EXISTEN DUDAS SOBRE SU TRAYECTORIA EMPRESARIAL

Pederastia, mentiras y cuentas opacas: la cara oculta del emprendedor Dídac Sánchez

Un discurso económico que no respaldan los libros, varias amistades peligrosas y un turbulento pasado de abusos sexuales y mentiras dan lugar al cóctel explosivo que conocemos como Dídac Sánchez
Foto: Ilustración: Raúl Arias
Ilustración: Raúl Arias

Lea la segunda parte | El 'imperio empresarial' no es de Dídac Sánchez, sino del 'pederasta del Raval'

Dídac Sánchez es el hombre del momento. Con 22 años, sin estudios y con quince empresas a su cargo, los medios de comunicación han caído rendidos a sus pies: para unos es el mejor empresario joven del año, para otros un sólido candidato a presidir la Cámara de Comercio de Barcelona e incluso hay quien ve en él un brillante criptógrafo que este año facturará cincuenta millones de euros gracias a su pericia en los negocios.

Demasiado bonito para ser cierto. El relato de Sánchez se resquebraja a medida que se rasca la cáscara de self-made man bajo la que se oculta; su historia, la personal y la profesional, alterna entre la risa y el llanto a medida que su realidad insiste en dejarnos estupefactos.

I. El gran creador de empresas

II. Sombras en la gestión

III. El pasado de Diego

IV. Confesión pública

V. Las amistades peligrosas

VI. Borrando el rastro

I. El gran creador de empresas

Un análisis de su imperio desconcierta a cualquiera. Sorprende, en primera instancia, que de las quince empresas que dirige sólo tres hayan depositado cuentas anuales, todas ellas correspondientes a 2013. En agosto del año pasado Dídac declaró a Economía Digital que durante ese período facturó 22 millones de euros, una cifra que iría engordando en sucesivas ocasiones; en mayo 2015 ya eran 25 millones, una estimación que es la mitad de lo que prevé al terminar este ejercicio.

Hasta aquí su versión, porque los datos que constan en el Registro Mercantil de Barcelona son mucho más humildes. En concreto, facturó 975.661 euros en 2013, una cifra notable para un empresario inexperto pero que no se corresponde, ni tan siquiera se acerca, con lo expuesto en los medios de comunicación. Si posteriormente se obró el milagro del pan y los peces no consta en ningún libro ni está auditado.

Más llamativo aún es el frenesí de gestación de empresas, que abarca diversos sectores con un sólo elemento en común: la absoluta inexperiencia del emprendedor en cualquiera de ellos. De la nada, sin recursos económicos ni socios reconocidos, Sánchez ha sido capaz de crear hasta tres empresas en un sólo día, obteniendo una media récord de una al mes durante quince meses. "Creé las primeras sociedades con un préstamo de Cofidis, con 18 años, porque los bancos me denegaron el crédito", explica Sánchez a Teknautas, "ni siquiera las fundé con dinero, sólo con ordenadores y muebles viejos". 

Este es el calendario resumido de lanzamientos:

Fuente: Infoempresa.com
Fuente: Infoempresa.com

27 de marzo de 2012. Debuta fuerte creando dos sociedades en la misma jornada: Formalegis, orientada a los "servicios sanitarios, de entretenimiento y ocio" y Enadwords, dedicada a la publicidad online y a la creación de páginas web, y a la que parece pertenecer Eliminalia, con foco en la eliminación de información personal en la red. Sánchez ha reconocido que la idea para este negocio la experimentó en carne propia ante la necesidad de eliminar hechos luctuosos de su pasado que más adelante abordaremos.

6 de septiembre de 2012. Pasado el verano crea una empresa para entregar los premios Laurel de Oro al "mérito y la innovación" pero, aunque convoca nominaciones para la edición de ese mismo año, no llega nunca a otorgarlos. 

9 de septiembre de 2012. Tan sólo tres días después funda la Catalonian Wine and Spirits para el comercio mayorista de bebidas alcohólicas.

19 de febrero de 2013. Tras medio año en barbecho llega con fuerzas renovadas: en un mismo -y espléndido- día Sánchez articula sus dos sociedades más rentables: Subrogalia, su popular negocio de vientres de alquiler, y Legisdalia, un despacho de abogados especializados en familia que monta pese a no estar licenciado en Derecho. "Para abrir una clínica no necesitas ser doctor, ni abogado para abrir un bufete. Amancio Ortega no era cosedor ni patronista que yo sepa", se excusa Dídac a Teknautas.

