno de los puntos de la discordia que van a enfrentar a Uber con los taxistas es la exclusividad que tienen los segundos para captar clientes en la calle. Según Matellanes, un conductor VTC no puede estar en la calle en el momento de ir a buscar a un cliente sino que debe hacerlo desde su domicilio fiscal. Uber se defiende y asegura que la modificación en la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres aprobada el pasado 18 de diciembre elimina esa restricción: según el nuevo texto, el conductor solo deberá estar estacionado antes de iniciar un nuevo servicio, y el único lugar en el que no podrá hacerlo será en una parada de taxis.

Lo que no estará disponible, por el momento, es la política de precios dinámicos que ha caracterizado los trayectos de Uber y que se rigen por las leyes del mercado. "Necesitamos tener un histórico de datos para ofrecerlos", argumenta el portavoz de la aplicación. Desde la Federación Profesional del Taxi, ya avisan de que la práctica no les parece adecuada: "Son una empresa y quieren ganar dinero. El que paga es el usuario, por mucho que digan que les importa mucho. Fijan su precio en función de la oferta y la demanda y se han dado casos en los que han multiplicado el precio por 10 o por 20 mientras que nosotros tenemos unas tarifas que las fija la Administración".

Madrid, única ciudad con suficientes vehículos

¿Por qué aterriza Uber en exclusiva en la capital? La respuesta es sencilla. "Hay más licencias que en cualquier otra ciudad de España", admite Fernández. El portavoz de la aplicación opina que la ciudad es la única con una flota de vehículos lo suficientemente numerosa (aunque no ha querido revelar el número de conductores que a partir de hoy trabajan para la firma) como para mantener un buen servicio con unos precios bajos y unos tiempos de espera aceptables.

Que Uber pueda llegar a Barcelona no parece una solución factible por el momento. Según Fernández, la capital catalana no cuenta con el suficiente número de licencias de conductores profesionales como para prestar su servicio.

Madrid es la ciudad de España que tiene más conductores profesionales. La cifra asciende alrededor de las 2.000 licencias por las 16.000 de taxis

Cada conductor con licencia VTC que trabaje para Uber tendrá que abonar una comisión del 25% de cada trayecto, aunque no tiene exclusividad ni está obligado a trabajar un mínimo de horas al día ni en un horario determinado.

En ese aspecto, la aplicación se aleja del modelo de UberPop para acercarse al de Cabify, con quien va a competir de manera directa. El hecho de contar con conductores VTC impone unas obligaciones al vehículo que presta el servicio (debe tener menos de 10 años de antigüedad o medir más de 4,60 metros de longitud).

Las protestas contra Uber también han llegado a América Latina. (EFE)
Las protestas contra Uber también han llegado a América Latina. (EFE)

Preguntado al respecto, el CEO de Cabify, Juan Ignacio García, da la bienvenida a la plataforma 'online': "Estamos satisfechos de que haya competencia porque es lo mejor para el consumidor y porque nos hace trabajar y ponernos las pilas". García insiste en que Cabify seguirá trabajando para ofrecer "una oferta bastante única con un servicio diferencial". 

Ese servicio diferencial es el que pretende imitar Uber después de que el primer modelo de negocio, el que permitía que cualquier conductor ejerciera de taxista, acabara suspendido por un juez: "Quizá no fue una decisión muy acertada presentar el producto más vanguardista que teníamos en ese momento en un contexto regulatorio como el español", recuerda el portavoz.

"Que nos den más libertad"

Víctor fue taxista durante nueve años. Harto de las condiciones laborales -"no tenía vida, vivía en el taxi"-, decidió comprar dos licencias VTC hace un año a las que sumó otras dos que adquirió su esposa. "He cambiado por la clientela que hay en uno y en otro servicio. En el taxi hay demasiadas cosas que funcionan mal, comenzando por la gestión del ayuntamiento", se queja.

Este taxista de la capital es uno de los que, a partir de mañana, prestarán el servicio UberX en Madrid. "Soy autónomo y voy a probar con Uber. Primero unas horas al día, a ver cómo funciona", explica.

Las licencias VTC cuestan entre los 18.000 y los 25.000 euros, según Víctor. La de taxi se encuentra cerca de los 150.000

Frente al coste de una licencia de taxi -"cerca de unos 150.000 euros", explica Víctor-, las VTC son algo más asequibles. "El precio ronda entre los 18.000 y los 25.000 euros. Es lo que pagué yo", explica este antiguo taxista. Las cambiantes condiciones del sector son responsables, en parte, de la fluctuación. Con la nueva ley, un autónomo que quiera contar con una licencia VTC necesita disponer de una flota de siete vehículos, mientras que en el momento en que la compró Víctor, no había un número mínimo.

Al conductor no le preocupa que la entrada en vigor de UberX pueda granjearle enemistades porque ya se ha topado con taxistas hostiles. "Vas al aeropuerto y te insultan, te dicen que eres ilegal. Lo mejor que puedo hacer es montarme en el coche e irme. ¿Qué hago? ¿Me pego con ellos?", bromea. 

Pero el conductor sí que reclama un marco regulatorio menos restrictivo que acabe con algunos de los tradicionales puntos de disputa entre colectivos. "Tendrían que darnos más libertad y más derechos", lamenta. Entre esos derechos, señala la prohibición de poder recoger a clientes en un aeropuerto, aunque acata la de no admitir a clientes a pie de calle. "Prefiero saber a quién llevo en el coche: sé su nombre y el trayecto está pagado de antemano", certifica. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Rogue One: A Star Wars Story – Final Trailer
Def con Dos - España es idiota (videoclip oficial)
F1 Toto Wolff and Lewis Hamilton Message | Stronger than Ever in 2017

ºC

ºC