PLD space y bloostar

Los jóvenes que conquistarán el espacio con cohetes 'made in Spain'

Dos firmas, una en Alicante y otra en Barcelona, trabajan para ser las primeras capaces de lanzar satélites desde suelo español con tecnología propia
Foto:

Quieren traspasar la línea de Kármán —ese punto, a 100 kilómetros de altura, donde comienza el espacio— y quieren hacerlo con tecnología 100% española. Raúl Torres es el CEO de PLD Space, una firma con sede en Alicante que trabaja para que su primer cohete lo consiga en 2018. José Mariano López Urdiales lidera Zero2infinity, una compañía que está enfrascada en el desarrollo de un globo y un cohete que sean capaces de lanzar satélites a la órbita terrestre.

Ambos son pioneros en un campo en el que la ausencia de regulación y de una industria establecida les han permitido colocarse en la primera posición de la parrilla de salida del sector espacial. Los dos desarrollan su propio cohete y tienen una fecha similar, 2018, para demostrar que la suya no es una tarea imposible.

Torres, de 28 años, es optimista respecto al cumplimiento de los plazos. Lo es porque, desde 2013, ha logrado varios hitos que considera esenciales para lanzar el primer cohete, llamado Arion 1, pensado para vuelos suborbitales. "Tenemos 40 millones de euros en preacuerdos de lanzamiento con empresas tanto para vuelos suborbitales como orbitales", explica a Teknautas por teléfono Raúl Torres. El Arion 2, capaz de poner cargas en órbita, no está previsto hasta 2021 e incluso planea un vuelo a la Luna para 2023.

El responsable de PLD enumera esos hitos que le permiten ser optimista: "En enero de 2015 construimos un banco de pruebas para motores de combustible líquido en Teruel. En julio de 2015 se hizo un ensayo del primer motor de cohete de este estilo. Sentamos un precedente en Europa porque es el único que puede prestar este servicio para el lanzamiento de pequeños satélites". El último es un acuerdo de colaboración surgido con el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), para hacer pruebas en ese banco situado en Teruel.

Primeras pruebas en 2016

Bloostar todavía tiene que cumplir una hoja de ruta que le permita demostrar que posee la tecnología necesaria para sacar adelante el proyecto en el que trabaja. Un proyecto que consta de dos vehículos, un globo que puede colocar diferentes tecnologías en órbita —"repetidores de comunicaciones, drones, lanzadores de satélites y hasta paracaidistas como el de Red Bull", explica Urdiales— y un pequeño cohete con 13 motores capaz de situar pequeños satélites hasta en órbitas de 600 kilómetros.

"Vamos a lanzar los primeros vehículos de prueba este año aunque no tenemos un calendario ni vamos a hacerlo público", explica Urdiales. El equipo de Zero2Infinitiy está en pleno proceso de contratación, cada vez más enfocado en ofrecer los primeros resultados a los potenciales clientes, los fabricantes de satélites.

"Cuando fundé la compañía, en 2009, pensamos en un sistema para llevar personas al espacio pero el mercado nos ha pedido otra cosa. Es frecuente y no somos el único caso. Virgin Galactic empezó fuerte con el turismo y tenía el apoyo de celebrities, pero ahora sólo hablan de poner en órbita pequeños satélites", razona Urdiales.

El objetivo de Zero2Infinity pasa por desarrollar la tecnología necesaria que les permita ser operativos en 2018. La firma cuenta con el apoyo de Michael López Alegría, el astronauta de origen español. En el acto de presentación de la firma en Madrid, el pasado mes de noviembre, ilustró el panorama en el que se enmarca la compañía: "Existe un vacío en Europa. Nadie quiere liderar la industria comercial espacial. ¿Por qué no puede hacerlo España?"

Hacia una NASA a la española

Rafael García del Poyo, abogado del bufete Osborne Clarke y experto en temas de legislación espacial, explica a Teknautas que existe un "cierto debate" sobre la creación de una Agencia Espacial Española. "Sería una herramienta útil para poner en práctica una estrategia que coordine el sector espacial de manera eficiente para los intereses públicos y privados", explica.

Urdiales es pesimista respecto a la intervención del Estado en material espacial: "Sería positiva porque, si se hace bien, podría atraer inversión. Pero temo cuando regulamos en España porque, en general, ya se sabe lo que sucede".

Una Agencia Espacial Española “sería útil para coordinar el sector espacial de manera eficiente para los intereses públicos y privados“

Fuentes del sector consultadas por Teknautas reconocen que la situación de España es beneficiosa por muchos motivos. En Europa ya existen agencias espaciales gubernamentales, además de la ESA, siendo la del Reino Unido un ejemplo claro. La climatología; la cercanía al ecuador, necesaria para colocar satélites en órbita geoestacionaria; los numerosos aeropuertos, algunos en zonas despobladas; o la competitividad salarial, frente a Estados Unidos, deberían ser argumentos que empujaran a apostar por España como un lugar en el que emprender en esta materia.