5 de marzo de 2013. En marzo funda Subastalia Investments, una compañía que saca a concurso los activos de sus clientes. Actualmente no tiene ninguna vivienda en catálogo ni hay registros de actividad económica en el pasado.

7 de noviembre de 2013. Dídac se hace con el Instituto de Exploración Genética y Reproducción Asistida, que posteriormente se imbricará en el Instituto Iegra Tres Torres con el objeto de abarcar todas las etapas de su negocio de vientres de alquiler.

La web de Clínica Hilton permanece en constante reforma
La web de Clínica Hilton permanece en constante reforma

20 de diciembre de 2013. Unos días antes de las Navidades el emprendedor compra la Clínica Hilton, especializada en aumentar la estatura de los pacientes. Contra toda lógica su página web permanece en obras, mientras que su grupo de Facebook cuenta sólo 57 miembros y no ha vuelto a actualizarse desde enero de 2014, unos días después de la adquisición. Pese a que es una de las unidades de negocio, en teoría, más potentes de Sánchez (engloba dos de sus firmas), los pacientes no pueden informarse siquiera de sus tarifas y servicios. 

"Hilton gracias a Dios funciona muy bien, lo que pasa es que el negocio lo desarrollo en Latinoamérica donde, como sabrás, la gente suele ser bajita. Opero en Ecuador, México y Colombia. ¿Que por qué la Clínica Hilton no funciona en España? Porque Sanidad no me da el registro sanitario. ¿Y por qué no me da el registro sanitario? Porque les molesta el emprendimiento, les molesta que venga alguien con un producto innovador. Sigo pleiteando este asunto porque tengo derecho a hacerlo también en España", relata Dídac. El emprendedor asegura que numerosos médicos aplican el método en Sudamérica, a los que cobra en forma de royalties.

Este periódico no ha podido encontrar indicios de actividad de la Clínica Hilton en los países citados.

19 de febrero de 2014. El día grande. Dídac comienza el 2014 creando Importaciones y Exportaciones La Selva y DosDiegos, dos empresas de las que no existe rastro documental -tampoco las menciona a los medios-, y Medicina y Cirugía Estética Hilton, supuestamente para operar en la clínica recién adquirida.

16 de abril de 2014. Pasados dos meses crea el Instituto Iegra Tres Torres, cerrando así un círculo en torno a los clientes de Subrogalia.

13 de junio de 2014. La última de las empresas gestadas es Wave Music Spain, que aspira a identificar y promocionar talentos musicales, así como a la organización de eventos y conciertos. Hay visos de abandono del negocio, en tanto que no hay ningún evento programado y durante el último año no ha publicado ni en las redes sociales ni en su página web, limitándose a la promoción del consagrado rapero barcelonés Ambkor. Para colmo, la herramienta Fake Follower Check sugiere que el 82% de sus seguidores en Twitter son falsos. "Este sello discográfico no me da dinero; algunas empresas van más rápido que otras. Eso sí, he contratado al anterior productor de Madonna", comenta Sánchez.

II. Sombras en la gestión

Las empresas rentables de Dídac Sánchez son cuestionables en cuanto a dirección, mientras que algunas parecen abandonadas. Sólo Subrogalia, la que le ha llevado a todos los medios de comunicación y que, según El Mundo, factura 17,8 millones de euros, parece activa pese a que anotó unos paupérrimos beneficios antes de impuestos de 15.339 euros en 2013. Más allá, la agencia de rating Axesor sostiene que la deuda corriente de la sociedad representa el 94% de su estructura financiera, lo que comprometería su viabilidad a corto plazo.

Nunca, jamás en la vida, pondría un negocio mío en España; no hasta que mejore la situación fiscal. Hago lo mismo que hacen Apple o Amancio OrtegaTambién existen elementos que escaman en torno a su repercusión social. Es casi imposible encontrar una opinión negativa en la red más allá de una supuesta estafa a un ciudadano de Sevilla, y en su grupo de Facebook de 378 opiniones, 374 le otorgan cinco estrellas. Subrogalia cuenta con el aval de la Asociación de Padres de Gestación Subrogada, lo que debería infundir confianza salvo por un matiz: la asociación la creó el propio Dídac Sánchez y sólo referencia a su propia empresa. Subrogalia opera en países como Grecia, Ucrania, Rusia o México al ser la gestación subrogada una actividad ilegal en España.

