postales con un disco pegado en la cara trasera

Postales sonoras: el WhatsApp del siglo XX que funcionaba con mensajes de voz

Los recuerdos de los lugares de vacaciones o los anuncios publicitarios no se escribían, sino que se dictaban a un micrófono y se reproducían en casa
Foto: No podías escribir en ellas. Sin embargo, no hacía falta: tu voz iba en un disco
No podías escribir en ellas. Sin embargo, no hacía falta: tu voz iba en un disco

Hace años que no escribes una, pero todavía te las encontrarás en las tiendas de recuerdos de muchos monumentos o lugares turísticos. Las postales son un clásico que poco a poco ha ido desapareciendo de nuestra forma de comunicar. Una imagen pintoresca a un lado de la cartulina y al otro un mínimo espacio para escribir un mensaje, un remitente y colocar un sello. En ocasiones, tardabas tú menos en volver a ver a la persona a la que escribiste que la postal en llegar.

Con el correo electrónico y los teléfonos móviles, ya pocos usan postales. Una foto mandada por WhatsApp para poner a todos los dientes largos y unas simples palabras (“estamos bien”, “mira qué chulo”) ya es suficiente. Las imágenes se han sustituido también por los vídeos. Hasta podemos mandar una nota de voz.

Varias empresas desarrollaron, durante los primeros años del siglo XX, una tecnología para crear postales sonoras que se escuchaban en los gramófonos

Pero ya estaba todo inventado. A comienzos del siglo XX, hubo empresas visionarias que observaron que aquellos trozos de cartulina con imágenes de monumentos podían tener algo más que unas tristes palabras. Quizá unas vistas cinematográficas fueran más aparatosas, y no todo el mundo tenía un cinematógrafo en su casa. Un gramófono era más popular. Dicho y hecho.

Fonopost, Sprechende Postkarte, Talking Card, Phonopost, Carte Postale Parlante… Fueron muchos los nombres con los que se conocieron las postales sonoras, trozos de cartón o celuloide duros con una una ilustración en una cara y un disco pegado en la otra. En los primeros años de la centuria ya se anunciaban en Alemania como una invención “histórica” que permitía cantar y palpar la música.

Las postales se grababan en casa y podían escucharse luego en casa del remitente.
Las postales se grababan en casa y podían escucharse luego en casa del remitente.

En aquella época se experimentó con varios materiales, ya que el papel ordinario era demasiado ligero para pegar los discos. El celuloide fue otro de los elegidos, a pesar de que era flexible (se prefería algo más de rigidez) y caro. Sin embargo, el celuloide transparente era un material ligero que no encarecía demasiado los costes de franqueo y permitía fijar el disco con facilidad sobre otra imagen.

Mensajes 'secretos'

Por aquellos años, varias compañías francesas vendían gramófonos capaces de grabar sonido en postales preparadas para ello. De hecho, había quien alababa en la prensa este nuevo invento como una forma de mantener el secreto de la correspondencia, ya que los mensajes solo serían escuchados por quien tuviera un gramófono compatible.

Alemania incluso manufacturaba postales para exportar a Estados Unidos. En el país norteamericano, y a diferencia de Europa, se utilizaron en un principio más para propósitos publicitarios, bien para marcas de tabaco o incluso para elecciones a gobernador. Muchas ilustraciones se diseñaban allí y se mandaban a tierras germanas para ser impresas en el soporte. De allí regresaban al país del tío Sam para ser vendidas.

Los discos también fueron publicitarios, como este de una marca de tabaco.
Los discos también fueron publicitarios, como este de una marca de tabaco.

Max Thomas, fabricante de maquinaria fonográfica a comienzos del siglo XX, describía así el invento: “Ha sido propuesto para permitir a las personas, cada una de ellas provista de un gramófono, conversar la una con la otra enviando a través del correo una postal o carta compuesta de papel o celuloide”.

Thomas comercializó hasta 80 postales distintas con canciones, allá por 1905, en Gran Bretaña. Sin embargo, también se podían dictar mensajes de cariño, amor o amistad para el remitente. Incluso, han llegado hasta nuestros días postales con mensajes vacilantes: hay una de una joven española en la que se oyen las dubitativas “no sé qué decir” o “me lo estoy pasando muy bien”. Las típicas frases que escribirías en una postal.

La Gran Depresión hizo que estas tarjetas casi desaparecieran, pero las postales sonoras regresaron varias veces (si es que alguna vez se fueron). En 1953, una compañía soviética produjo tarjetas plegadas que se podían abrir, mientras que de los discos de surco de 78 revoluciones por minuto se pasó a los de 45 o 33. En los años sesenta, Japón también produjo sus propios discos. Mientras tanto, en Polonia se llegaron a producir grabaciones pirata de pistas de música occidentales.

El fotomatón que usó Elvis

En aquellas décadas hubo incluso una especie de fotomatones insonorizados donde la gente podía grabar sus mensajes y mandarlos luego por correo postal. Hablamos de las cabinas Voice-O-Graph, que se colocaban cerca de lugares turísticos, aeropuertos y estaciones de tren y cuyo funcionamiento era muy simple: se introducía una moneda y se recitaba el mensaje delante de un micrófono mientras una serie de luces indicaban los segundos que quedaban. Tras ello, el disco era expulsado, ya preparado para mandar por correo. Sin embargo, aquí no había cartulina con la que mandarlo: el sobre era obligatorio.

Se dice que hasta Elvis Presley usó máquinas parecidas a las Voice-O-Graph para grabar sus maquetas (el cantante diría que las utilizó para mandárselas a su madre). Además, muchos conocieron recientemente estas máquinas y sus notas de voz gracias a un anuncio navideño de Apple en el que una joven recuperaba un viejo disco en el que había cantado su abuela:

Las cintas magnetofónicas, las grabadoras portátiles y ahora las grabadoras de voz de los teléfonos móviles hicieron desaparecer a estas postales con un disco pegado. Aunque todavía hubo un revival en 2007: una compañía de Glasgow, en Reino Unido, producía postales con vídeo o música escocesa. Por 1,25 libras (1,61 euros), cualquiera se podía llevar a casa una pintoresca imagen con motivos escoceses y un DVD con imágenes de la región. ¿Novedoso? En absoluto: los discos pegados al cartón ya llevaban cien años viajando a los hogares.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

La estación de las mujeres - Trailer subtitulado en español (HD)
Steve Jobs Discurso en Stanford Sub Español HD
Incendio en la isla portuguesa de Madeira

ºC

ºC