Tasa de bits, Estabilizador, sensor, sonido...

Todo lo que necesitas saber al elegir un 'smartphone' para grabar vídeo

Si eres de los que utiliza el 'smartphone' para hacer vídeos sin parar, es importante que tenga una buena cámara. Esto es todo lo que necesitas saber para escoger la mejor
Foto: (Foto: Corbis)
(Foto: Corbis)

A pesar de que son muchos los que utilizan la cámara de su móvil para grabar vídeos con la misma o mayor frecuencia con la que hacen fotos, los fabricantes no suelen dar pistas sobre las prestaciones con las que la cámara de sus productos registran imágenes en movimiento. De hecho, es posible llevarse sorpresas tan desagradables como que un terminal de alta gama no sea capaz de grabar vídeo con sonido estéreo, como sucede con los iPhone.

Por eso es importante informarse sobre las características de la cámara de un producto a la hora de filmar imágenes. No debemos fijarnos sólo en las cosas que se indican en la publicidad a bombo y platillo. Por ejemplo, es importante saber que aunque dos teléfonos sean capaces de grabar vídeo con resolución 4K eso no quiere decir que la calidad de imagen que obtengan sea idéntica.

Si el fabricante no proporciona ciertos datos debemos recurrir a medios y foros especializados que sean fiables. En nuestra opinión una de los mejores sitios es el medio GSM Arena. En los concienzudos análisis que hacen de teléfonos suelen hilar muy fino al analizar la captura de imágenes y proporcionan gran cantidad de datos extraoficiales.

Tasa de bits

(Foto: Corbis)
(Foto: Corbis)

Uno de los aspectos que más nos debería importar es la tasa de bits que la cámara del teléfono es capaz de capturar al grabar vídeo. Ese dato nos una idea más aproximada de la calidad con la que se muestran los detalles de la imagen. Por ejemplo, el Xianomi Mi4 graba vídeo 4K con una tasa de bits de 40 Mbps, muy por debajo de los 55 Mbps que permite grabar el Sony Xperia Z5 con esa misma resolución.

Aunque el hecho de que el 'smartphone' incorpore grabación de vídeo 4K siempre es una buena noticia, pues la tasa de bits con esa resolución es superior a la que se obtiene grabando vídeo Full HD. Por lo que si vemos un vídeo 4K en una pantalla con resolución Full HD el vídeo siempre se verá mejor que si lo hubiésemos grabado con resolución Full HD.

Para comprender mejor a que se debe esto basta con tener en cuenta que el Panasonic Lumix DMC CM-1, uno de los teléfonos mejor preparados para grabar vídeo, registra las imágenes en Full HD con una tasa de bits de 20 Mbps a 30 fps. Muy por debajo de la cifra de 50 Mbps que el mismo aparato logra al grabar imágenes 4K capturando la mitad de imágenes por segundo, 15 fps.

Estabilizador de imagen

Otro de los aspectos fundamentales para decantarnos por un teléfono que logre grabar vídeo es saber qué tal funciona el estabilizador de imagen. Pues este componente será fundamental para lograr imágenes que no bailen en la pantalla cuando nos movemos. Lo ideal es que el modelo que utilicemos disponga de un estabilizador óptico para la grabación de vídeo.

Es importante leer la letra pequeña sobre el estabilizador porque algunos teléfonos cuentan con ese componente, pero no funciona con vídeo

Es importante leer la letra pequeña del fabricante sobre este aspecto porque algunos teléfonos cuentan con ese componente, pero no funciona con la grabación de vídeo. Un caso bastante significativo en este sentido es el del iPhone 6 Plus, cuyo estabilizador sólo funciona al hacer fotos. Aunque Apple enmendó eso en el iPhone 6s Plus.

Incluso parece que en los próximos meses veremos una pequeña lucha por mejorar este componente. En este vídeo podemos observar la efectividad del estabilizador óptico de cuatro ejes del Xianomi Mi5 frente al estabilizador óptico de dos ejes del iPhone 6s Plus.

También hay que tener en cuenta que en el terreno del vídeo la estabilización digital de las imágenes funciona mucho mejor que a la hora de hacer fotos. De hecho sorprende por ejemplo la efectividad del estabilizador de imagen por software que emplea el Sony Xperia Z5 al grabar vídeo.

(Foto: Corbis)
(Foto: Corbis)

Algo que debe a que la gran resolución de su sensor, 23 megapíxeles, permite utilizar los píxeles sobrantes, unos 15 al grabar con resolución 4K, para compensar el movimiento. Una estrategia similar a la que emplea Microsoft en el Lumia 950. Este móvil combina la estabilización óptica con la digital logrando que se puedan grabar vídeos sin que prácticamente se registren vibraciones al sujetar el teléfono con las manos.