Algo semejante sucede con Enadwords, que supuestamente factura 179.000 euros anuales. El portfolio de páginas web se compone casi por completo de trabajos realizados para empresas y dominios de Sánchez, además de mostrar una inactividad de más de dos años en Facebook, algo inusitado para una firma con obligada presencia en la red.

¿Cómo se explica entonces el desfase entre lo que asegura facturar y lo que figura negro sobre blanco? "Porque la mayor parte de mi negocio está en el extranjero. Sus posibilidades fiscales son mejores que las de España. Nunca jamás, en la vida, pondría un negocio mío en España; no hasta que mejore la situación fiscal. Hago lo mismo que hacen Apple o Amancio Ortega", sostiene.

III. El pasado de Diego

Con todo, es imposible comprender a Dídac Sánchez sin conocer su pasado. Porque en el pasado Dídac ni siquiera era Dídac, sino Diego Giménez Sánchez, el nombre que consta en su partida de nacimiento. En octubre de 2010 cambió el orden de sus apellidos (de Giménez Sánchez a Sánchez Giménez) y tradujo su nombre al catalán, de Diego a Dídac. Pero fue con su identidad original con la que el joven afrontó una interminable serie de sucesos que, aunque forman parte de su vida personal, resultan clave a la hora de dibujar su perfil y la complejidad del entramado empresarial que ahora regenta.

El 29 de mayo de 2005 es el día del principio del fin de Diego, cuando tan sólo tenía 12 años. Ese día el joven, por entonces residente en el centro de menores Casal Dels Infants del Raval, en Barcelona, quedó con José María Hill Prados, un empresario de 45 años que, tras comprar varias películas pornográficas con el menor, se lo llevó a su casa de Cervelló, donde abusó sexualmente de él.

El empresario José María Hill Prados fue condenado a 8 años de prisión por abusar sexualmente de DídacLa escena se repitió dos semanas después, el 12 de junio, cuando Hill Prados volvió a incurrir en los abusos sexuales en el domicilio de Rodrigo Balseca, uno de los monitores que trabajaban en el centro del Raval. 

El asunto fue denunciado por el propio centro y Hill Prados ingresó en prisión provisional, donde permaneció desde el 18 de junio hasta el 24 de noviembre de 2005. El juicio se celebró casi dos años después, el 20 y 21 de febrero de 2007, y dio lugar a una sentencia en la que Balseca fue condenado a dos años de prisión por abuso sexual y Hill Prados a ocho años por un delito de abusos sexuales con dos felaciones y penetración. Además, al empresario se le incautó un disco compacto con material pornográfico de menores que añadió otros cuatro meses a su confinamiento.

En la sentencia -anonimizada, donde Hill Prados es ‘Carlos Jesús’ y Diego es ‘Baltasar’-, la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Barcelona también impuso a los dos condenados la prohibición de acercamiento al menor en una distancia inferior a 1.000 metros por periodo de cinco años, así como la prohibición de comunicarse con él por cualquier medio. Según el propio Diego, hoy Dídac, el empresario ha salido de la cárcel hace apenas unos meses.

Reportaje publicado por Interviú sobre Hill Prados en diciembre de 2008
Reportaje publicado por Interviú sobre Hill Prados en diciembre de 2008

Hill Prados no se dio por vencido desde la cárcel. Al poco presentó un recurso ante el Tribunal Supremo en el que pedía la invalidez de la sentencia alegando una “ausencia de un mínimo de actividad probatoria de cargo”, ya que “la única prueba de cargo gira en torno al testimonio del menor”. Sin embargo, el Tribunal Supremo rechazó dicho recurso acogiéndose al hecho de que en este tipo de delitos, muy difícilmente probables, quien emite sentencia puede ampararse en la credibilidad otorgada a la víctima.

Y en este sentido, “el testimonio de la víctima fue tamizado por el tribunal”, del mismo modo que “la versión del menor y su actitud de sinceridad" fueron corroboradas por la Unidad de Abusos a menores del Hospital Sant Joan de Déu, por varios médicos forenses y por los psicólogos del Servei d’Atenció a la Víctima, con lo que “la convicción del órgano jurisdiccional de instancia tenía suficiente asiento probatorio”.

IV. Confesión pública

El empresario sorprendió al Tribunal Supremo en 2008 con un recurso en el que aseguraba que “los días 26 de febrero y 27 de marzo” había recibido, en su celda, “dos cartas firmadas por ese menor de contenido netamente exculpatorio”. Diego afirmaba en las misivas que inventó los abusos: “Las declaraciones que efectuó se produjeron bajo presión de uno de los trabajadores del Centro de Menores donde estaba ingresado y para evitar que comunicaran a su padre que le habían descubierto con objetos robados”.