No todo son cohetes

"¿Qué se necesita para emprender? Una buena idea". Así de tajante se muestra del Poyo al mostrar su opinión sobre un sector que puede parecer cerrado a la pequeña empresa. "No hace falta una gran inversión para comenzar. Hay que tener un buen conocimiento del negocio y saber encontrar tu nicho", prosigue.

Del Poyo insiste en que España es la quinta potencia industrial en Europa del sector espacial y que el momento actual abre oportunidad para que la empresa privada se haga un hueco: "La era espacial comenzó en el 57, en plena Guerra Fría, con dos grandes protagonistas: Estados Unidos y la Unión Soviética. Siempre se pensó que la actividad iba a ser pública, no se tuvo en cuenta el sector privado".

No hace falta una gran inversión para comenzar. Hay que tener un buen conocimiento del negocio y saber encontrar tu nicho

El abogado recuerda que no todo se reduce a fabricar un Arion o un globo que propulse un pequeño cohete con microsatélites. Existen muchos sectores en los que hacerse un nombre en la industria del espacio: "Una startup que conoce bien un determinado sector puede colaborar con las empresas en la realización de determinados contratos, u optar a la contratación publica que todos estos organismos ponen en marcha. Existe mucha subcontratación, mucha analítica de datos que hay que interpretar y el big data juega un papel importante. Y el sector publico prefiere externalizar esta actividad".

Ignición en El Arenosillo

En algún momento de 2018 está previsto que la base de El Arenosillo, en Huelva, se encienda el motor del Arion 1 en el primer vuelo de prueba de PLD Space. Hasta que llegue esa fecha, en la firma trabajan para conseguir que ese vuelo sea una realidad. "Estamos cerrando una segunda ronda de inversión de seis millones de euros para escalar la empresa, pasar de 6 a 35 empleados y construir las infraestructuras necesarias para ese lanzamiento", explica Torres.

Una vez lograda la financiación, PLD hará pruebas en Teruel hasta lograr la calificación de vuelo. El siguiente paso, una prueba del cohete en estático —en el que todo funciona como en un lanzamiento aunque el vehículo está anclado al suelo— para simular un vuelo ficticio. "Dará mayor fiabilidad a los clientes, que sabrán que los sistemas están listos", resume el CEO de la firma.

Prototipo del Arion 1, cuyo primer vuelo está previsto para 2018. (PLD Space)
Prototipo del Arion 1, cuyo primer vuelo está previsto para 2018. (PLD Space)

El Arenosillo, gestionado por el INTA, se ha utilizado desde los años sesenta para el lanzamiento de cohetes. "Se hace de manera rutinaria. Lo gestiona el ministerio de Defensa y sólo hay que cumplir con los procedimientos", explica Torres.

De cumplir con la fecha y el objetivo que tienen en mente, en PLD se habrán convertido en pioneros en España y en Europa. Muñoz recalca la dificultad de conseguirlo, tanto a nivel práctico como administrativo, cuando nadie ha recorrido ese camino: "El primero que llega, golpea dos veces, pero también le cuesta dos veces más. Somos la primera empresa en España que tiene un banco de pruebas, aunque existen bancos públicos que son de Defensa. Nos ha costado mucho construirlo porque teníamos que dar explicaciones de todo: no existe ley ni procedimiento que diga cómo hacerlo. Los técnicos de la administración no sabían cómo tramitar el proceso".

En Zero2Infinity todavía se plantean si el negocio se va a desempeñar en España o en otro país. "Tenemos una oferta de fuera de la Unión Europea. Uno de nuestros inversores nos dice que no sabe qué hacemos aquí todavía", relata Urdiales.

Puedo pensar en 13 millones de problemas relacionados con la propulsión que ni siquiera sabes que existen

El modelo de esta startup, con un vehículo que se lanzará desde un barco, le permite estar libre de ataduras administrativas: "Si tuviéramos una rampa de lanzamiento desde un sitio fijo, estaríamos a merced del sistema jurídico español. Pero lanzamos desde el mar y eso se puede hacer en aguas internacionales, mientras que el cohete se enciende fuera de nuestro espacio aéreo. España no tiene nada que decir", certifica.

Pero es Raúl Torres el que saca pecho: "PLD es la única compañía capaz de haber pasado del Power Point al hardware real. El inversor está cansado de que le vendan humo. Hay que desarrollar la tecnología y probarla y yo, como ingeniero, puedo pensar en 13 millones de problemas relacionados con la propulsión que ni siquiera sabes que existen".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

LA REINA DE ESPAÑA - Tráiler
FIA WEC Gala Bahrain - Mark Webber Tribute Video
The Neon Demon (Trailer subtitulado en español)

ºC

ºC