LA STARTUP DE ROCKET INTERNET ACUSA A JUST EAT DE SABOTAJE

Unas pegatinas destapan la guerra sucia entre Just Eat y La Nevera Roja

El merchandising que despliegan las plataformas de comida por internet en los restaurantes se ha convertido en el centro de una polémica soterrada
Foto: José Manuel García, uno de los comerciales de Just Eat, despega las pegatinas de La Nevera Roja en Palma de Mallorca.
José Manuel García, uno de los comerciales de Just Eat, despega las pegatinas de La Nevera Roja en Palma de Mallorca.

Antes o después tenía que suceder. Just Eat y La Nevera Roja, los dos actores más relevantes en el pujante sector de la comida a domicilio en España, están oficialmente a la gresca por causa de unas pegatinas. Se trata de los distintivos que las plataformas pegan en los cristales de cada restaurante y que sirven a los clientes para saber a cuál deben acudir para obtener la comida en casa. Aunque pueda parecer un asunto baladí, las pegatinas en el punto de venta son la segunda fuente de captación de clientes para este tipo de negocio, solo por detrás de los anuncios en televisión.

En esta ocasión son La Nevera Roja y Aloha24, un actor minoritario que está ganando cuota en el norte de la Península, quienes acusan al gigante inglés de competencia desleal. Tanto es así que el pasado 1 de diciembre sus respectivos directores, Iñigo Amorebieta y Manuel Caramés, enviaron una carta (PDF) a Jesús Rebollo, country manager de Just Eat España, en la que advertían de que sus comerciales están eliminando sus logotipos del punto de venta. Teknautas se ha puesto en contacto con Just Eat, que ha declinado cualquier comentario sobre la misiva.

Distintas fuentes aseguran que existe una consigna en Just Eat para minimizar la visibilidad de su competenciaNumerosos comerciales y ex empleados de Just Eat consultados por este periódico confirman la existencia de una consigna para eliminar cualquier branding de la competencia en los restaurantes. "No solo quieren que quitemos las pegatinas exteriores, sino también que cambiemos los rollos de papel de los datáfonos y que inundemos de bolsas los restaurantes", dice una de las fuentes, que prefiere mantener el anonimato. Según esta teoría, ambas compañías luchan por llenar los puntos de venta con sus contenidos corporativos, especialmente con las bolsas que llegan al cliente, de modo que es factible hacer un pedido a Just Eat y recibirlo con un ticket de La Nevera Roja y viceversa. Cuando esto sucede, se considera una victoria épica.

Para demostrar su fidelidad a la compañía, los agentes comerciales locales llegan incluso a grabar vídeos y hacerse fotos en el momento de la fechoría para así ganarse el favor de sus superiores. En el vídeo inferior se puede ver a un comercial de Just Eat enseñando a sus compañeros cómo despegar una pegatina de la competencia. "Mejor cuando el restaurante esté cerrrado", explica, para así evitar enfrentamientos con el propietario, que tiene derecho a trabajar con cuantas plataformas desee.

Unas pegatinas destapan la guerra sucia entre Just Eat y La Nevera Roja

Las distintas fuentes consultadas señalan dos nombres como los impulsores de estas prácticas en Just Eat: José Manuel García, comercial del área de Levante y Baleares, y Jaime Guitart, responsable de ventas a nivel nacional. García, la persona que aparece en la foto que encabeza el artículo, es conocido entre sus compañeros por su "enorme, excesivo, corporativismo, en ocasiones hasta agresivo" y por sus continuas bravatas contra la competencia. Algunos compañeros sostienen que García estuvo a punto de ser agredido en un restaurante uruguayo de Palma por el "increíble descaro" con el que quita las pegatinas de La Nevera Roja. 

Teknautas se ha puesto en contacto con el comercial, que ni confirma ni desmiente las informaciones. Además, asegura no conocer la procedencia de la imagen y sostiene que, aunque ni él ni ninguno de sus compañeros jamás ha retirado un distintivo de la competencia, está convencido de que La Nevera Roja sí lo hace.