No fue sufiente: el 13 de noviembre de 2008 el Tribunal Supremo volvió a denegar la autorización alegando que “la credibilidad del menor fue objeto de debate en el juicio oral, habiéndose valorado pericialmente la verosimilitud de sus manifestaciones que fueron contrastadas con otros datos objetivos, correos electrónicos, regalos reconocidos por los acusados y las versiones exculpatorias”. Hill Prados terminaría cumpliendo íntegramente su condena pese a los esfuerzos de Diego.

Tampoco era la primera vez que el patriarca de los Hill Prados se enfrentaba a una situación escabrosa. En 1996, cuando tenía 36 años, fue detenido por un presunto delito de corrupción de menores rusos a través de una empresa propia que se dedicaba a gestionar adopciones. Además el empresario fue acusado también de abusar sexualmente de sus cuatro hijos adoptivos, de procedencia rusa, aunque resultó absuelto después de que los propios menores se autoinculparan y, al igual que Diego, asegurasen haberse inventados los abusos.

Autoinculpación

A partir del verano de 2010 Diego emplea todas sus fuerzas en revertir el daño causado; asegura, a quien le escucha, que ideó los abusos por presiones de una trabajadora del Centro del Menores. Durante unos meses elabora cerca de una veintena de cartas dirigidas a personalidades y entidades de todo tipo: la Audiencia Provincial de Barcelona, la Policía Judicial de Barcelona, la Fiscalía de Menores, el Ministerio de Justicia (y su ministro Caamaño), el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, el Defensor del Pueblo, la Fiscalía General del Estado, el Presidente del Gobierno e incluso la reina de España.

Extracto de la carta que Giménez remitió a la Audiencia Provincial el 27 de julio de 2010
Extracto de la carta que Giménez remitió a la Audiencia Provincial el 27 de julio de 2010

De entre todos los documentos cabe destacar dos: la carta a la Audiencia Provincial de Barcelona (27/07/2010), agresiva y extensa, lejos de su estilo personal, en la que se autoinculpa de nuevo y rechaza la teoría de que hubiera podido ser comprado o sobornado por el condenado: “Si alguien hubiese abusado sexualmente de mí, les aseguro que no querría que le soltasen, sino más bien todo lo contrario, que se pudriera en la cárcel o que alguien le matase. (...) A mí no me ha comprado nadie (...) ni tampoco me ha amenazado nadie ni me ha metido miedo nadie”.

En segundo lugar, y apenas un día después de cumplir los 18, Diego remite un nuevo escrito a la Audiencia de Barcelona en el que pide el acercamiento a los condenados: “Estos señores nunca me hicieron nada, no cometieron delito alguno contra mi persona. (...) Solicito a esta sala que se levante la prohibición de acercamiento, con el fin de poder verlos para pedirles perdón por el daño que les he causado”.

De manera casi paralela a estos hechos, en octubre de 2010, Diego abre un blog para publicitar su versión; hoy el blog ha sido eliminado, aunque aún se puede acceder a él a través de Webarchive.

En la carta a la Audiencia Provincial de Barcelona Diego lanza una advertencia: “Cumplo los 18 años el 2 de noviembre y nada me impedirá acudir a la prensa, que estará encantada de saber de mí, con lo sonado que fue mi caso”. Dicho y hecho. Dos días después de estrenar la mayoría de edad, Diego acude al programa Espejo Público, de Antena 3, donde se rasga las vestiduras ante todo el país.

Su versión televisiva, pese a la empatía que cosechó en plató, en ningún momento encajó a los peritos que examinaron su testimonio original. Tampoco a parte del equipo de Espejo Público, que en las siguientes semanas dedicó tres programas a investigar a fondo y plantear las serias dudas que les generaba la nueva versión del joven. Estas emisiones no gustaron a José María Hill Prados, que llegó a preparar contra el programa una querella (que desconocemos si finalmente fue presentada). 

Las cuestiones que planteó Espejo Público en torno a la nueva versión de Diego fueron frenadas por una amenaza de querella del empresario Hill Prados

Quizá lo más sorprendente del vídeo es la presencia de Andrei/Andreu Hill Prados (el nombre de pila ha ido variando con el tiempo), un hombre de ascendencia rusa adoptado por José María Hill Prados.