Sensor y objetivo

Aunque eso no debe llevar a confundirnos pensando que a mayor resolución mejor calidad de imagen obtendremos. Pues ni mucho menos todos los fabricantes emplean la tecnología de sobremuestreo que usa Sony en el Xperia Z5. Al igual que en el terreno de la fotografía el tamaño de los fotodiodos del sensor de imagen será clave para obtener vídeos con buena calidad, sobre todo al grabar con poca luz.

También importa la luminosidad del objetivo que usemos. El del Galaxy S7, con una luminosidad de f/1.7, es ideal para filmar en condiciones de baja luminosidad. La razón es la misma que al hacer fotos: se hace menos necesario aumentar la sensibilidad ISO, algo que provoca ruido y pérdida de definición en la imagen. Los objetivos luminosos de teléfonos como el Lumia 950 o de los LG G4 y LG G5 son también idóneos para la grabación de vídeo con poca luz.

El sonido

No hay nada más decepcionante a la hora de grabar un vídeo y reproducirlo en un monitor o televisor con un buen sistema de sonido que comprobar que el audio es nefasto. De hecho, este es uno de los principales puntos débiles de los teléfonos móviles al grabar vídeo. Por eso es importante observar con lupa las tecnologías que incorpora un móvil para registrar el audio que acompaña a las imágenes.

El iPhone sigue grabando sonido en mono. Algo imperdonable: la mayoría de terminales de gama media y alta ya permiten grabar sonido en estéreo

En este sentido hay que aplaudir la herencia de Nokia en los Lumia de Microsoft. Desde el Nokia N8 el apartado de la grabación del sonido en vídeo ha estado muy por encima de la competencia. El Lumia 950 incorpora cuatro micrófonos, algo que le permite capturar el sonido con mucha más fidelidad que otros teléfonos.

El iPhone por ejemplo sigue grabando sonido en mono. Algo que resulta imperdonable para un teléfono de su categoría, pues la inmensa mayoría de terminales de gama media y alta permiten grabar sonido en estéreo. De hecho, para grabar audio de cierta calidad con un iPhone se hace casi imprescindible usar un micrófono externo. Aunque también es cierto que esto es importante con muchos otros teléfonos.

Aunque en el apartado sonoro también es importante conocer la frecuencia de muestreo. Lo ideal es que sea de 48 kHz. Un valor que encontramos en el Xperia Z5 o en el Lumia 950. También la tasa de bits con la que se graba el audio es clave y hay diferencias importantes: desde los insuficientes 81 Kbps con los que graba el iPhone hasta los 256 Kbps de teléfonos como el Samsung Galaxy S6 hay una enorme diferencia.

Velocidad de grabación

Aunque resulta muy espectacular que un teléfono sea capaz de grabar imágenes a cámara lenta a 120 o 240 fps, más importante es que sea capaz de captar imágenes velocidad normal pero con un tasa de fotogramas por segundo de 60 fps. Como sucede por ejemplo con la última generación del iPhone.

Además de que aumenta la tasa de bits por segundo que se captura, la grabación a 60 fps logra mostrar mejores imágenes si aparecen objetos moviéndose a gran velocidad. Por contra el aumento en la velocidad de grabación de imágenes hace que al filmar con poca luz haya que aumentar la sensibilidad ISO. Por lo que aumenta el nivel de ruido y las imágenes se pueden ver más oscuras.

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

También hay que saber que la grabación a 60 fps a día de hoy está limitada a grabar vídeos con resolución Full HD. De momento ningún fabricante se ha atrevido a implantar esa velocidad con vídeos de resolución 4K, probablemente porque se dispararía la cantidad de memoria que ocuparía cada vídeo, la batería se resentiría enormemente y el procesador tendría que hacer un esfuerzo extra para alcanzar esa tasa.

Otros aspectos a tener en cuenta

A pesar de todo lo explicado hasta aquí siempre hay que intentar ver imágenes grabadas con el dispositivo que nos interesa. Si no tenemos acceso al terminal siempre podemos recurrir a Youtube, que está plagado de vídeos realizados con toda clase de móviles. Ver imágenes grabadas con un aparato es fundamental para comprobar que tal se ha realizado el procesado de la imagen.

Algunos fabricantes pueden enmendar o destrozar las propiedades de la cámara con el software de procesado de imagen. Aspectos como la fidelidad del color o el nivel de detalle tienen mucho que ver con esto. Apple por ejemplo suele hacer bastante bien los deberes en este apartado, mientras que otros fabricantes tienden a meter la pata.

También conviene comprobar que tal funciona el zoom digital. Recurrir a esta función suele ser estar prohibido en fotografía para no destrozar la calidad de imagen final, al grabar vídeo sus efectos pueden ser menos catastróficos o incluso no percibirse un deterioro en la imagen. Algo que por ejemplo sucede con el Lumia 950 al aplicar un zoom de dos aumentos en plena grabación.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

El sentido de las lágrimas de Djokovic
Crisis in Six Scenes Season 1 – Sneak Peek
Un perro llamado dolor (Luis Eduardo Aute)

ºC

ºC