Un ex empleado de Just Eat muestra una pegatina arrancada de Sin Delantal, antes de que fuese adquirida por la multinacional inglesa.
Un ex empleado de Just Eat muestra una pegatina arrancada de Sin Delantal, antes de que fuese adquirida por la multinacional inglesa.

Guitart, por su parte, es señalado como el encargado de trasladar las consignas que llegan desde Londres. "La política que dictan desde la central es muy agresiva con la competencia, así es como se gana cuota de mercado en internet, y por supuesto Guitart es la cadena de transmisión en España", indica un empleado. Este periódico ha tratado de ponerse en contacto con Guitart a través de su agencia de prensa, primero, y después con su móvil personal, sin éxito. 

El común de las fuentes indica que García y Guitart les pedían que "arrasasen con la competencia", ya sea presionando a los restaurantes para firmar acuerdos de exclusividad o bien despegando logotipos de las motos de reparto o los servilleteros. Muchos advierten, no obstante, que se negaron sistemáticamente a hacerlo sin sufrir ningún tipo de represalia: "Era para ganar puntos de cara a los jefes, algo parecido a los futbolistas cuando se besan el escudo; si metes goles pero no lo besas, tampoco pasa nada", dicen.

Este periódico ha remitido el material gráfico a Just Eat, que ha declinado hacer ninguna declaración más allá de comprometerse "a estudiar esta información y analizar su origen y su contexto, con la finalidad de tomar las medidas oportunas si fuera necesario".

Guerra de guerrillas

Sin embargo, las hostilidades ni son nuevas ni proceden de una sola trinchera. Una parte de los consultados creen que La Nevera Roja tiene "tanto o más que esconder" que Just Eat y achacan las quejas a la frustración de la empresa, propiedad de Rocket Internet, por no poder plantarle cara a los británicos en las provincias pequeñas. Según datos privados del sector, Just Eat y La Nevera Roja se encuentran casi empatadas en Madrid, Barcelona y algo menos en Bilbao, mientras que en el resto de territorios la proporción es 80%-20% favorable a Just Eat.

Un ex empleado que conoce de primera mano las dos compañías lo resume así: "Hacen lo mismo, la diferencia es que Just Eat recibe un chorro de millones de Londres, mientras que La Nevera Roja funciona con mucho menos dinero, y todo lo que les llega lo funden en publicidad. Así, Just Eat tiene mucha más fuerza en las calles, de modo que, cuando se meten en la guerra sucia por el merchandising, Just Eat hace mucho más daño".

Ambas compañías contratan asiáticos para hacer click en los anuncios del rival y reventar así su presupuesto de publicidad

Para evidenciar la mala conducta de La Nevera Roja, una de las fuentes recurre a este episodio: "¿Sabes cómo arrancaron los de La Nevera Roja? Haciéndose pasar por los dueños de un restaurante cubano en la calle Claudio Coello, en Madrid, para así conseguir la máquina de recibir pedidos de Sin Delantal. Una vez la tuvieron en sus manos, copiaron todo lo que les fue posible; se hicieron con el mismo proveedor y calcaron el software en la medida que les fue posible". En esa misma época, en torno a 2011, los responsables de Sin Delantal acusaron a La Nevera Roja de copiarles el código de su web sin el menor recato.

Existe, también, un enfrentamiento en las búsquedas de Google. Ambas empresas han comprado el término de búsqueda de su rival, de modo que cuando alguien introduce "Just Eat" obtiene como segundo resultado La Nevera Roja y viceversa. "Y las dos pagan a asiáticos para que hagan muchos clicks en los anuncios del rival y así reventarle el presupuesto de AdWords, es una guerra sucia en toda regla", remachan.

Sea como fuere, parece que las pegatinas han servido para destapar una guerra fría y sucia entre las plataformas de la que tendremos más noticias en el futuro.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

El sentido de las lágrimas de Djokovic
Crisis in Six Scenes Season 1 – Sneak Peek
Un perro llamado dolor (Luis Eduardo Aute)

ºC

ºC