Andreu desde el primer momento exhibe un tono conciliador, niega que su familia estuviese influyendo de ningún modo sobre Diego e incluso llega a exculparle en antena: “No estamos enfadados con él en este momento, estamos enfadados con el Raval y con la justicia. Siempre he creído en la inocencia de mi padre. Si no, no estaría apoyándole al 100%; toda la familia está con él al 100%”.

V. Las amistades peligrosas

En el plató de Antena 3, Andreu Hill Prados niega cualquier tipo de relación con Diego: “La primera vez que vi a Diego fue hace tres meses. Hasta entonces no sabía ni dónde estaba”, una versión que contrasta con la opinión vertida por un periodista del programa, que unas semanas después insinuó que Andreu y Diego podrían estar viviendo juntos.

En cualquier caso, y más allá de las especulaciones allí vertidas, lo cierto es que hay hasta cuatro elementos que relacionan muy directamente a Diego con la familia Hill Prados:

A. La ayuda de Andreu 

Decía Andreu que ni siquiera llegó a conocer a Diego hasta tres meses antes de la emisión del programa, lo que situaría su primer encuentro en torno a agosto de 2010. Sin embargo, hay una prueba que alarga algo más esa relación. Se trata de la famosa carta que Diego remitió en julio a la Audiencia Provincial de Barcelona, en la que habla de la relación entre ambos: “Claro que tengo contacto con uno de los hijos del señor Hill Prados, que me ha tratado muy bien desde que pedí verle. Me ha ayudado a pedir la emancipación, que es algo que quería desde hace tiempo”. 

El baile en los meses, desde luego, no tiene por qué ser sospechoso si tenemos en cuenta que la estimación de Andreu no fue hecha ante un juez, sino en un programa de televisión. Sin embargo, parece evidente que la relación entre ambos en aquella época era más que cordial.

B. Passionware, la sociedad

Con el patriarca a la sombra, Diego y la familia Hill Prados llegan a compartir incluso la titularidad administrativa de una empresa. Fue en Passionware, una compañía de software fundada el 2 de abril de 2013 y cuyo administrador único era el propio Diego. Sin embargo, el joven duró muy poco en el cargo: en mayo fue cesado en favor de Alexis Hill Prados, otro de los hijos de José María Hill Prados. "Yo me dedicaba a diseñar páginas web, igual que Alexis. Por eso formamos una sociedad de la que soy administrador por hacerle un favor a Alexis, que tenía miedo a sus deudas", explica el emprendedor a esta publicación.

La empresa Passionware ha tenido dos administradores únicos: Diego Giménez Sánchez y Alexis Hill Prados.
La empresa Passionware ha tenido dos administradores únicos: Diego Giménez Sánchez y Alexis Hill Prados.

Giménez se vio en la necesidad de aceptar por pura gratitud: "¡Es que Alexis es su hijo! [de José María] Yo les quité sus empresas, a su padre, su patrimonio... al final todos han acabado dispersos por Europa, en paradero desconocido. Alguna vez hablo por teléfono con ellos, no voy a engañar a nadie, pero en el momento que dejo la relación societaria no quise tener más vinculación con la familia", detalla.

C. Empresas con sede compartida

Cuando Jurisdalia (una de las muchas empresas de José María Hill Prados) se declara insolvente, tenía su domicilio social en la calle de Valencia, 151 de Barcelona. Sin embargo, no siempre fue así: basta con mirar los perfiles que la empresa llegó a tener en algunos portales de empleo para encontrar un domicilio social anterior, en el Passatge del Xiprer, 10-14.

Y esa ha sido y es la dirección del domicilio social de varias de las empresas de las que Diego es actualmente administrador único, entre ellas Subastalia, Clínica Hilton, Internet Privacy Europe, Subrogalia, Enadwords o Catalonian Wine and Spirits.

D. Dominios relacionados con Hill Prados

Desde el comienzo de su trayectoria emprendedora Diego se ha convertido en un experto coleccionista de dominios de internet. En estos momentos posee más de 60, entre los que se encuentran algunos relacionados de manera directa con José María Hill Prados como josemariahillprados.com, josehillprados.com o falsosabusos.com, una web que el joven empleó para intentar limpiar el nombre del empresario y defender su supuesta inocencia ante la condena por abusos sexuales.

Giménez no quiere hablar de su pasado, aunque no lo oculta si se le pregunta específicamente: "Voy a estar toda la vida en deuda con la familia Hill Prados, pero eso no significa que sigamos vinculados. Ese señor terminó en la cárcel y yo en una residencia de menores por algo que nunca ocurrió", dice. ¿Le ha perdonado José María Hill Prados? "No lo sé. ¿Tú lo perdonarías? Yo no. No he tenido el menor contacto con él mientras estuvo en prisión. Yo salí reforzado del centro de menores: podría haber hecho lo que todos, irme a fumar cigarros, a robar y a hacer mil locuras hasta acabar en la cárcel, pero preferí pedir un crédito y montar mis negocios", confiesa Diego. "Todo esto lo contaré en un libro que sale a la venta en octubre".

VI. Borrando el rastro

Si hay algo en lo que tanto Diego como José María Hill Prados se han especializado, más allá de la creación de empresas de corte semejante, es en llevar a cabo todas las tareas posibles para burlar su recuerdo digital.

El primero, con su empresa Eliminalia; el segundo, con Jurisdalia, una compañía que tiene como administrador único a Alan Alexis Hill Prados y que durante muchos años se encargó de contactar con medios de comunicación que hubiesen publicado información perjudicial para el empresario para exigirles la retirada de las publicaciones.

Sirva como ejemplo la queja de una asociación peruana contra la pornografía infantil, que en mayo de 2008 demostró haber recibido un escrito de Jurisdalia en el que se le instaba a borrar un artículo sobre la condena de José María Hill de Prados por los abusos sexuales cometidos.

Por otro lado, mientras el joven alteró el orden de sus apellidos e incluso creó su propio nombre de marca, Hill Prados ha optado por enmarañar su rastro.

Tanto Diego como Hill Prados han obrado para eliminar su recuerdo digital: uno cambió su nombre, mientras que el otro lo llenó de menciones falsasAlguien ha creado numerosos perfiles a su nombre en distintos sitios web dotándole de múltiples personalidades: así, en Tumblr es un escritor cuya obra no figura en catálogos ni librerías; en Tus Anuncios se presenta como un especialista “en todo lo relacionado con la arquitectura”;  en Oloblog, Hill Prados es un cantautor premiado en Cartagena de Indias; en Blogger ha ganado un premio de emprendimiento en el sector de la confección… la lista es interminable. La mayor parte de los perfiles se crearon durante los primeros meses de 2014.

Distintos expertos en SEO consultados ven indicios de que se ha realizado un esfuerzo por limpiar su imagen en internet, algo que Diego ha reconocido en varias entrevistas. El hecho de que su nombre siempre aparezca en mayúsculas en el cuerpo de texto, que titule sus blogs con nombre y dos apellidos, que utilice etiquetas como #prados, #jose o #hill en sus artículos o que sólo haya una entrada por plataforma (lo mínimo necesario) son métodos populares para orientar selectivamente las búsquedas de Google. Además, Hill Prados ha eliminado la mayor parte de las referencias a su pasado, ya sea por la vía de la amenaza legal o acogiéndose al derecho al olvido. Teknautas ha tratado de comprobar la mera existencia de alguna de las personalidades citadas sin éxito.

La protección que genera el anonimato se ha venido abajo en los últimos días, cuando el emprendedor se ha embarcado en un media tour para detallar su caso de éxito y promocionarse. En ocasiones embaucando a la prensa con historias descabelladas como la última, que pasa por atribuirse el mérito por descifrar un código de la Segunda Guerra Mundial tres años después de que el caso se publicase en los medios ingleses.

Buena parte de los internautas rechazan su historia e incluso se han creado hilos de Forocoches con el objeto de desmontarla. Dídac advierte que en los últimos días ha recibido amenazas y que demandará a todos tuiteros que le han acusado de estafa o que "me han dicho que soy el Pequeño Nicolás 2.0".

"El éxito es un deporte de riesgo en España. Cuando lo tienes, siempre hay alguien que desconfía de ti. A mí me llaman los medios, no yo a ellos; yo no quiero ir a hablar de dinero, lo que quiero es ayudar a la gente. Quiero comprar un edificio para los chicos que están en centros de menores. Eso no lo dice nadie", concluye el emprendedor. 

(Dídac Sánchez asegura que dispone de balances que demuestran su facturación en Latinoamérica y se comprometió a enviarlos al periódico para su verificación. Sin embargo, al cierre de estas líneas y después de incumplir dos plazos, la documentación no ha llegado).

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Nunca Apagues La Luz - Spot TV "Asustado" Castellano HD
Rudolph Valentino... 'The Married Virgin'... 'The Secret'..
La mejor escena de Bitelchus

ºC

ºC